clock menu more-arrow no yes

Filed under:

CARTA AL EDITOR: Los residentes de Chicago están listos para transferir dinero de la policía a otros servicios comunitarios

La gente entiende que cuando se trata de reducir la violencia armada, la policía reacciona principalmente después del tiroteo.

Getty

Read in English

El mensaje nos parece bastante claro.

Más de 38,000 residentes de Chicago completaron una encuesta presupuestaria en internet y, en cada zona de Chicago, el público apoya abrumadoramente la transferencia de recursos de la policía a otros servicios comunitarios como la atención de la salud mental, la falta de vivienda, la delincuencia juvenil y la violencia con armas de fuego.

En 10 categorías de servicio público la policía ocupó el último lugar en términos de importancia, mientras que los servicios comunitarios estaban en primer lugar, seguidos por salud pública e infraestructura. Cuando se les preguntó, hipotéticamente, cómo distribuir nuevos recursos a la Municipalidad, solo el 6% lo destinó a la vigilancia, mientras que el 22% prefiere invertir en servicios comunitarios y el 21% en salud pública.

El ochenta y seis por ciento de los encuestados dijo que los servicios comunitarios y la salud pública necesitan más recursos, mientras que solo el 9% dijo lo mismo de la policía. Esto quieren los residentes a pesar de que la policía actualmente representa el 34% del presupuesto, mientras que los servicios comunitarios ocupan el 14% y la salud pública sólo el 4%.

No es sorprendente que las personas que completaron la encuesta apoyen abrumadoramente la idea de reasignar recursos existentes en lugar de aumentar impuestos. Y, cuando se les preguntó de dónde deberían provenir los recursos reasignados, el 87% seleccionó “servicios policiales”.

Todos apreciamos el arduo trabajo que hace la policía y ninguno de nosotros quiere “desfinanciarla”. Pero la gente entiende que cuando se trata de reducir la violencia armada, la policía reacciona básicamente después del tiroteo, mientras que un verdadero enfoque de “salud pública” debe ser proactivo.

Los programas de prevención de la violencia como los que nosotros administramos, en el CRED de Chicago y el Centro de Paz Juvenil de Roseland, contratan trabajadores de apoyo para mediar en las disputas entre las personas con mayor riesgo de disparar o ser disparado. Los reclutamos en programas para ayudar a cambiar sus vidas. Les ofrecemos trabajos. Los contratamos para crear una presencia pacífica que disuada a los tiradores y reduzca las tensiones.

Considere a Malik Tiger, uno de nuestros participantes. Cuando era adolescente se involucró en la vida callejera y terminó recibiendo seis disparos. Milagrosamente, sobrevivió. Hoy trabaja, paga su renta y cuida de su familia. Hay otros miles como él en Chicago, desesperados por una oportunidad y aún más desesperados por escapar de la única vida que han conocido.

No todos los esfuerzos de prevención de la violencia funcionan a la perfección, pero en Roseland este año, los tiroteos letales se redujeron en aproximadamente un tercio, mientras que aumentaron aproximadamente un 50% en el resto de la ciudad. Hay programas similares en más de una docena de otros vecindarios en Chicago. Si los llevamos a escala, realmente podrían marcar la diferencia.

Hoy, sobre una base per cápita, Chicago tiene una de las fuerzas policiales más grandes del país. Este año, estamos gastando $1,650 millones de dólares en vigilancia, pero solo $11 millones en la prevención de la violencia. Eso es una proporción de 150 a 1.

Cuando se agregan los procesos judiciales, el encarcelamiento y la atención médica para las víctimas de armas de fuego, el costo total de la violencia por armas de fuego en Chicago está entre 3 y 4 billones al año. Podríamos contratar a muchos jóvenes con ese dinero, hacer que dejen sus armas y ofrecerles un camino en la economía legal.

El otro problema es que seguimos pidiendo a la policía que haga muchas cosas que no requieren un oficial armado: quejas por ruido, disputas domésticas, crisis de salud mental, seguridad escolar, falta de vivienda e incluso hacer cumplir las leyes de tránsito. Mientras tanto, muchos delitos violentos siguen sin resolverse.

Los estudios nacionales muestran que la policía dedica quizás el 5% de su tiempo a lidiar con delitos violentos. El resto se dedica a delitos no violentos o actividades no delictivas. Es hora de repensar el papel de la policía y preguntarse si otros profesionales deberían hacerse cargo de parte de este trabajo.

Dándole crédito a la alcadesa de Chicago, debe decirse que su nuevo plan de reducción de la violencia afirma el valor de los programas de prevención de la violencia, pero no asume ningún compromiso financiero. Sin dinero, eso es una simple ilusión.

En este momento, la Municipalidad tiene alrededor de 850 vacantes en el Departamento de Policía de Chicago. Eso significa cientos de millones de dólares que no estamos gastando. Si incluso la mitad de los recursos para esas vacantes se reasignaran a servicios comunitarios, podría tener entre 60 y 80 millones de dólares el próximo año.

Como sugirió recientemente Arne Duncan, fundadora de CRED y ex Secretaria de Educación de Estados Unidos, en un artículo de opinión para el Sun-Times, si redistribuyera sus recursos durante cinco años Chicago podría liberar cientos de millones de dólares para invertir en un enfoque integral de salud pública para combatir la violencia armada y aún así tendríamos uno de los departamentos de policía más grandes del país.

Convencer al público de que reduzca el tamaño del Departamento de Policía en un momento en que la violencia armada está aumentando es un desafío, pero la encuesta sobre el presupuesto de la ciudad sugiere claramente que la gente tiene una mente abierta. La conclusión es la siguiente: lo que estamos haciendo en este momento no está funcionando.

Como representantes de la comunidad, hablando en nombre de miles de víctimas de violencia armada en toda esta ciudad, instamos respetuosamente a nuestros funcionarios electos a reconsiderar el papel de la policía y reinvertir los ahorros en programas de “salud pública” que puedan hacer que nuestros vecindarios sean más seguros.

Steve Gates es un residente de Roseland de toda la vida que trabaja con Chicago Beyond y Chicago CRED para reducir la violencia. Wendy Jones es la fundadora y directora ejecutiva del Youth Peace Center of Roseland.

Envíe sus comentarios a: letters@suntimes.com.