clock menu more-arrow no yes

Filed under:

300,000 podrían perder el seguro médico si Obamacare es eliminado por la administración de Trump

La presidenta del Condado de Cook, Toni Preckwinkle, junto con seis congresistas demócratas por Illinois, cree que la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio está en peligro.

Pat Nabong/Sun-Times

Read in English

El sistema de salud pública del Condado de Cook se vería afectado en 1.4 billones de dólares y más de 300,000 residentes perderían su seguro si se deroga el Obamacare, según un estudio presentado el miércoles.

Las estimaciones reflejan la cantidad de pacientes que están inscritos en los planes de expansión de Medicaid, posibles gracias a la ley aprobada en 2010, y que reciben tratamiento en el sistema de salud pública del Condado de Cook, dijeron las autoridades.

La presidenta del Condado de Cook, Toni Preckwinkle, junto con seis congresistas demócratas por Illinois, cree que la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio está en peligro porque la administración del Presidente Donald Trump ha tenido como objetivo derogarla y su nominada a la Corte Suprema, Amy Coney Barrett, lo ha criticado.

“Una derogación de esa ley no solo paralizaría financieramente al sistema de salud del Condado de Cook, al aumentar drásticamente la cantidad de atención médica no compensada que ya brindamos, sino que significaría una catástrofe para los pacientes que atendemos”, dijo Preckwinkle en conferencia de prensa.

Los funcionarios del sistema de salud dicen que la mitad de la atención médica caritativa ya es ofrecida por el Condado de Cook.

Debra Carey, directora ejecutiva interina del sistema de salud del Condado de Cook, dijo que la pérdida estimada de $1.4 billones representa los ingresos que genera el sistema de salud a través de los planes de la Ley de Atención Médica Accesible y una proyección de que la mitad de más de 300,000 pacientes que dependen del sistema perderían el seguro y requerirían atención caritativa.

Cook County Health, que incluye el Hospital John H. Stroger en el oeste y el Hospital Provident en el sur de Chicago, atienden a pacientes inscritos en múltiples planes de salud cubiertos por la Ley de Atención Médica Accesible, dijo Carey.

A Preckwinkle y Carey se le unieron los congresistas Sean Casten, Danny Davis, Robin Kelly, Raja Krishnamoorthi y Jan Schakowsky, quienes expresaron su preocupación por una posible anulación de la ley aprobada en 2010

También se les unió Sheila Roberson, una paciente de 47 años del Hospital Provident del Condado de Cook a quien le preocupa no poder recibir sus chequeos de bienestar anuales y sus mamografías gratuitas si se deroga la ley.

Carey y otros funcionarios de salud advierten que las visitas extremadamente caras a la sala de emergencias reemplazarán la atención preventiva si aumentan las filas de personas sin seguro.

Los reportajes de Brett Chase sobre medio ambiente y salud pública son posibles gracias a una subvención de The Chicago Community Trust.