clock menu more-arrow no yes

Filed under:

La basura de plástico y unicel aumenta durante la pandemia

Un impulso para reducir el plástico de un solo uso en los alimentos para llevar está en pausa

Sun-Times reporter Stephanie Zimmermann (from left), ABC7 reporter Jason Knowles and Jennifer Dunn of the Northwestern-Argonne Institute of Science and Engineering having a takeout picnic to look at the amount of plastic waste even one takeout or delivery meal creates. ABC7

Read in English

A medida que la pandemia de coronavirus empuja a las personas a obtener más comida para llevar y entrega a domicilio, también está teniendo otro efecto: detener al menos temporalmente el progreso de una propuesta para reducir los plásticos de un solo uso y prohibir por completo la espuma de poliestireno, mejor conocido como unicel (styrofoam en inglés) en los restaurantes de Chicago.

Para tener una idea del impacto de eso y de la cantidad de desechos plásticos que se crean incluso con una sola comida, el Chicago Sun-Times y ABC7 ordenaron un montón de comida para llevar y entrega a domicilio y tuvieron un picnic al aire libre socialmente distanciado.

En nuestra manta de picnic: pizza, alitas de pollo, ensaladas, una hamburguesa con queso y papas fritas, comida china y burritos.

Algunos llegaron en contenedores de cartón compostables o bandejas de aluminio fácilmente reciclables.

Pero también había mucho plástico.

Y lo que es peor, en términos de medio ambiente, algunos de los pedidos llegaron acurrucados en espuma de poliestireno, comúnmente conocida con el nombre de marca registrada Styrofoam, que los restaurantes usan a menudo para empaques para llevar y que no es reciclable.

Esos artículos de un solo uso “probablemente durarán al menos un siglo, tal vez más de un siglo”, según Jennifer Dunn, directora de investigación del Instituto de Ciencia e Ingeniería Northwestern-Argonne, quien evaluó la pila de desechos.

Los plásticos de un solo uso, que son comunes en la comida para llevar, junto con las bolsas de plástico, que han resurgido en las tiendas debido al COVID-19, son solo una parte del problema de los desechos plásticos. Los desechos producidos por los profesionales de la salud para proteger a las personas del virus (mascarillas, guantes, batas de plástico, protectores faciales) también se están acumulando.

Durante la pandemia, se estima que el consumo de plásticos de un solo uso, incluidos los equipos médicos, aumentó entre un 250% y un 300%, según la Asociación Internacional de Residuos Sólidos.

Y luego están todas esas cajas adicionales de las compras adicionales en línea que muchos de nosotros hemos estado haciendo. Pero muchas de esas cajas de cartón están diseñadas para ser reciclables, si la gente lo hace.

Ald. Scott Waguespack (32º) había defendido la ordenanza propuesta por Chicago en enero pasado. Prohibiría los envases de poliestireno, exigiría platos reutilizables para cenar y exigiría envases reciclables o compostables para los pedidos para llevar.

Pero ese impulso se ha pospuesto porque las restricciones impuestas debido a la pandemia significaron que “nuestros restaurantes estaban realmente bajo asedio”, dice Waguespack, con muchos cerrando y la mayoría con dificultades financieras.

En toda la ciudad, Chicago recicla solo alrededor del 8% o 9% de su basura.

Jaclyn Wegner, directora de acciones de conservación del Shedd Aquarium, dice que los plásticos representan un peligro para las vías fluviales que va más allá de ensuciar ríos y lagos. Con el tiempo, también se degradan en microplásticos, pequeñas partículas que los peces y otras formas de vida acuática consumen bajo su propio riesgo.

El estadounidense promedio tira aproximadamente 270 libras de plástico por año per cápita, dice Wegner. “Era un problema antes de la pandemia. Y ahora lo estamos viendo amplificado “.

Sam Toia, presidente de la Asociación de Restaurantes de Illinois, dice que apoya los esfuerzos voluntarios, pero que “cualquier regulación propuesta sobre plásticos debe considerar las dificultades financieras adicionales que se impondrán a los operadores cuando menos puedan permitírselo”.

Los activistas ambientales, conscientes de las luchas financieras de los restaurantes, están cambiando su enfoque, enfocándose en educar a los dueños de negocios y consumidores sobre los beneficios de los artículos compostables y reutilizables “para demostrar que esto es posible, que no necesariamente aumentará los costos y que es seguro durante la pandemia ”, dice Paloma Paez-Coombe de Environment Illinois.

Algunos restaurantes y otras empresas alimentarias han seguido adelante y han abandonado los plásticos de un solo uso.

Eco & The Flamingo, que se promociona a sí mismo como una tienda general de “desperdicio cero”, abrió en Lincoln Square en junio. Vende productos secos como harina, arroz, pasta, palomitas de maíz, frutos secos, café, granola y especias y artículos para el hogar como champú, jabón y detergente para ropa. Los clientes traen sus propios contenedores y la tienda los llena y pesa, como hacían las tiendas generales en los viejos tiempos.

“Simplemente nos hace sentir bien todos los días”, dice la copropietaria Bethany Barbouti, quien, debido al reciente aumento de COVID-19, ofrece temporalmente compras en la tienda solo con cita previa.

El mes pasado, Burger King anunció un programa piloto para probar envases reutilizables para sándwiches, refrescos y café. Los clientes pagarán un pequeño depósito que recibirán cuando devuelvan el embalaje.

Los consumidores también pueden ayudar a reducir el desperdicio, dice Dunn, haciendo cosas como pedir a los restaurantes que no usen recipientes de espuma o que no incluyan utensilios de plástico innecesarios en sus pedidos.

No pedir demasiado y caminar para recoger su comida también ayuda, dice Dunn.

“Ves el empaque y puedes sentirte abrumado”, dice. Pero “hay otros aspectos de esa comida que potencialmente tienen una mayor influencia en el medio ambiente”.