Los demócratas en el Congreso impulsan una nueva ley de alivio por el coronavirus, ante oposición republicana

Probablemente será el último proyecto de ley de respuesta al COVID-19 que se apruebe antes de las elecciones presidenciales y parlamentarias de noviembre.

SHARE Los demócratas en el Congreso impulsan una nueva ley de alivio por el coronavirus, ante oposición republicana
Pelosi_stimulus_vote.0.jpg

Los republicanos atacaron las disposiciones que ayudan a los inmigrantes indocumentados a obtener beneficios federales.

Chip Somodevilla/Getty Images

La Voz es la sección en español del Sun-Times, presentado por AARP Chicago. 

Read in English

WASHINGTON - Los demócratas impulsaron el viernes otro proyecto de ley masivo de alivio por coronavirus por $3 billones, una medida en año electoral diseñada para acolchonar una economía en caída libre y un sistema de atención médica que lucha por contener la pandemia que azota al país.

La votación por 208 a 199, con oposición de casi todos los republicanos (menos uno), avanzó en lo que se reduce a una exhibición de batalla electoral de los demócratas.

No tiene ninguna posibilidad de convertirse en ley tal como está escrita, pero probablemente provocará negociaciones difíciles con los republicanos de la Casa Blanca y el Senado. Cualquier producto de esas negociaciones probablemente será el último proyecto de ley de respuesta al COVID-19 que se apruebe antes de las elecciones presidenciales y parlamentarias de noviembre.

La gigantesca medida propuesta por los demócratas costaría más que los cuatro proyectos anteriores de coronavirus combinados. Entregaría casi $1 billón a los gobiernos estatales y locales, otra ronda de pagos directos de $1,200 a individuos y ayuda para desempleados, inquilinos y propietarios de viviendas, jóvenes con deudas universitarias y el servicio postal que se encuentra en serias dificultades.

“No actuar ahora no solo es irresponsable de manera humanitaria, es irresponsable porque solo nos va a costar más”, advirtió la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, demócrata por California. “Más pérdidas de vidas y trabajos le cuestan al presupuesto [federal] y le cuestan a nuestra democracia”.

Los republicanos se burlaron del proyecto de ley que estará muerto al llegar al Senado liderado por el partido republicano y, en buena medida, podría enfrentar también una amenaza de veto del Presidente Donald Trump. Los líderes del partido dicen que quieren evaluar cómo funcionan los $3 billones aprobados anteriormente y ver si las reaperturas parciales de la economía en algunos estados ayudarán a la reactivación económica, evitando la necesidad de aprobar más medidas de apoyo.

Los republicanos también están sorteando algunas divisiones internas y esperan señales más fuertes del presidente Donald Trump sobre lo que sí apoyará.

“La fase cuatro va a suceder”, le dijo Trump a los periodistas en la Oficina Oval, utilizando información privilegiada que circula en Washington sobre la medida. “Pero va a suceder de una mejor manera para el pueblo estadounidense”.

Trump y los principales dirigentes republicanos, como el líder de la mayoría en el Senado, Mitch McConnell, republicano por Kentucky, insisten en que la próxima medida debería proteger la reapertura de negocios contra demandas por responsabilidad. El presidente también está exigiendo un recorte a los impuestos sobre la nómina, pero los líderes republicanos aún no están de acuerdo.

El debate de un día pintó una escena en el Capitolio que se ha vuelto común en la era del coronavirus, aunque sigue siendo desconcertante. El piso escasamente poblado de la Cámara incluía algunos legisladores y sus ayudantes con cubrebocas e incluso guantes, aunque algunos republicanos no los llevaban.

Para dar impacto político a su proyecto de ley, los demócratas lo nombraron “La Ley de los Héroes”, haciendo referencia a los pagos que proporcionaría a los trabajadores de emergencia de primera línea y esenciales. Con más de 86,000 estadounidenses muertos, 1.4 millones de infecciones confirmadas y 36 millones de solicitudes de desempleo en una economía congelada, los demócratas han visto a la oposición republicana como un objetivo fácil durante la campaña.

Los republicanos ven el proyecto de ley como un error político demócrata. Dijeron que los beneficios de desempleo excesivamente generosos disuaden a las personas a regresar al trabajo y atacaron las disposiciones que ayudan a los inmigrantes indocumentados a obtener beneficios federales. También criticaron las disposiciones que ayudan a los estados a establecer una votación por correo y facilitan el acceso de la industria de la marihuana a los bancos.

“Puede ayudar a la industria del cannabis, pero no ayudará a los principales negocios”, dijo el líder de la minoría de la Cámara, Kevin McCarthy, republicano por California.

Pelosi impulsó la medida después de superar las divisiones dentro de su partido, agravadas por presiones electorales. Algunos demócratas moderados se opusieron al paquete por su costo y por disposiciones políticamente cuestionables, como ayudar a las empresas de marihuana. Algunos demócratas progresistas estaban molestos porque no se hizo más, como garantizar el salario de los trabajadores y reforzar su cobertura de seguro de salud.

Catorce demócratas votaron en contra de la medida. Casi todos son centristas y figuran entre los legisladores más vulnerables del partido en las elecciones de noviembre: son los novatos de primer año de los distritos que Trump ganó en 2016.

Los republicanos ya planean usar la votación del Congreso contra los demócratas moderados que respaldaron la legislación del viernes y que enfrentan competitivas campañas de reelección.

Claramente, el consenso bipartidista que se logró en las cuatro proyectos anteriores de ayuda por coronavirus se desmoronó rápidamente. Las encuestas muestran que los votantes republicanos están satisfechos con la respuesta federal y no están buscando más. Los “halcones” que se han hecho a si mismos criticando el déficit fiscal están citando el aumento masivo de la deuda nacional en un espiral de $25 billones.

Los líderes republicanos se enfrentan a la división entre los conservadores, que sienten que ya se ha hecho lo suficiente.

The Latest
With the two formerly restricted free agents locked up, the Hawks have completed their offseason to-do list, barring any surprise trades.
Pro basketball players came to dine at his restaurant, including Joakim Noah, whose father is French tennis legend Yannick Noah, plus Tony Parker Sr., who played professionally in Europe, and his son Tony Parker Jr., who grew up in France.
Two-part ‘Untold’ film reveals pain still felt by the former Notre Dame linebacker as well as the remorse of the catfisher who duped him.
What the Kansas vote against abortion restrictions mainly signified to me was bedrock Americanism: essentially, “You’re not the boss of me, and it’s none of your damn business.”
The Chicago publisher became one of the most prominent voices in the city as his magazines celebrating the Black community, Ebony and Jet, reached untold heights. Here’s how he did it.