clock menu more-arrow no yes

Filed under:

Un hombre del sur de Chicago asesinó a una mujer después de que ella le confesó que era ‘trans’

Orlando Pérez, de 18 años, estaba tan molesto que le dijo a los detectives que después de matar a Selena Reyes-Hernández, regresó a su casa por segunda vez para dispararle nuevamente.

Read in English

Un estudiante de high school de 18 años se molestó tanto al descubrir que la mujer con la que se fue a casa era “trans”, que la mató.

Incluso después de disparar su arma dos veces contra Selena Reyes-Hernández, Orlando Pérez le confesó a los detectives que regresó a la residencia en Marquette Park, de Reyes-Hernández, para poder dispararle a su cuerpo sin vida nuevamente, confirmaron el martes los fiscales del condado de Cook.

La policía y la oficina del forense del condado de Cook identificaron a Reyes-Hernández por su nombre de nacimiento, pero los fiscales dijeron que ella prefería usar el nombre de Selena.

Aunque vivían a cuadras de distancia, no hay indicaciones de que Pérez y Reyes-Hernández, de 37 años, se conocieran antes de que los vieran en un video de vigilancia alrededor de las 5:30 a.m. del 31 de mayo, regresando juntos a la casa de Reyes-Hernández, dijeron los fiscales.

Pérez supuestamente le dijo a los detectives durante una declaración grabada en video que mientras él estaba dentro de la casa le preguntó a Reyes-Hernández si ella era mujer. Cuando ella dijo que era trans, él dijo que tenía que irse.

Las cámaras de vigilancia muestran que Pérez se fue 20 minutos más tarde y luego regresó cerca de las 6 a.m. con la cara cubierta, dijeron los fiscales. El video supuestamente muestra a Pérez sacando una pistola y colocándosela pegada al cuerpo mientras se acerca a la casa de Reyes-Hernández en el 3300W de la calle 71st.

Pérez también fue grabado entrando por la puerta de la casa de Reyes-Hernández y minutos después se fue, dijeron los fiscales. Pérez habría confesado que después de encontrar la puerta de la víctima abierta, entró y le disparó en la cabeza y en la espalda.

“Él pensó que eso era suficiente y salió corriendo. Pero él seguía visualizando su rostro, así que regresó ahí para dispararle nuevamente”, dijo la Asistente del Fiscal del Estado, James Murphy, durante la corte de fianza de Pérez.

Orlando Pérez

Pérez disparó al cuerpo de Reyes-Hernández varias veces más mientras ella se encontraba boca abajo en el piso, dijeron los fiscales. Un testigo que escuchó ruidos fuertes fue quien descubrió el cuerpo de Reyes-Hernández más tarde esa mañana.

En la casa de Pérez se encontró un arma con el mismo tipo de balas que se utilizó en el crimen, dijeron los fiscales.

Mientras que Pérez admitió haber movido el auto de Reyes-Hernández después del asesinato, diciendo que sabía que “la policía rastrearía el auto”, varias cámaras de video de vigilancia lo muestran yendo y viniendo a la escena del crimen, dijo Murphy.

El teléfono de Reyes-Hernández también tenía un video que mostraba primero a Reyes-Hernández en la cámara frontal y luego a Pérez en un baño lavándose las manos cuando la vista cambió nuevamente a la cámara trasera, dijo Murphy.

Pérez fue arrestado el domingo en su casa de Marquette Park.

El asesinato de Reyes-Hernández tuvo lugar durante el apogeo de las protestas de George Floyd en Chicago y en todo el país que llamaron la atención sobre la violencia y la discriminación que enfrentan los afroamericanos, así como las personas de color homosexuales y transgénero.

El asesinato también tuvo lugar en el día con más muertes a causa de la violencia armada en la ciudad en seis décadas, con 18 personas asesinadas en un período de 24 horas.

Durante su comparecencia ante la corte el martes, Pérez bajó su cubrebocas, sonrió varias veces e intentó dar una declaración, pero su defensor público asistente le advirtió que no hablara.

Pérez no tiene otros antecedentes penales y ha tenido trabajos de verano en una fábrica en Chicago que hace gelatina, dijo el defensor público asistente.

El juez Arthur Wesley Willis ordenó que Pérez permaneciera detenido sin derecho a fianza y fijó su próxima cita en la corte para el 6 de julio.