clock menu more-arrow no yes

Filed under:

COLUMNA: Desconsolado, un concejal del sur no entiende ni los saqueos ni la respuesta policial: ‘Deberíamos haber tenido un mejor plan’.

Extremadamente frustrado, el concejal Howard Brookins Jr. lamentó el gran daño provocado a los negocios de su distrito en el lado sur y se preguntó por qué la policía no hizo más para evitarlo.

Read in English

A Howard Brookins Jr. le tomó casi dos periodos como concejal convencer a Walmart de que abriera una tienda en el distrito 21, pero a los saqueadores les tomó solo unas horas destruirlo.

El lunes, Brookins, extremadamente frustrado, lamentó el daño causado a tantos negocios en su distrito del sur de la ciudad y criticó a la policía por no haber hecho más para evitarlo.

Brookins estimó que 95% de las tiendas que venden mercancías en su distrito fueron saqueadas durante el fin de semana.

Jewel, Home Depot, Marshalls, Dollar Tree, Dollar Store, Walgreen’s y TCF Bank fueron solo algunos de los que sufrieron grandes pérdidas.

El saqueo significó un golpe desgarrador para Brookins y otros concejales afroamericanos, que saben mejor que nadie lo difícil que ha sido atraer cualquier inversión en las últimas dos décadas a sus vecindarios los lados sur y oeste, y saben todo el tiempo que llevará reemplazarlas, si es que eso ocurre.

Mientras Brookins inspeccionaba el lunes por la mañana los daños causados a un centro comercial en 87th y Dan Ryan, “los saqueadores seguían entrando y saliendo”, dijo el Concejal.

El único policía en el lugar dijo que había recibido la orden de retirarse, denunció el concejal.

Brookins dijo que podía entender por qué la policía no perseguía a los saqueadores, pero pensó que al menos deberían haberles dicho: ‘¡Váyanse a... !’

Fue una preocupación común que se vio entre los concejales afroamericanos este lunes, después que observaran como los policías eran concentrados en el centro el domingo, dejando muy desprotegidas a las comunidades del sur y del oeste.

La alcaldesa Lori Lightfoot negó el lunes que la ciudad haya abandonado a sus vecindarios, argumentando que la policía simplemente estaba abrumada por el alto número de crímenes cometidos.

Pero Brookins se quedó con dudas, especialmente después de ver la fuerte respuesta policial en el vecindario de Beverly, después que el concejal por el Distrito 19, Matt O’Shea, habló en televisión.

Brookins dijo que esa situación alimentó la percepción de que la mayoría de los anglosajones de Beverly recibieron un trato preferencial por parte de la policía.

Tampoco quiero dar la impresión de que Brookins estaba culpando a la policía de todos los problemas.

Responsabilizó del saqueo a quienes lo cometieron, diciendo que había una mezcla de provocadores y de personas de la comunidad que se unieron cuando vieron una oportunidad. Dijo estar convencido de que en este último grupo estaban incluidos muchas personas que normalmente se mantienen a sí mismas en la economía informal y que han sufrido pérdidas económicas por la pandemia, mientras que a la vez fueron excluidos de cualquier ayuda financiera del gobierno.

“¿Si lo entiendo? Por supuesto que sí”, dijo el crítico del Ayuntamiento al hablar de la brutalidad policial de Chicago. “Entiendo la protesta. Me da rabia. No entiendo el saqueo y la destrucción de tu propia comunidad. No lo apruebo. No creo que sea lo correcto”.

En cuanto a la policía, Brookins dijo: “Creo que deberíamos haber tenido un mejor plan”, y se mostró asombrado de cómo los dueños de las tiendas parecían tener mejor información que la policía sobre las actividades de los saqueadores.

Las pérdidas provocadas al Walmart ubicado en la calle 83 y Stewart es motivo de especial preocupación para el concejal.

Después de vaciarla, alguien le prendió fuego a la tienda. Todo estaba destruido, dijo. A última hora de la tarde del lunes, Brookins dijo que estaba tratando de confirmar un informe de otro concejal de que Walmart no tenía intención de volver a abrir esa tienda.

“Eso significaría un tremendo golpe”, dijo Brookins, quien aseguró que esa tienda no solo ha sido un importante centro de compras para sus residentes, sino también una fuente de generación de empleados y un imán para que otros minoristas puedan instalarse en el área.

La compañía ya se había quejado de que perdía dinero en ese lugar, dijo. Esto podría justificar la decisión de no volver a abrir.

Sigo leyendo los comentarios de la gente de que las pérdidas de propiedad causadas por los disturbios no se comparan con la gravedad de la pérdida de la vida de George Floyd a manos de un oficial de policía de Minneapolis, y estoy de acuerdo en que eso es cierto.

Al mismo tiempo, nadie debería subestimar el tremendo daño que se le hizo a esta ciudad durante el fin de semana, un daño que no se solucionará en los próximos años. Y que va mucho más allá de los vidrios rotos y la mercancía robada.