Impuestos de la venta de marihuana suman $52 millones en seis meses, mucho más de lo esperado por el estado

Dispensarios en todo el estado vendieron, desde el comienzo del año, más de $239 millones en marihuana para uso recreativos

SHARE Impuestos de la venta de marihuana suman $52 millones en seis meses, mucho más de lo esperado por el estado
FIRSTDAY_010219_20.0.jpg
La Voz es la sección en español del Sun-Times, presentado por AARP Chicago. 

Read in English

Después de hacer campaña y cumplir su promesa de levantar la prohibición estatal para la venta de marihuana, el gobernador J.B. Pritzker anunció el martes que Illinois, tras la legalización, recaudó más de $52 millones en impuestos durante los primeros seis meses.

Las ventas de cannabis recreativo comenzaron el 1 de enero de este año, cuando una multitud de ansiosos compradores de marihuana inundaron las pocas docenas de dispensarios médicos que pudieron hacer la transición a tiendas autorizadas. Y con los negocios de marihuana considerados esenciales a raíz de la pandemia de COVID-19, las ventas se mantuvieron altas mes tras mes.

Las tiendas descargaron casi $48 millones en productos de marihuana en junio, marcando el mes de ventas más exitoso hasta el momento, según cifras publicadas por el Departamento de Regulación Financiera y Profesional de Illinois. En total, se han vendido más de $239 millones en marihuana recreativa desde el comienzo del año.

Más de $34 millones de los ingresos provinieron de los impuestos especiales, mucho más que el presupuesto de Pritzker de $28 millones que se estimaba que el estado recaudaría durante el mismo período. Otros $18 millones se ganaron a través del cobro de impuestos a las ventas, que se compartirán con los gobiernos locales, según la oficina del gobernador.

El Departamento de Ingresos de Illinois estima que casi $26 millones se destinarán al Fondo de Ingresos Generales del estado.

Además del impulso económico, la oficina de Pritzker enfatizó las amplias reformas y disposiciones de la ley penal impulsadas para impulsar la participación de las minorías en la floreciente industria y crear nuevos fondos para las comunidades afectadas.

“Illinois ha hecho más para poner la justicia y la equidad a la vanguardia de esta industria que cualquier otro estado de la nación, y estamos asegurando que las comunidades que han sido afectadas por la guerra contra las drogas tengan la oportunidad de participar”, dijo Pritzker.

Una cuarta parte de todos los ingresos se invertirá en comunidades que han sido impactadas desproporcionadamente por el sistema de justicia, priorizadas para abordar problemas de abuso de drogas y salud mental o asignadas a programas de prevención del delito en determinadas ciudades.

Toi Hutchinson, asesor principal de Pritzker para el control del cannabis, promocionó la ley para “crear equidad en la industria del cannabis de una manera que ningún otro estado lo ha hecho”.j

“Al eliminar cientos de miles de registros relacionados con el cannabis, reinvertir el dinero gastado en cannabis para su uso adulto en Illinois en comunidades que sufren y hacer de la equidad un foco central del proceso de licencia de cannabis, la administración se asegura de que no quede ninguna comunidad abandonada”, dijo Hutchinson en un comunicado.

Sin embargo, la primera ronda de nuevas licencias de cannabis priorizadas para los llamados solicitantes de minorías raciales se ha retrasado indefinidamente a raíz de la crisis del COVID-19, obstaculizando un aspecto clave de la agenda de la administración.

The Latest
On May 18, 1978, a group of about 100 Chicago Latinos protested in the post office’s unfair hiring practices. Here’s how it turned out.
LaVar Ball is known to “speak it into existence,” and did so with ESPN 1000’s David Kaplan. Not only did the father of point guard Lonzo Ball feel his son would be ready by fall camp in rehabbing his knee injury, but will do so under his watchful eye the “right way.”
The woman, 21, was found in the basement bathroom of the home in the 200 block of West 105th Street with a gunshot wound to the head.
A veteran living with a mental illness, he lays out hundreds each month on coffee, fast food and marijuana while his four children go without.
Jessie Buckley stars as a traumatized widow feeling menaced by a series of guys all played (brilliantly) by Rory Kinnear.