Por primera vez en la historia de la Policía de Chicago, sus tres principales líderes son afroamericanos

Fue necesaria la elección del primer alcalde afroamericano en 1983 para que hubiera el primer Superintendente afroamericano, Fred Rice. En 1992 llegó el primer Superintendente latino, Matt Rodríguez.

SHARE Por primera vez en la historia de la Policía de Chicago, sus tres principales líderes son afroamericanos
CHRON_08XX20_47.0.jpg

Anthony Vazquez/Sun-Times

La Voz es la sección en español del Sun-Times, presentado por AARP Chicago. 

Read in English

El Superintendente de la Policía de Chicago, David Brown, su primer Superintendente Adjunto, Eric Carter, y otra Superintendente Adjunta, Barbara West, se sentaron a platicar en la sede policial sobre los logros en la historia de raza y género del departamento que marcaron en silencio este año.

Son solemnes cuando reflexionan sobre el peso de la historia y sus responsabilidades, mientras Estados Unidos se ve sacudido por preocupaciones raciales.

“Como líderes afroamericanos, tenemos una clara comprensión de los problemas, ya que la principal discusión en todo el país se trata de la raza”, dijo Brown, de 59 años, exjefe de policía de Dallas que apenas lleva cuatro meses al mando de CPD.

“Todos hemos superado probables barreras raciales en nuestro ascenso. Es probable que todos nos hayan visto de manera diferente debido al color de nuestra piel, por lo que tenemos más que solo un entendimiento básico de los problemas que enfrentamos. Tenemos una comprensión innata”.

Hace 185 años, el 31 de enero de 1835, el estado de Illinois autorizó una fuerza policial para la Ciudad de Chicago. Siete meses después, nació el Departamento de Policía de Chicago.

Aceptaría a su primer oficial de policía afroamericano, James L Shelton, en 1871.

Sus primeras mujeres oficiales llegaron en 1913; y en 1918, su primera mujer oficial afroamericana.

Fue necesaria la elección del primer alcalde afroamericano en 1983 para que hubiera el primer Superintendente afroamericano, Fred Rice. En 1992 llegó el primer Superintendente latino, Matt Rodríguez.

La promoción el mes pasado de Carter, un veterano de 28 años que anteriormente se desempeñó como jefe de la Oficina de Contraterrorismo y Operaciones Especiales, al segundo puesto más alto de CPD, significó que los tres altos mandos del departamento ahora son todos afroamericanos.

Es un momento notable de la historia negra de Chicago, que durante mucho tiempo luchó por tener una representación equitativa de sus comunidades en el gobierno de la ciudad.

También se sitúa en la cima de otro logro alcanzado por el departamento en enero.

Se hizo historia para las mujeres cuando la veterana de 20 años, Barbara West, anteriormente jefa de la Oficina de Desarrollo Organizacional, fue ascendida al tercer puesto más alto, convirtiéndose en la oficial afroamericana de más alto rango en la historia de CPD.

“Recuerdo cuando llegué. No había muchas mujeres en este trabajo”, dijo West, reflexionando sobre los desafíos duales que enfrentó al ascender en las filas.

“Esto me lo dijo mi mentora, una jefa de otro departamento: ‘Es difícil ser un unicornio’. Porque eres diferente, pero igual. Es una profesión predominantemente masculina, por lo que es difícil ser mujer”, dijo West, de 53 años, originaria de Chatham. “Estoy muy emocionada de ser un ejemplo de lo que queremos ver en el futuro”.

Es difícil hacer una pausa para remarcar la historia cuando se encuentran inmensos desafíos.

En enero pasado la nación estaba al borde de una pandemia de COVID-19, que ya ha provocado 162,751 muertes en Estados Unidos hasta el domingo y 5 millones de infectados. Algunos policías de Chicago están entre los 63,109 casos de contagio de la ciudad y 2,805 muertes hasta la fecha.

Luego, mientras se recuperaba de las disparidades raciales en las muertes por coronavirus que expusieron las antiguas desigualdades económicas y de acceso a la salud de Estados Unidos, la nación se sumergió en un trauma colectivo en Memorial Day, con el atroz asesinato de George Floyd bajo las rodillas de un oficial de policía anglosajón en Minneapolis.

Ese hecho creó conciencia sobre la brutalidad policial como si fuera una crisis de salud pública, y la nación estalló en semanas de protestas que provocaron saqueos y destrucción en Chicago y en muchas otras ciudades, seguidas de una introspección de conciencia sobre el racismo estructural de Estados Unidos.

“Odio compararlo con el Movimiento de Derechos Civiles, pero estamos al borde del precipicio. La pregunta es si continuamos o no con el impulso y nos enfocamos en lo que es realmente importante, no solo en los derechos civiles, sino en los derechos económicos”, dijo Carter, de 54 años, de Beverly.

“Eso es lo que se perdió en el Movimiento de Derechos Civiles”, dijo. “Nunca obtuvimos la parte económica. Logramos algunos avances, pero ahora está sucediendo lo mismo. ¿Seremos capaces de obtener beneficios económicos junto con los beneficios de los derechos civiles? ¿Seremos capaces de avanzar y lograr realmente una igualdad?”.

Las secuelas turbulentas pero cruciales del asesinato de Floyd también trajeron demandas radicales para quitarles fondos a las policías, arraigadas con justicia en el racismo que con demasiada frecuencia se ha filtrado en la policía y ha provocado la muerte de demasiadas personas de color desarmadas bajo el resplandor del video tomado con un teléfono celular, lo que agrega aún más presión para que se haga una reforma en CPD y en otros departamentos a nivel nacional.

“Los desafíos de la raza en este país, la división que vemos, no tiene precedentes. Disturbios civiles sin precedentes. Colapso económico sin precedentes. Injusticia social sin precedentes. Toda esta narrativa del cambio en la vigilancia policial se convirtió en la vanguardia de esta discusión”, dijo Brown.

“Pero nuevamente, los desafíos están realmente aquí, frente a nosotros, para enfrentarlos sin excusas. Los tres crecimos en vecindarios muy parecidos a los vecindarios desafiantes en los que hoy somos policías”, dijo Brown, quien vive en South Loop con su esposa y su hija de 14 años.

“Y lo que queda de gran parte de lo que hemos logrado es tener que ser el doble de buenos. Todavía tengo remanentes, creyendo que tengo que hacer el trabajo mejor que mis contrapartes, que no puedo fallar en ningún área. Tengo que, ya sabes, ir más allá en cualquier desafío”.

Gran parte del desafío de los últimos dos meses y medio ha sido discernir el impacto posterior a la muerte de Floyd en un departamento marcado con un historial de racismo y violaciones de los derechos civiles.

Una investigación del Departamento de Justicia de Estados Unidos a raíz del brutal asesinato en 2014 de Laquan McDonald, de 17 años, que recibió 16 balazos del oficial de policía de Chicago Jason Van Dyke, condujo al histórico decreto de consentimiento de enero de 2019, que ahora rige las reformas.

Como Superintendente Adjunto de Vigilancia y Reforma Constitucional, West está encargado de administrar esas reformas, supervisar el decreto de consentimiento, la vigilancia comunitaria, la capacitación, el uso de la fuerza, la supervisión de la mano de obra y los esfuerzos de transparencia y rendición de cuentas de CPD.

CPD ha sido acusado de demorarse demasiado. West, que está casado y tiene un hijo, no está de acuerdo.

“Comenzamos a trabajar en las reformas probablemente en 2016. Al mismo tiempo estábamos en las negociaciones sobre el decreto de consentimiento. Si ha visto a las otras ciudades que lo aplican, les ha tomado una cantidad significativa de tiempo. Nosotros solo llevamos 17 meses”, argumentó.

“Hay partes de nuestro decreto de consentimiento que son más completas y complejas de lo que la mayoría de las otras agencias han tenido que experimentar. Hemos revisado nuestra política de uso de la fuerza, en particular, al menos dos veces, y de hecho hemos eliminado el estrangulamiento (en la detención de delincuentes) de nuestras políticas, por lo que estamos a la vanguardia de otras agencias en términos de eso”, dijo West.

“Solo queremos asegurarnos de que, cuando hagamos la reforma, sea algo sostenible. También queremos asegurarnos de tener medidas de rendición de cuentas en todas las áreas, porque esa será realmente la prueba de si la reforma está surtiendo efecto en el futuro”.

Pero esa ha sido sólo la mitad del desafío. El otro es el baño de sangre anual que hay cada verano por la violencia entre pandillas. Ha sido particularmente atroz este año, con más de dos docenas de niños menores de 10 años que han recibido disparos, cinco de ellos fatalmente. Julio fue el mes más violento para la ciudad en 28 años.

“Como padre, esposo, hombre de familia, oficial de policía, es un golpe en el corazón ver cómo esta violencia destroza familias”, dijo Carter, quien está casado, con tres hijos, y supervisa las operaciones de patrullaje, despliegue y las investigaciones criminales.

“Es el desprecio total a la vida que se presente ante nuestros rostros en este momento. Estos jóvenes han sido asesinados arbitrariamente o heridos, solo para llegar a presuntamente uno o dos individuos. [Los tiradores] no tienen miedo de que haya repercusiones. Eso es con lo que estamos lidiando aquí”.

Apoya al argumento de CPD de que se necesita hacer más para mantener a los delincuentes con armas de fuego tras las rejas, una disputa con la Oficina del Fiscal del Estado del Condado de Cook, anterior a esta administración. CPD siempre ha sostenido que los fiscales son demasiado indulgentes con los detenidos por armas de fuego. Kim Foxx, la primera mujer afroamericana en encabezar esa oficina, rechaza la idea.

Carter también critica la ayuda comunitaria a los delincuentes.

“Eso es en lo que confían los delincuentes, que la comunidad tiene demasiado miedo de hablar y de hacerlos responsables. Tenemos que demostrarle a la comunidad que somos más fuertes juntos que separados”, dijo Carter. “Eso tiene que crear raíces. Trabajar juntos es la única forma en que vamos a cambiar lo que está sucediendo en Chicago en este momento”.

Los tres se identifican con los activistas juveniles que amplifican este momento en un movimiento, y también con los jóvenes que se han perdido en medio de los desafíos sociales y económicos en los vecindarios con falta de inversión en el sur y el oeste de la ciudad.

“Me siento como en casa en esas comunidades”, dijo Brown, quien creció en la pobreza y fue criado por su madre soltera y su abuela.

“Siempre trato de argumentar que esas pueden ser las razones por las que te cuesta más salir de un entorno complejo, pero no son excusas. Espero ser ese ejemplo de que, ‘Mira, yo soy como tú, y puedes lograr lo mismo que yo’”.

Él y Brown están enfocados en dar soluciones holísticas a la violencia, dijo Carter, un nativo de Missouri que se mudó aquí con su madre cuando sus padres se separaron y luego se divorciaron.

“Tenemos un buen plan que nos ayudará de manera integral a abordar el crimen actual que estamos viendo. Realmente estamos trabajando duro en el oeste y en el sur, porque esas son las comunidades que más nos necesitan en este momento”, dijo Carter, quien se unió a CPD a los 24 años, después de servir en la Infantería de la Marina de Estados Unidos.

“Tenemos socios a bordo que apoyan algunas de las iniciativas. Estamos tratando de desarrollar trabajos para los grupos de edad en riesgo, de 16 a 32 años, al que nos dirigimos. Estamos intentando hacer rehabilitación y desarrollar las cuadras. Estamos intentando que los agentes de policía actúen como mentores. Estamos haciendo nuestro mejor esfuerzo en esas comunidades para demostrarles que nos importan”.

Nacida en el oeste de Chicago, el padre de West murió cuando ella tenía 2 años. Su madre se encargó sola de la crianza de cuatro hijas. West no se toma a la ligera su condición de pionera.

Después de todo, sus precursoras entre las primeras 10 mujeres de CPD incluyeron a Alice Clement, más tarde una detective famosa, y Grace Wilson, quien llevó el peso de la historia no solo como la primera oficial afroamericana de Chicago, sino la primera en todo el país, según algunas referencias históricas.

“Trabajo con muchas niñas en la comunidad”, dijo West. “Y cuando entro en las estaciones, algunas de las oficiales se me acercan y quieren saber cómo es ser una mujer en una posición del liderazgo. ¿Que hice? ¿Como llegué aquí? De esa manera puedo compartir tanto en la comunidad como dentro del departamento”.

Pero romper barreras es más significativo cuando hay resultados, señala Brown.

“Los desafíos son bastante complejos: una pandemia global, superpuesta a todos los demás disturbios y luchas raciales y civiles que enfrentamos. Pero confío en que este equipo liderará este departamento en estos tiempos difíciles”, dijo el Superintendente.

“Y lo más fácil para mí es liderar en una crisis, cuando hay barreras, un posible retroceso o una atmósfera en el que la gente cree que no se puede lograr. Eso es perfecto para mí, porque eso es lo que tuve que superar en toda mi carrera mientras ascendía de rango”.

The Latest
Mayor Lori Lightfoot said she is not at all surprised that City Council turnover would follow the two-year pandemic. “I think we’ll see some others who may also say ... ‘It’s time for me to move in a different direction.’”
The wounded were stopped at a red light about 3:45 a.m. in the 5100 block of West Jackson Boulevard when a red vehicle pulled alongside them and someone inside opened fire.
Little changes when these kind of shootings happen in Black communities. But now that it’s happened in a community that is mostly white and affluent, let’s see if things will change now.
The Sky went 9-2 in June and sit in first place in the Eastern Conference.
A male, whose age was unknown, was shot about 12:35 p.m. in the 4600 block of West Maypole Avenue.