clock menu more-arrow no yes

Filed under:

‘Era una princesita’: niña de 4 años muere en un incendio en Gage Park

El abuelo es el dueño de la casa familiar, pero no ha estado en esa propiedad durante varias semanas mientras intenta recuperarse del COVID-19.

Cortesía

Read in English

Una familia quedó destrozada después de un terrible incendio en una casa de Gage Park que se cobró la vida de una niña de 4 años el miércoles por la mañana.

J’Marie Hernández estaba durmiendo sola en una habitación en la parte trasera de la casa cuando el incendio estalló poco después de las 4 a.m., contaron los miembros de la familia que estaban en el lugar. Las llamas envolvieron la habitación, atrapando a J’Marie y quemando el brazo de su tía mientras intentaba sacar a la niña.

El subjefe de distrito del Departamento de Bomberos de Chicago, Walter Schroeder, dijo que los bomberos llegaron a las 4:20 a.m. a la cuadra 5700 South Washtenaw Avenue. Los familiares les dijeron que la niña estaba atrapada adentro.

Los bomberos la sacaron y trataron de resucitarla, dijo Schroeder. Luego fue trasladada de urgencia al Hospital Holy Cross, donde fue declarada muerta.

La oficina del médico forense del Condado de Cook no ha dado a conocer detalles de la muerte de J’Marie.

“Fue una noche de niñas, todas las primas estaban durmiendo y divirtiéndose”, dijo Edgar García, el tío de la niña. “Mi hermana tiene cinco niñas y estaba con ellas viendo películas y jugando”.

J’Marie inicialmente se había quedado dormida en el sofá de la sala, pero la trasladaron al dormitorio trasero para que pudiera estar más cómoda. Sus padres se negaron a hablar con los medios de comunicación y están luchando para lidiar con la pérdida de su única hija, dijo García.

“Era una niña feliz a la que le encantaba cantar y ver películas de Disney, como ‘Coco’”, dijo García. “Era una princesita a la que le encantaba la música y los bailes de TikTok”.

El abuelo de J’Marie es el dueño de la casa familiar, dijo García, pero no ha estado en esa propiedad durante varias semanas mientras intenta recuperarse del COVID-19.

“Está devastado. Ningún abuelo quiere enterrar a sus nietos”, dijo García. “Realmente no sabemos cómo debemos lidiar con esto”.

Schroeder dijo que continúa una investigación sobre la causa del incendio, pero los informes preliminares sugieren que no hay motivos para sospechar de un crimen. El edificio tenía detectores de humo y fuego, dijo Schroeder, pero por alguna razón no funcionaron.

Más tarde el miércoles por la mañana, el Departamento de Bomberos caminó por la cuadra y tocó puertas para revisar detectores de fuego y humo.

“Escuché muchos gritos y llantos y desperté de mi sueño. Pensé que era gente que solo estaba discutiendo”, dijo Claude Webster, quien vive varias casas a un lado. “Quería ir ahí, pero si se trataba de una discusión, no quería involucrarme”.

Webster dijo que los gritos se hicieron más fuertes, momento en el que salió para ver qué estaba pasando.

“Empecé a ver gente corriendo sin camisa ni zapatos, mientras llamaban a alguien por sus teléfonos”, dijo Webster. “Entonces vi el humo que venía de la casa”.

Momentos después llegaron los bomberos.

“Me siento tan mal, desearía haber salido antes y haber ido a ayudar, pero simplemente no sabía qué estaba pasando”, dijo Webster sacudiendo la cabeza y mirando al suelo.

Otras nueve personas también estaban en la casa, pero nadie más resultó herido, dijo la policía. La familia se fue a vivir con otros parientes porque la casa quedó inhabitable después del incendio.

Manny Ramos es miembro de “Report for America”, un programa de periodismo sin fines de lucro que tiene como objetivo reforzar la cobertura del Sun-Times de los problemas que afectan a los lados sur y oeste de Chicago.