clock menu more-arrow no yes

Filed under:

Las escuelas católicas de Chicago seguirán enseñando en persona mientras CPS lo hará remoto

Todas las personas mayores de 2 años dentro de la escuela tendrán que usar máscaras.

Ashlee Rezin Garcia/Sun-Times

Read in English

Mientras que las Escuelas Públicas de Chicago (CPS) cambiaron de planes para este otoño, anunciando el miércoles que el año escolar comenzará con un aprendizaje remoto, las escuelas católicas de la Arquidiócesis de Chicago dijeron que seguirán adelante con su plan de regresar a clases en persona el próximo mes.

En un correo electrónico a las familias, el Superintendente de las escuelas católicas, Jim Rigg, dijo que la Arquidiócesis se compromete a comenzar el año escolar con un aprendizaje en persona a tiempo completo, argumentando que es “lo mejor para los niños y nuestra misión”.

Rigg calificó el aprendizaje en persona como “esencial” para que los estudiantes crezcan no solo intelectual y emocionalmente, sino también en su fe.

Según el plan de reapertura actual de la Arquidiócesis, que fue diseñado con la orientación de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades y el Departamento de Salud Pública de Chicago (CDPH, por sus siglas en inglés), junto con otros funcionarios estatales de salud y expertos en enfermedades infecciosas, todas las personas mayores de 2 años dentro de la escuela tendrán que usar máscaras.

Los estudiantes se someterán a controles diarios cuando lleguen a la escuela. Eso incluirá tomar la temperatura y la obligación de responder una serie de preguntas.

La Arquidiócesis también está adoptando un modelo de grupos dentro de cada clase, buscando que cada alumno permanezca con esos mismos compañeros durante todo el día.

“Nuestro plan de reapertura maximiza la seguridad de nuestros estudiantes y empleados al tiempo que permite la reanudación del aprendizaje en persona”, dijo Rigg. “CDPH ha reconocido que nuestro sistema escolar es diferente al de CPS y apoya nuestro plan específico para reabrir. Si esta guía cambiara, ajustaríamos nuestro plan como consecuencia”.

Para aquellos estudiantes de escuelas católicas que no puedan regresar, o cuyos padres no están dispuestos a enviarlos a que participen de clases en persona, la Arquidiócesis también ofrece un sistema de aprendizaje en línea.