Bares y restaurantes de Chicago podrán reabrir el sábado

El nivel 1 permite que los restaurantes y bares que sirven comida permitan a los clientes en el interior al 25% de la capacidad o a 25 personas. Los bares que no sirven comida aún no pueden invitar a los clientes a entrar.

SHARE Bares y restaurantes de Chicago podrán reabrir el sábado
Customers eat at Broken English Taco Pub in Old Town in June, when Illinois moved into phase four of its reopening.

Clientes comen en Broken English Taco Pub en Old Town en junio, cuando Illinois se mudó a la fase cuatro de su reapertura.

Pat Nabong/Sun-Times file

La Voz es la sección en español del Sun-Times, presentado por AARP Chicago. 

Read in English

A los clientes se les permitirá regresar a los restaurantes y bares en Chicago y en los suburbios del Condado de Cook a partir del sábado, al menos que ocurra un cambio repentino en las tasas de infección por el coronavirus.

La ciudad y el Condado de Cook pasarán del nivel 2 al nivel 1 del plan de mitigación de COVID-19 del gobernador J.B. Pritzker mientras que “las métricas continúen mejorando o sean estables”, anunció el viernes el Departamento de Salud Pública de Illinois.

Las mitigaciones de nivel 1 permiten que los restaurantes y bares que sirven comida permitan a los clientes en el interior al 25% de la capacidad o a 25 personas. Los bares que no sirven comida aún no pueden invitar a los clientes a entrar. La oficina de Pritzker ha citado estudios que sugieren que los interiores de los establecimientos son sitios de alta propagación viral.

La alcaldesa Lori Lightfoot limitó los bares y restaurantes de la ciudad al servicio al aire libre y comida para llevar a fines de octubre cuando hubo un récord de resurgimiento del virus en otoño, lo que llevó a Pritzker a cancelar el servicio en interiores en todo el estado a mediados de noviembre.

Desde entonces, Lightfoot le ha pedido a Pritzker que permita una reapertura limitada, ya que las tasas de infección han mejorado desde las vacaciones de fin de año.

El gobernador demócrata comenzó ofrecerle salvavidas a la industria hotelera el fin de semana pasado, aflojando la rígidas métricas de infección y hospitalarias que las 11 regiones del estado deben cumplir para que se levanten las restricciones a los hoteles.

Chicago y los suburbios del Condado de Cook eliminarán oficialmente sus mitigaciones de nivel 2 actuales luego de tres días consecutivos de tasas de positividad por debajo del 8%. Las regiones cayeron por debajo de esa marca el jueves, Chicago con un 7.8% de positividad y el Condado de Cook con 7.9%.

Los bares que no sirven comida pueden reabrirse cuando la región entre en la fase 4, que requiere tres días consecutivos por debajo del 6.5% de positividad.

Hasta ahora, ya se ha permitido que se reanude el servicio a domicilio en seis de las 11 regiones del estado, aunque cientos de empresas han desafiado abiertamente la orden de Pritzker.

La tasa de positividad promedio del estado (5.4%) y las admisiones hospitalarias por COVID-19 han disminuido a sus niveles más bajos en tres meses, aunque la tasa más infecciosa del virus “variante del U.K.” se identificó por primera vez en Chicago hace una semana.

“Ahora que todas las regiones de Illinois están fuera del nivel 3 [de mitigaciones], ahora podemos ver que todo el estado va por el camino correcto”, dijo la directora de Salud Pública de Illinois, la Dra. Ngozi Ezike, en un comunicado. “Durante el verano, estábamos en el mismo camino. Sabemos que debemos seguir tomando precauciones y ser inteligentes al relajar algunas de las medidas de mitigación que existen para proteger nuestra salud y seguridad”.

The Latest
Prosecutors sought at least 25 years in prison for R. Kelly, who was convicted of sex trafficking last year in New York.
Crime Gun Connect will compile data about weapons from departments across the state.
The Sky went 11-2 in June propelling them to second in league standings, a game behind the Las Vegas Aces.
Except, it isn’t a movie. It’s all from actual testimony in the Jan. 6 hearing this week from former White House aide Cassidy Hutchinson. And it hasn’t ended.