clock menu more-arrow no yes

Filed under:

Grupo médico de Chicago dice que no es necesario usar mascarilla dentro de los negocios donde todos estén vacunados

La Sociedad Médica de Chicago recomienda flexibilizar los requisitos de enmascaramiento para los negocios que pueden controlar si sólo se permite entrar a las personas vacunadas.

Barbara Shields-Johnson, director of Nursing Services at Loretto Hospital, gets her 2nd and final dose of the Pfizer-BioNTech COVID-19 vaccine at Norwegian American Hospital on the West Side, Tuesday morning, Jan. 5, 2021. | Ashlee Rezin Garcia/Sun-Times
Una mujer recibe una dosis de la vacuna contra COVID-19. | Ashlee Rezin García/Sun-Times

Read in English

Un importante grupo médico local afirma que las mascarillas no son necesarias, aún con la variante delta, dentro de los negocios cuyos empleados están vacunados al 100% y donde todos los clientes deben demostrar que también se han vacunado.

La Sociedad Médica de Chicago aboga por eliminar la obligación de usar mascarilla en interiores en esas situaciones, aunque enfatiza que en ningún caso las personas no vacunadas deben ir sin mascarilla en los interiores.

Pero en las comunidades en las que las tasas de transmisión del virus son bajas y las tasas de vacunación contra el COVID-19 son altas, las máscaras ya no son necesarias para todos, dijo el Dr. Vishnu Chundi, presidente del grupo de trabajo del COVID-19 del grupo médico y especialista en enfermedades infecciosas.

“El enmascaramiento da tiempo, es una medida de mitigación”, dijo Chundi. “Las vacunas son la solución para la pandemia”.

El plan de la Sociedad Médica de Chicago recompensaría a las empresas por exigir a sus empleados que se vacunen e incentivaría a otras a seguir su ejemplo, dijo Chundi. Los clientes que verifiquen su estado de vacunación también podrán ir sin máscaras a los lugares donde todos los trabajadores estén vacunados, dijo.

Confiar en las pruebas periódicas como alternativa a la vacunación—un compromiso que se está impulsando para algunos trabajadores indecisos—no es suficiente para permitir que un lugar de trabajo no tenga máscaras, dijo Chundi, ya que las pruebas no siempre son totalmente precisas.

Pero, en general, se espera que los clientes prefieran acudir a restaurantes, gimnasios y lugares similares donde sepan que todos los demás están vacunados.

“Ahora mismo, no sabes si la persona que se sienta a tu lado está vacunada”, dijo Chundi. “Es más seguro cuando sabes que todos los empleados están vacunados, todos los que entran están vacunados”.

La gran mayoría de los casos de COVID-19 entre personas totalmente vacunadas no conducen a hospitalizaciones ni a muertes, y las personas vacunadas no propagan tanto el virus entre sí, dijo Chundi. Aunque ha habido un pequeño porcentaje de casos avanzados entre las personas totalmente vacunadas, esos casos no han dado lugar generalmente a síntomas graves, dijo.

Formada por unos 8,000 miembros, la Sociedad Médica de Chicago representa a todos los médicos del área metropolitana de Chicago en sus esfuerzos de política y abogacía. Esto ha incluido instar al gobernador J.B. Pritzker a que proteja a los trabajadores de la salud de las demandas durante el principio de la pandemia, así como ayudar a hacer circular el plasma de convalecencia entre los hospitales del área de Chicago como una posible opción de tratamiento.

Además de presidir el grupo de trabajo COVID-19 del grupo, Chundi es médico activo y socio de Metro Infectious Disease Consultants. Se trata del mayor grupo de consultores de enfermedades infecciosas, y sus miembros trabajan en más de 200 hospitales de todo el país, incluida la mayoría de los hospitales del área de Chicago, dijo Chundi.

Con este plan, el grupo de trabajo recomienda a Pritzker que revoque el mandato estatal de uso de mascarillas que obliga a todo el mundo—independientemente del estado de vacunación—a llevarlas en el interior. En su lugar, debería haber un umbral de tasas de transmisión, por debajo del cual los trabajadores o los clientes de los negocios totalmente vacunados no tendrían que llevar máscaras.

Las empresas necesitarían entonces una forma fácil, asequible y fiable de verificar el estado de alguien. La Sociedad Médica de Chicago señala la tarjeta sanitaria SMART, que proporciona un código QR escaneable para compartir fácilmente el estado de vacunación de alguien. El ex director de los CDC, el Dr. Tom Frieden, mencionó la tarjeta sanitaria SMART como un marco de verificación viable en un artículo de opinión publicado en septiembre en el New York Times.

Los sistemas ya existen para hacer posible un plan como éste en Illinois, dijo Chundi. Chundi dijo que esto podría ser un paso importante hacia la recuperación económica de las empresas, al mismo tiempo que se mantiene la seguridad de las personas.

“Tenemos todas las herramientas”, dijo Chundi. “Tenemos que encontrar una manera mejor de lo que hemos estado haciendo”.

La oficina de Pritzker no respondió inmediatamente a las solicitudes de comentarios.

Sin embargo, otros médicos locales han hecho sonar las alarmas recientemente sobre la posibilidad de que las personas vacunadas propaguen el virus sin saberlo y han seguido pidiendo al estado a mantener estrictos esfuerzos de mitigación.

En ciudades como Nueva York y San Francisco, negocios como gimnasios, restaurantes y sitios de entretenimiento interior ya están obligados a verificar el estado de vacunación de las personas. En San Francisco, los requisitos de mascarilla se suavizarán para ciertos negocios totalmente vacunados a partir del 15 de octubre, según anunció la Municipalidad la semana pasada.

En última instancia, la vacunación generalizada es lo que hará que la pandemia pase a ser endémica, con tasas de transmisión más bajas y una menor frecuencia de hospitalizaciones o muertes relacionadas con el COVID-19, dijo Chundi.

“Estamos en la séptima u octava entrada de juego” de la pandemia, dijo Chundi. “Tenemos que llegar a un lugar donde el juego termine”.