clock menu more-arrow no yes

Filed under:

Funcionarios de la ciudad deberían ser castigados o despedidos por la implosión de la chimenea Crawford, reporte

Se espera que se publique un reporte completo en los próximos meses una vez que la administración de la alcaldesa Lori Lightfoot tenga la oportunidad de responder.

The implosion of a 95-year-old smokestack in Little Village blanketed the surrounding area in a cloud of dust, but testing of particulate matter, dust and soil composition and building debris, conducted by the Chicago Department of Public Health and U. S. Environmental Protection Agency showed “no apparent health risk to the surrounding community,” the city announced Monday.
Una persona camina entre la nube de polvo en La Villita después de la implosión fallida de la chimenea Crawford en abril de 2020. | Tyler LaRiviere/Archivo Sun-Times
Tyler Laiviere/Sun-Times file

Read in English

Tres funcionarios de la Ciudad de Chicago deben ser disciplinados, incluyendo un posible despido, por la implosión fallida de la antigua planta de carbón que dejó a La Villita cubierta por una enorme capa de polvo el fin de semana de Pascua del año pasado, dijo el ex Inspector General de Chicago en un reporte nuevo.

En su reporte público final, Joe Ferguson dijo que su oficina mandó sus recomendaciones de disciplina al Ayuntamiento. Se espera que se publique un reporte completo en los próximos meses una vez que la administración de la alcaldesa Lori Lightfoot tenga la oportunidad de responder y aceptar las recomendaciones o proponer su propio plan de acción.

La implosión del 11 de abril de 2020 mostró que la ciudad no se preparó adecuadamente para la tormenta de polvo creada cuando una chimenea de casi 400 pies fue derrumbada en Crawford Generating Station, en la calle 36th y Pulaski. Capturado en video, la nube de polvo cubrió casas, autos y patios. En ese momento, Lightfoot hizo eco de la indignación de los residentes.

El procedimiento fue planificado, supervisado y ejecutado por varios departamentos de la Municipalidad, incluyendo el Departamento de Edificios y el Departamento de Salud Pública. Aunque los detalles completos del reporte de Ferguson aún no son públicos, el reporte apunta a personas de ambos departamentos e incluso sugiere un posible “despido” de un funcionario de salud pública no identificado.

La recomendación incluye “disciplina de dos funcionarios del Departamento de Edificios en acorde con la gravedad de sus violaciones” y “disciplina hasta e incluyendo el despido de un funcionario del Departamento de Salud Pública”, indicó el reporte trimestral del inspector general.

“Eso es exactamente lo que debió haber sucedido”, dijo Kim Wasserman, directora ejecutiva de la Organización de Justicia Ambiental de La Villita (LVEJO, por sus siglas en inglés), que ha criticado la supervisión y respuesta de la Municipalidad al incidente. El Departamento de “Edificios y [el departamento de salud] aprobaron esto”.

Dos meses después de la implosión, la comisionada de edificios Judy Frydland anunció que dejaría el puesto, citando el deseo de pasar tiempo con la familia.

Citando “asuntos de personal”, un portavoz de la Municipalidad se negó a comentar. La Municipalidad debe proporcionar al inspector general una respuesta por escrito dentro de los 30 días, aunque los funcionarios de Lightfoot pueden solicitar una extensión.

Wasserman criticó la falta de transparencia en el Ayuntamiento más de un año y medio después del evento y dijo que los funcionarios ignoraron las repetidas súplicas de la comunidad para posponer la demolición en ese momento.

La planta de Crawford fue demolida a lo largo de 2020 para dar paso a un nuevo desarrollo de una bodega para Hilco Redevelopment Partners, que ahora alquila el edificio a Target. El incidente de la chimenea provocó un cambio en la forma en que la Municipalidad aprueba las demoliciones por implosión e Hilco recibió múltiples citaciones.

El desarrollo continúa siendo una fuente importante de preocupación y enojo en la comunidad de La Villita. Después de luchar durante años para que se cerrara la planta de carbón de Crawford, lo cual ocurrió en 2012, los activistas comunitarios dijeron que se les prometió que serían incluidos en las discusiones de planificación de la Municipalidad sobre lo que la reemplazaría. Una bodega que atrae a cientos de camiones de combustible diesel al vecindario no era lo que la mayoría de la comunidad deseaba, dijeron Wasserman y otros.

A fines del año pasado, Hilco y un par de contratistas acordaron pagar $370,000 para resolver una demanda presentada por el estado por violaciones de contaminación de aire relacionadas con la demolición de la chimenea. Los defensores de la comunidad han calificado la cantidad y la multa como decepcionantes.

Los reportajes de Brett Chase sobre el medio ambiente y la salud pública son posibles gracias a una subvención del Chicago Community Trust.