clock menu more-arrow no yes

Filed under:

Carta al editor: Se debería vacunar a los niños que están bajo custodia del estado y al personal

Ninguna de estas órdenes ejecutivas se aplica a hogares grupales y colocaciones residenciales para niños abusados ​​y abandonados.

The Illinois Department of Children and Family Services
DCFS.
Ashlee Rezin/Sun-Times

Read in English

Felicitaciones al gobernador J.B. Pritzker por su orden ejecutiva, firmada el viernes, que requiere las vacunas contra el COVID-19 o pruebas semanales para el personal en las guarderías de niños estatales.

En un comunicado, Pritzker señaló correctamente que muchos de los niños atendidos en las guarderías no son elegibles para la vacuna. Incluso si la autorización de emergencia para los niños llega pronto, pasará algún tiempo antes de que una cantidad significativa de niños estén completamente vacunados.

Esta orden ejecutiva sigue su orden ejecutiva de agosto que requiere vacunas o pruebas regulares para los empleados estatales que trabajan en instalaciones de cuidado administradas por el estado, como prisiones y hogares de veteranos, y exige máscaras para todas las instalaciones de cuidado a largo plazo, públicas y privadas, como hogares de ancianos.

Desafortunadamente, ninguna de estas órdenes ejecutivas se aplica a hogares grupales y colocaciones residenciales para niños abusados ​​y abandonados bajo el cuidado del Departamento de Servicios para Niños y Familias de Illinois (DCFS, por sus siglas en inglés).

Esto se debe a que, aunque estas ubicaciones tienen licencia de DCFS, son operadas por agencias privadas, no por el estado, y no se consideran centros de atención a largo plazo.

La omisión de estos centros para los niños de DCFS del mandato es preocupante. Al igual que los niños atendidos en las guarderías, muchos de los niños que viven en ubicaciones congregadas de DCFS son menores de 12 años y aún no pueden vacunarse. También son algunos de los niños más vulnerables del estado, muchos de los cuales tienen necesidades médicas especiales.

Quizás lo más preocupante es que su omisión envía el mensaje de que los niños en custodia del estado no son una prioridad para la protección contra el COVID-19, como otros que reciben atención en entornos congregados, incluyendo los prisioneros.

Solucionemos esta limitación de inmediato y solicitemos que el personal de las ubicaciones de DCFS, y los niños elegibles, sean vacunados.

Charles P. Golbert, guardian público del Condado de Cook