clock menu more-arrow no yes

Filed under:

Recuerdan a maestra que murió de COVID con una designación de calle honoraria

Olga Quiroga fue una de las primeras maestras de CPS que se sabe que murieron a causa de la enfermedad.

Family of Olga L. Quiroga holding the honorary street sign, her daughters Giovanna Quiroga (left), Genesis Quiroga (right), and the late teacher’s husband, Juan G. Quiroga.
Las hijas y el esposo de Olga L. Quiroga, Giovanna (izquierda), Juan y Genesis Quiroga, en la Escuela Primaria Funston para la inauguración de la calle en honor a la maestra de CPS con 30 años de experiencia, quien murió el año pasado de COVID-19.
Brian Rich/Sun-Times

Read in English

La maestra de CPS, Olga Quiroga, siempre será recordada por su dedicación a sus alumnos.

Pero para Quiroga, quien ayudó a los estudiantes latinos a aprender inglés y prosperar, eran más que simples estudiantes.

“Ella siempre decía que sus alumnos eran sus hijos”, dijo el jueves su hija, Giovanna Quiroga, recordando cómo las cenas familiares a veces eran interrumpidas por llamadas de estudiantes que buscaban ayuda. “Como hija, a veces pensaba: ‘¡Esos no son tus hijos, yo soy tu hija!’”.

Familia, estudiantes y maestros se reunieron el jueves afuera de la Escuela Primaria Funston, donde Quiroga enseñó por última vez, trabajando con estudiantes de tercer y quinto grado.

Una parte de la avenida Central Park, desde las avenidas Armitage hasta Dickens, recibió una designación de calle honoraria: “Olga L. Quiroga Way”.

Olga Quiroga “really had a gift and a drive to reach all the kids that thought they didn’t have a place,” said Lois LaGalle, a former coworker. “They believed her when she said, ‘You’re important and you’re worthy and you can do it.’
Olga Quiroga | Cortesía

Quiroga se veía a sí misma como alguien que podía hacer una diferencia en la comunidad latina, dijeron amigos y familiares. Ella les daba su número de teléfono personal a los estudiantes y padres, y les decía que la llamaran a cualquier hora.

“Ella cambió muchas vidas”, dijo Lois LaGalle, una maestra jubilada de CPS que enseñó junto a Quiroga durante más de una década.

Quiroga falleció en octubre de 2020 por COVID-19, un día después de cumplir 58 años. Trabajó como maestra de CPS durante más de 30 años y fue una de las primeras maestras de CPS que se sabe que murieron a causa de la enfermedad.

Estudiantes, maestros y amigos gritaron “¡Olga Vive!” cuando se dio a conocer el nuevo letrero.

“Ella realmente tenía un don y un impulso para llegar a todos los niños que pensaban que no tenían un lugar”, dijo LaGalle. “Ellos le creían cuando les decía: ‘Eres importante y eres digno y puedes hacerlo’”.

Olga Quiroga y su esposo, Juan, se mudaron a los Estados Unidos de Tamaulipas, México, en 1985. Limpiaba casas por $50 por semana mientras asistía a la escuela nocturna, obtuvo su GED y luego se graduó de la Chicago State University.

“Quería que sus hijos, sus estudiantes, supieran que todo es posible mientras te lo propongas”, dijo Génesis Quiroga, la hija de Olga.

“Ella estaba dispuesta a ir frente a estos estudiantes y hacerles saber: ‘Esta es mi historia. Quiero ayudarte a construir tu propia historia’”.

Uno de los estudiantes de Quiroga, Derriet, estudiante de octavo grado en Funston, recordó el jueves cómo Quiroga era más que una maestra para ella.

Una vez, dijo, hubo una ceremonia de premios para estudiantes de alto rendimiento y se invitó a los padres. Cuando Derriet se enteró de que su madre no podía asistir, Quiroga la consoló.

“Ella me dijo que no me preocupara”, dijo Derriet entre lágrimas, “y que ese día ella sería mi mamá y yo su hija”.