clock menu more-arrow no yes

Filed under:

Al menos 12 personas fueron baleadas en una fiesta de Halloween en Joliet

Dos personas de 22 años murieron y al menos otras 10 resultaron heridas cuando se produjeron disparos en una fiesta de Halloween en el Condado de Will el domingo en la madrugada.

Jonathan Ceballos y Holly Mathews
Twitter

Read in English

Más de 12 personas resultaron heridas, dos de ellas fatalmente, en un tiroteo ocurrido la madrugada del domingo en una fiesta de Halloween en el Condado de Will, según las autoridades.

Las dos víctimas que murieron eran residentes de Joliet: Holly Mathews y Jonathan Ceballos, según la oficina del forense del Condado de Will. Las autopsias realizadas el lunes determinaron que cada uno de ellos murió de una sola herida de bala.

El tiroteo se produjo alrededor de las 12:40 a.m. cerca de una cabina de DJ que estaba instalada en el patio trasero de una casa en el bloque 1000 de East Jackson Street en la Municipalidad de Joliet, según un comunicado de la oficina del sheriff del Condado de Will.

Los testigos le dijeron a los detectives que dos hombres armados abrieron fuego “desde una posición elevada en un porche mirando hacia abajo a la multitud” de más de 200 personas.

Un sargento que estaba patrullando la zona escuchó hasta 12 disparos cerca de las calles Jackson y Walnut y fue a investigar, dijo la oficina del sheriff. El sargento vio entonces a más de 100 personas corriendo hacia el este en Jackson, y se dirigió a la escena

Los agentes de policía encontraron a más de una docena de personas con heridas de bala en el patio trasero y en las residencias cercanas, dijo la oficina del sheriff. Mientras las autoridades investigaban, se escucharon más disparos en la zona.

Dos de las víctimas murieron de sus heridas, mientras que otras cuatro sufrieron lesiones que se cree que ponen en peligro su vida, dijo la oficina del sheriff.

Los fallecidos no habían sido identificados el domingo por la noche porque sus familias aún no habían sido notificadas.

La noticia de la fiesta de Halloween se había difundido en las redes sociales, atrayendo a una multitud mayor de la que esperaban los organizadores, según Elizabeth Arias, una vecina que dijo que era pariente de las personas que organizaron la fiesta.

Varios vecinos supieron que algo no estaba bien cuando vieron coches estacionados en ambos lados de la calle en lo que suele ser un barrio tranquilo. Al menos tres personas dijeron que habían llamado a la policía para denunciar que la música estaba alta y pedir que se controlara a la gente. Los organizadores de la fiesta también llamaron a la policía, según Arias, quien habló con ellos a primera hora del día.

La policía llegó, pero “sólo los estaban esperando a que se fueran”, dijo Arias.

“Esto pudo haberse evitado”, dijo Arias, cuyo hijo y sobrina estaban en el evento.

El hijo de Arias le dijo que los organizadores habían apagado la música y le habían dicho a la gente que la policía estaba en camino en un intento de que la gente se fuera. Pero eso no ocurrió.

Otra mujer que vive cerca de la casa dijo que escuchó los disparos cuando estaba acostada. Cuando fue a su porche vio una escena caótica de una estampida de jóvenes corriendo, dejando atrás vasos rojos y latas de cerveza aplastados.

”Era una locura, los jóvenes corrían por todas partes gritando. Pero la policía estaba aquí, ellos estaban al tanto”, dijo la mujer.

Arias y su vecina recibieron a algunos de los agitados asistentes de la fiesta que buscaban refugio.

“Se oían más disparos”, dijo Arias. La gente corría por una zona boscosa cercana a la casa, utilizando las linternas de sus teléfonos móviles para ver por dónde iban. Algunos incluso saltaron una cerca. “Daba tanto miedo... Era algo sacado de las películas”.

Arias dijo que nunca había visto algo como lo que ocurrió el domingo por la mañana.

“Por eso me niego a mudarme, porque es muy tranquilo aquí”, dijo.

Otra mujer dijo que se había mudado a la zona hace tres años desde el lado oeste de Chicago para alejarse de la violencia armada.

“Es la primera vez” que ocurre algo así, dijo. “Esto es una locura”.

Uno de los presuntos tiradores fue descrito como un varón hispano con vello facial y de estatura media que fue visto vistiendo una sudadera roja con capucha, una gorra de beisbol y pantalones oscuros, dijo la oficina del sheriff.

El otro sospechoso, que llevaba un pasamontañas puesto, fue descrito como un hombre—posiblemente hispano o negro de piel clara—de estatura media, dijo la oficina del sheriff. Se le vio con una sudadera amarilla con capucha.

La oficina del sheriff está buscando más ayuda para identificar a los tiradores. Cualquier persona que tenga información, incluyendo fotos de teléfono móvil o vídeo de la fiesta, debe ponerse en contacto con el detective Danielle Strohm en (815) 727-8574 o dstrohm@willcosheriff.org.

Las personas que deseen permanecer en el anonimato pueden enviar una pista a la página web de la oficina del sheriff o ponerse en contacto con Will County Crime Stoppers al (800) 323-6734 o en su página web.