clock menu more-arrow no yes

Filed under:

Un estanque de residuos a orillas del lago pudo ser un parque, pero se planea expandirlo

El Departamento de Transporte de la ciudad dijo que después de estudiar varias ubicaciones, el sitio existente era “la opción más práctica”.

Se esperaba que este sitio a orillas del lago, utilizado como área de eliminación de materiales dragados del Río Calumet, se convirtiera en un parque a mediados de la década de los 90. El área contiene un estanque grande (visto en el centro de la foto) para la eliminación de sedimentos, incluido material tóxico. Un plan para expandir el vertedero retrasaría esa conversión al menos otros 20 años.
Brian Ernst/Sun-Times

Read in English

Durante casi 40 años, un gran estanque a lo largo de la costa del Lago Michigan en el lado sureste ha sido un vertedero de enormes volúmenes de materiales, una cantidad considerable de tóxicos, desde el fondo del Río Calumet.

Entre los metales y productos químicos dañinos extraídos por décadas: plomo, mercurio, arsénico, cianuro, cadmio y bifenilos policlorados (conocidos como PCB).

“Es algo bastante terrible”, dijo Stacy Meyers, asesora principal de la organización de conservación Openlands.

La instalación construida por el Cuerpo de Ingenieros del Ejército de Estados Unidos se planeó inicialmente como un sitio provisional para el sedimento del agua extraído de una zona industrial de Chicago para que los barcos comerciales pudieran navegar por el Río Calumet y el Puerto de Calumet dentro y fuera del Lago Michigan.

De hecho, muchos residentes creían que el área, que está inmediatamente al lado del Parque Calumet, se convertiría más tarde en un parque a mediados de la década de 1990. El terreno, que alguna vez se usó como vertedero de las antiguas acerías cercanas, en realidad es propiedad del Distrito de Parques de Chicago.

Sin embargo, el parque nunca se construyó. Y ahora, el Cuerpo del Ejército y la Ciudad de Chicago están avanzando un plan para expandir el sitio que retrasará su conversión a zonas verdes durante al menos otras dos décadas. Se espera que la agencia ambiental del gobernador J.B. Pritzker tome una determinación sobre la expansión el próximo año después de que el Cuerpo de Ejército presente un plan formal para la expansión de su operación.

“Es muy injusto para la comunidad”, dijo Marie Collins-Wright, una residente cercana durante más de tres décadas.

Es más, algunos grupos apuntan a estudios del gobierno que, según dicen, sugieren que la instalación puede estar contaminando peces y el lago. El Cuerpo de Ejército dice que su propio monitoreo y análisis muestra que el sitio está contenido y que el lago está seguro.

Los oponentes dicen que el cambio climático crea una amenaza a medida que las tormentas severas azotan la costa, creando erosión y potencialmente causando que material tóxico se derrame en el Lago Michigan, una fuente de agua potable y recreación para millones de habitantes.

“Hay gente nadando en la playa”, dijo Amalia NietoGomez, directora ejecutiva del grupo de defensa comunitaria Alliance of the Southeast, refiriéndose a Calumet Park Beach cerca de East 99th Street.

“Hay gente nadando en la playa”, dijo Amalia NietoGomez, directora ejecutiva del grupo de defensa comunitaria Alliance of the Southeast, refiriéndose a Calumet Park Beach cerca de East 99th Street.
Pat Nabong/Sun-Times

El Cuerpo de Ejército ha solicitado una extensión de un permiso estatal para operar en el sitio a orillas del lago del lado sureste y se anticipa que solicite otro permiso que le permitirá continuar almacenando materiales con una instalación expandida de 20 pies que se propone construir por arriba del estanque.

El grupo de NietoGomez está alineado con dos organizaciones conservacionistas, Openlands y Friends of the Parks, que quieren que el Cuerpo de Ejército y la Municipalidad reconsideren la expansión propuesta. También están pidiendo a la administración del gobernador J.B. Pritzker que considere una supervisión más estricta. El Centro de Políticas y Leyes Ambientales de Chicago representa a los grupos, aunque aún no se han tomado acciones legales.

La abogada de ELPC, Kiana Courtney, agregó: “Debería ser un parque, pero debería limpiarse y la gente no debería estar expuesta a” contaminantes.

Entre 1984 y 2018, el Cuerpo de Ejército almacenó 1.5 millones de yardas cúbicas de sedimento dragado en el sitio de 43 acres, que incluye el gran estanque. Una vez que se construye un sitio de contención expandido, se espera que funcione durante unos 20 años.

El Cuerpo de Ejército dice que tiene pocas opciones, y un plan propuesto anteriormente para abrir una segunda instalación cercana se encontró con muchas protestas de los residentes del área.

“La oposición para encontrar un nuevo sitio fue mucho, mucho mayor: la gente no quería una nueva instalación en su patio trasero”, dijo Michael Padilla, gerente de proyecto del Cuerpo de Ejército en la instalación.

En un comunicado, el Departamento de Transporte de la ciudad dijo que después de estudiar varias ubicaciones, el sitio existente era “la opción más práctica” y “estaba más alejado de las comunidades residenciales de la zona”.

Los funcionarios municipales y federales han dicho que el dragado es fundamental para las economías locales y de Illinois y debe realizarse de forma continua, especialmente a medida que los niveles de los lagos suben y bajan. El material dragado contiene polvo y escombros que caen al río de las operaciones industriales pesadas a lo largo del río. Colocar el material en un estanque está diseñado para filtrar y luego descargar agua limpia de regreso al río mientras el material dragado permanece contenido.

Algunos de los grupos de oposición han sugerido alternativas como reducir la contaminación que entra al río y llevar el material en barco a un vertedero real en algún lugar de Illinois o Indiana, aunque Padilla dijo que las alternativas no son factibles ni prácticas.

“Hemos respondido a estas preguntas muchas, muchas veces”, dijo Padilla.

Desde finales del siglo XIX hasta justo antes de que se construyera el sitio de contención, el material dragado se llevaba al centro del Lago Michigan y se tiraba ahí, una práctica que luego entró en conflicto con la Ley federal de agua limpia de 1972.

Joel Brammeier, director ejecutivo de Alliance for the Great Lakes, dijo que el proyecto se suma a la carga de una comunidad que ya está cerca de mucha industria pesada.

“Esta lucha se trata de mantener limpio el Lago Michigan y asegurarse de que todos en la región puedan disfrutar del Río Calumet y el Lago Michigan de una manera saludable”, dijo Brammeier.

Los reportajes de Brett Chase sobre el medio ambiente y la salud pública son posibles gracias a una subvención del Chicago Community Trust.