clock menu more-arrow no yes

Filed under:

La FDA autoriza las vacunas de refuerzo de COVID-19 para todos los adultos

Pfizer y Moderna anunciaron la decisión después de que al menos 10 estados empezaran a ofrecer los refuerzos a todos los adultos.

La enfermera licenciada Yokasta Castro inyecta una vacuna Moderna contra el COVID-19 con una jeringa en una clínica de vacunación masiva en Massachusetts.
Steven Senne/AP

Read in English

WASHINGTON — Los reguladores estadounidenses autorizaron el viernes las vacunas de refuerzo (booster) contra el COVID-19 a todos los adultos, ampliando la campaña del gobierno para reforzar la protección y adelantarse al aumento de los casos de coronavirus que pueden empeorar con las fiestas.

Pfizer y Moderna anunciaron la decisión de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) después de que al menos 10 estados empezaran a ofrecer refuerzos a todos los adultos. La medida simplifica lo que hasta ahora ha sido una lista confusa de quiénes son elegibles, al permitir que cualquier persona de 18 años o más elija el refuerzo seis meses después de su última dosis, independientemente de la vacuna que haya recibido primero.

Pero hay un paso más: Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) deben acordar la ampliación de los refuerzos de Pfizer y Moderna incluso a los adultos jóvenes sanos. Sus asesores científicos van a debatir más tarde el viernes.

Si el CDC está de acuerdo, decenas de millones de estadounidenses más podrían tener tres dosis de protección antes del nuevo año. Cualquiera que haya recibido la vacuna de una dosis de Johnson & Johnson ya puede recibir un refuerzo.

Las tres vacunas contra el COVID-19 utilizadas en los Estados Unidos siguen ofreciendo una fuerte protección contra la enfermedad grave, incluida la hospitalización y la muerte, pero la protección contra la infección puede disminuir con el tiempo. Anteriormente, el gobierno había autorizado refuerzos de la vacuna de Pfizer y BioNTech, así como de la vacuna similar Moderna, sólo para grupos vulnerables, como los estadounidenses de edad avanzada y las personas con problemas de salud crónicos.

La medida de ampliación se produce cuando los nuevos casos de COVID-19 han aumentado de forma constante en las dos últimas semanas, especialmente en los estados en los que el clima más frío hace que la gente se quede en casa.

Animados por estas preocupantes tendencias, algunos estados no han esperado a que los funcionarios federales actúen. Utah y Massachusetts han sido los últimos estados en anunciar la apertura de la vacunación de refuerzo a todos los adultos.

El objetivo original del gobierno de Biden era ofrecer refuerzos a todo el mundo. Pero en septiembre, un grupo de asesores de la FDA votó abrumadoramente en contra de esa idea, basándose en la eficacia continuada de las vacunas en la mayoría de los grupos de edad. En su lugar, aprobaron una dosis extra de Pfizer sólo para los más vulnerables.

Desde entonces, los funcionarios de la administración, incluido el Dr. Anthony Fauci, han seguido defendiendo el uso de refuerzos de forma más generalizada, señalando que incluso las infecciones más leves en personas más jóvenes pueden causar un “largo COVID” y otras complicaciones.

“No conozco ninguna otra vacuna en la que sólo nos preocupemos por mantener a la gente fuera del hospital”, dijo Fauci en una reunión informativa el miércoles.

La semana pasada, Pfizer y su socio alemán BioNTech presentaron nuevos datos para argumentar que unos refuerzos más amplios podrían ayudar a reducir las infecciones en un periodo crítico.

“En la situación actual, no tenemos ninguna posibilidad de controlar la pandemia si no proporcionamos refuerzos a todo el mundo”, dijo el director general de BioNTech, Ugur Sahin, a los periodistas durante una visita a Washington la semana pasada.

Las empresas estudiaron a 10,000 adultos de todas las edades y descubrieron que un refuerzo restablecía la protección contra las infecciones sintomáticas por cerca del 95%, incluso cuando la variante Delta extra-contagiosa estaba aumentando. Es demasiado pronto para saber si ese alto nivel de protección durará más tiempo después de una tercera inyección que después de la segunda, algo que Sahin dijo que las empresas seguirán cuidadosamente.

En apoyo de estas pruebas, el Reino Unido ha publicado esta semana datos que demuestran el mismo aumento de protección una vez que se empezaron a ofrecer refuerzos a los adultos de mediana y avanzada edad. Israel ha atribuido a los refuerzos generalizados el mérito de haber contribuido a rechazar otra oleada del virus en ese país.

Más de 195 millones de estadounidenses están totalmente vacunados, lo que se define como haber recibido dos dosis de las vacunas Pfizer o Moderna o la vacuna Johnson & Johnson de dosis única. Más de 30 millones ya han recibido un refuerzo.

Antes de la ampliación, las personas que recibían las vacunas Pfizer o Moderna podían recibir una tercera dosis si eran ancianos o corrían un alto riesgo de contraer la COVID-19 debido a problemas de salud o a sus trabajos o condiciones de vida. Dado que una sola inyección de J&J no ha demostrado ser tan eficaz como sus competidoras de dos dosis, cualquier receptor de J&J puede recibir un refuerzo al menos dos meses después.

Pero las personas que no cumplen los criterios suelen recibir una dosis adicional porque muchos centros de vacunación no comprueban los requisitos.

La FDA determinó anteriormente que las personas que reciben un refuerzo pueden recibir una marca diferente de la vacuna que recibieron inicialmente.

A algunos expertos les preocupa que toda la atención prestada a los refuerzos pueda perjudicar los esfuerzos por llegar a los 60 millones de estadounidenses que cumplen con los requisitos para ser vacunados pero que no se han vacunado. También existe una creciente preocupación por el hecho de que los países ricos estén ofreciendo refuerzos generalizados cuando los países pobres no han podido vacunar más que a una pequeña fracción de su población.

“En cuanto a la prioridad número 1 para reducir la transmisión en este país y en todo el mundo, sigue siendo conseguir que la gente reciba su primera serie de vacunas”, dijo el Dr. David Dowdy de la Escuela de Salud Pública Bloomberg de Johns Hopkins.