clock menu more-arrow no yes

Filed under:

Editorial: Los padres merecen saber la historia completa del presunto abuso sexual en la escuela Marine Academy

Cuando se trata de proteger a los niños de los depredadores, no hay lugar para nada más que una transparencia total.

The Marine Leadership Academy is at 1920 N Hamlin Ave.
La Marine Leadership Academy en el 1920 N. Hamlin Ave.
Brian Rich/Sun-Times

Read in English

No pasó mucho tiempo para descubrir que los funcionarios de las Escuelas Públicas de Chicago (CPS, por sus siglas en inglés) aparentemente sabían mucho más de lo que inicialmente se le dijo al público sobre el escándalo de abuso sexual en una escuela secundaria del lado noroeste.

El viernes pasado, el director ejecutivo de CPS, Pedro Martínez, anunció que el inspector general del distrito había fundamentado acusaciones de conducta sexual inapropiada y encubrimiento en contra de 13 adultos en Marine Leadership Academy. Diez de ellos han sido despedidos.

No podemos decirlo mejor que el propio Martínez: “El comportamiento descubierto por esta investigación representa una asombrosa traición a la confianza y una gran falta de juicio y carácter por parte de demasiadas personas”.

Pero después de los últimos reportajes de Sarah Karp de WBEZ y Nader Issa del Sun-Times, tenemos más preguntas: ¿Quién, en los niveles más altos de CPS, conocía los detalles sobre las acusaciones poco después de que surgieron por primera vez en 2019? Y lo más importante, ¿qué hicieron al respecto en los dos años siguientes?

No hace falta decir que los padres y el público merecen la historia completa sobre las acusaciones de abuso sexual de los estudiantes.

Sin embargo, los abogados y líderes de CPS tenían conocimiento durante mucho tiempo de una investigación sobre conducta sexual inapropiada y no lo reportaron, a pesar de decir lo contrario, según los periodistas.

Erin Galfer, la directora de Marine Leadership desde 2015, incluso fue promovida solo unos meses antes de estar entre las personas despedidas por presuntamente no reportar la mala conducta. Galfer ahora está peleando su despido y dice que fue el liderazgo de CPS, no ella, quien ignoró los reportes de abuso.

Mientras tanto, el inspector general (IG) Will Fletcher dijo que su oficina alertó a CPS en abril de 2019 sobre tres acusaciones y nombró al director como uno de los acusados ​​de no reportar algunas de las situaciones. El IG dijo que constantemente actualizaba a CPS sobre la investigación a medida que se desarrollaba.

Entonces, ¿qué sucedió exactamente entre abril de 2019 y ahora?

Descubrirlo es solo el primer paso, seguido de reformas más estrictas, si es necesario, más allá de las que CPS instituyó en 2019 después de que una investigación del Chicago Tribune descubriera un mal manejo generalizado de los casos de abuso sexual.

Martínez, quien es nuevo en CPS y no podía conocer los detalles antes de ser informado a fines de octubre, ya ha tomado medidas agresivas. El personal que no denuncie cualquier abuso —no solo los actores— será removido de sus trabajos. También planea presionar a los legisladores de Illinois para que ilegalicen que los empleados escolares tengan relaciones sexuales con estudiantes, sin importar su edad.

El distrito ha agregado más personal a la oficina del IG, y eso debería ayudar a acelerar el ritmo de las investigaciones.

Cuando se trata de proteger a los niños de los depredadores, no hay lugar para nada más que una transparencia total que haga que los adultos rindan cuentas por completo.

Envíe sus cartas a letters@suntimes.com.