clock menu more-arrow no yes

Filed under:

CEO de McDonald’s critica a los padres de los niños asesinados, Jaslyn Adams y Adam Toledo, y una madre responde

Los grupos de justicia racial protestaron en la sede de McDonald’s el miércoles.

“Do you know what it’s like to lose a child, especially to gun violence?” asked Lanesha Walker, the mother of 7-year-old Jaslyn Adams, who was killed in the drive-thru of a Homan Square McDonald’s.
“Necesita reunirse conmigo. No quiero una carta o una llamada telefónica disculpándose. Necesita venir al barrio”, dijo la madre de Jaslyn. | Cortesía

Read in English

Lanesha Walker ha guardado su dolor en silencio por el descarado asesinato de su hija menor, Jaslyn Adams, de 7 años, en el drive-thru de un McDonald’s de Homan Square en abril.

Aunque muchos miembros de la familia han hablado sobre la tragedia —Jaslyn había estado en el automóvil con su padre— el enfoque de su madre ha sido seguir criando a las dos hermanas y el hermano de Jaslyn, de 11, 10 y 9 años, aún con su pérdida inimaginable. Pero decidió no callar más.

El director ejecutivo de McDonald’s, Chris Kempczinski, causó controversia con sus mensajes de texto a la alcaldesa Lori Lightfoot, y opinó que los padres de Jaslyn y Adam Toledo, el niño de 13 años asesinado por un oficial de policía de Chicago durante una persecución a pie, “les fallaron a esos niños”.

“A ambos, los padres les fallaron a esos niños, lo cual sé que es algo que no se puede decir. Aún más difícil de arreglar,” Kempczinski originalmente había escrito en un mensaje de texto a Lightfoot.

Pero aunque ha surgido una ola de críticas —desde la oficina de la alcaldesa, después de que los textos fueran revelados, hasta los grupos de justicia racial, que protestaron en la sede de McDonald’s el miércoles— nadie puede entender el dolor que los comentarios de Kempczinski le causaron a una madre.

Me cortaron como un cuchillo, dijo Walker.

“Soy una madre que está de luto. He estado llorando por mucho tiempo, y desde su lugar de poder, me insulta. ¡Cómo se atreve a juzgarme! ¿Cómo se atreve a decir que le fallé a mi hija? Yo no estaba ahí en el momento que mataron a mi hija. Yo no sabía que ella estaba en su McDonald’s con su padre en ese momento. Me debe una disculpa”, dijo Walker, de 29 años.

“Realmente no he hablado porque no es solo otro niño asesinado en Chicago. Esta es mi hija, mi hija que vivía conmigo las 24 horas del día, los 7 días de la semana. Sr. ejecutivo, no tiene idea de lo que es vivir en los lados sur y oeste, en las trincheras, donde se vuelve realmente una lucha para sobrevivir, solo para proteger a tus hijos. Usted viene de privilegio. No puede decir nada de mi situación”.

Kempczinski ya había tratado de corregirse ante las críticas nacionales, admitiendo en una carta a los empleados de la cadena que sus mensajes de texto del 19 de abril, enviados un día después del asesinato de Jaslyn, “carecían de empatía y compasión”.

Adam fue asesinado tres semanas antes, el 29 de marzo.

Lightfoot, quien había ignorado el comentario en su respuesta al mensaje de texto en ese momento, criticó esta semana al CEO. “Avergonzar a las víctimas no merece ser parte de esta conversación”, dijo la oficina de la alcaldesa. “Como dijo la alcaldesa anteriormente, las familias hacen todo lo que pueden —mamás, papás, abuelos— para amar y apoyar a sus hijos, y las tragedias aún pueden suceder”.

Contra el ajuste de cuentas racial que siguió al asesinato de George Floyd el 25 de mayo de 2020, un hombre negro, bajo las rodillas de un oficial de policía blanco en Minneapolis, los comentarios del director ejecutivo de McDonald’s llamaron la atención, y grupos como Chicago Alliance Against Racist and Political Repression; Chicago Fight for $15; Color of Change y Movement for Black Lives escribieron una carta abierta de indignación y exigiendo una reunión con los jefes de McDonald’s.

“Necesita reunirse conmigo. No quiero una carta o una llamada telefónica disculpándose. Necesita venir al barrio”, dijo Walker.

“Se equivoca al hacer tales comentarios sobre personas que gastan miles de dólares al año en su empresa. Mi hija comía McDonald’s casi dos veces por semana. Era su favorito. Así que estoy gastando todo este dinero con usted y no tiene respeto ni compasión.

“¿Sabe lo que es perder un hijo, especialmente a causa de la violencia armada?” ella preguntó. “Mi hija fue asesinada a tiros en uno de sus McDonald’s y, hasta el día de hoy, ¿alguien de su empresa se ha acercado, incluso solo para ofrecer sus condolencias? No. En cambio, me ataca”.

Una portavoz de McDonald’s no respondió de inmediato el jueves por la noche.

En su carta a sus empleados, Kempczinski escribió que estaba reaccionando como padre.

“Cuando escribí esto, estaba viendo las cosas a través de mi lente como padre y reaccioné visceralmente. Pero no me he puesto en el lugar de la familia de Adam o Jaslyn y de tantos otros que se enfrentan a una realidad muy diferente”, le dijo a su personal.

“No haberme tomado el tiempo para pensar en esto desde su punto de vista estuvo mal y careció de la empatía y la compasión que siento por estas familias. Esta es una lección que llevaré conmigo”.

El asesinato de Jaslyn estuvo relacionado con una pandilla, según la policía y la madre del padre. Tres hombres fueron acusados ​​del violento asesinato.

El policía que le disparó y mató a Toledo, quien estaba desarmado, no fue acusado en el caso.

“Él [me] ha llevado de regreso a ese lugar de duelo. Sé que soy una buena madre. Siempre he sido una buena madre. No hay nada que puedan decir que me haga pensar que no lo soy. No puse a mi hija en peligro. ¿Por qué no viene a Chicago y visita estas comunidades y ve cómo se desarrolla esta violencia, y que no la puede controlar?” dijo Walker.

“Señor CEO, no me conoce. No sabe nada de nosotros. Está por fuera mirando hacia adentro, desde su alto pedestal, juzgándonos. No conoce la situación real de nadie”.