clock menu more-arrow no yes

Filed under:

Estudiantes atacan a elotero de Belmont-Cragin para robarlo

La subdirectora de Speer confirmó que la escuela se enteró de que los atacantes eran estudiantes de la secundaria Prosser.

Gonzalo Garcia, stands near the scene where he was attacked by students while he was selling food, Tuesday, Dec. 7, 2021. Brenda Correa, 16, is helping Garcia by setting up a GoFundMe to help with costs related to his attack. | Tyler LaRiviere/Sun-Times
Vender comida en su carrito es la principal fuente de ingresos de Gonzalo García, pero después de lo que le sucedió la semana pasada, dijo que planea buscar otros trabajos o, por lo menos, vender en otro lugar.
Tyler LaRiviere/Sun-Times

Read in English

Gonzalo García estaba a punto de terminar su día de trabajo el 2 de diciembre, vendiendo elotes y otros alimentos de su carrito en la comunidad de Belmont-Cragin.

Se había acercado a la parada de autobuses al este de la estación de bomberos de Chicago en la cuadra 5200 al oeste de Grand Avenue para vender lo último antes de tomar un autobús a casa.

Alrededor de las 4:05 p.m., varios estudiantes que también esperaban un autobús lo atacaron, dijo García, de 58 años, quien vive en el área y es originario de Veracruz, México. Lo golpearon en la cara y el cuerpo a puños cerrado, y cuando García cayó al suelo y su sangre cubrió el pavimento, le robaron alrededor de $300 de su bolsillo, dijo García.

“No sé quiénes eran”, dijo García durante una entrevista el martes. “Me golpearon para que no pudiera perseguirlos”.

Lo llevaron en una ambulancia al Community First Medical Center y pasó horas recibiendo tratamiento por sus heridas. Un empleado del hospital solicitó que las facturas médicas de García estuvieran cubiertas por la Ley de Compensación para Víctimas del Crimen de Illinois.

Al día siguiente, las fotos y videos del ataque comenzaron a aparecer en las redes sociales de Brenda Correa. Aunque nunca había comprado algo en el puesto de García, Correa, de 16 años, pasaba junto a él casi a diario para llegar a su parada de autobús, dijo la estudiante de tercer año en ITW David Speer Academy, una escuela charter.

Incluso a partir de sus breves interacciones con García, Correa dijo que podía decir que él era “un ser humano increíble”.

Con el respaldo de su escuela, Correa recurrió a las redes sociales para localizar a García y recaudar dinero para cubrir lo que perdió en el ataque.

“Tengo mucha familia que vino desde abajo, que vino aquí de México, que vino aquí y se superó”, dijo Correa. “Puedo decir con solo mirarlo que él se quiere superar y llegar a ser alguien”.

Inicialmente, García no quería aceptar la ayuda de Correa, mostrando “lo desinteresado que es”, dijo Correa.

Pero después de hablar por teléfono y reunirse en persona en el mismo lugar donde García fue atacado, aceptó la misión de Correa de ayudarlo.

“Siento que ella es un ángel”, dijo García. “No sé cómo agradecerle lo que está haciendo por mí”.

Correa dijo que un par de sus amigos vieron el ataque, y recuerdan hasta tres o cuatro atacantes. Algunos estudiantes de Prosser Career Academy, una escuela pública de Chicago al cruzar la calle de Speer, dijeron que los atacantes eran compañeros de clase que asistían a esa escuela secundaria, dijo Correa.

Brenda Correa, 16, and Gonzalo Garcia speak into a camera Tuesday for a GoFundMe campaign near the scene where Garcia was attacked by students while he was selling food. Correa is helping Garcia by setting up a GoFundMe to help cover costs related to the attack.
Con el respaldo de su escuela, Brenda Correa recurrió a las redes sociales para localizar a García y recaudar dinero para cubrir lo que perdió en el ataque.
Tyler LaRiviere/Sun-Times

Cassandra Hannah, la subdirectora de Speer, confirmó que la escuela se enteró de que los atacantes eran estudiantes de Prosser.

La directora de Prosser, Sandra Shimon, no respondió a múltiples solicitudes de comentarios.

Al estar de regreso adonde fue golpeado, García dijo que estaba asustado y “no se sentía seguro”. Vender comida en su carrito es la principal fuente de ingresos, pero después de lo que le sucedió la semana pasada, dijo que planea buscar otros trabajos o, por lo menos, vender en otro lugar.

A sus atacantes, García les dijo que primero deberían pensar en las familias de las personas a las que atacan y “nunca volver a hacerlo”.

“No es bueno que los estudiantes actúen de esta manera”, dijo García. “Pero deseo que Dios los perdone porque yo también los perdono”.

La gente puede donar para apoyar a García en gofund.me/08f17355.