clock menu more-arrow no yes

Filed under:

Cae la asistencia en CPS, más estudiantes sacan malas calificaciones

Los estudiantes de primaria, en particular, están reprobando en más del doble de la tasa del año pasado.

Manifestantes del grupo Raise Your Hand for Illinois Public Education marchan por el Loop el miércoles 24 de febrero de 2021.
Anthony Vazquez/Sun-Times

Read in English

Mientras los estudiantes siguen pidiendo más flexibilidad y apoyo en el aprendizaje remoto, la directora de las Escuelas Públicas de Chicago, Janice Jackson, reiteró el miércoles su posición de que el distrito escolar no reduciría el tiempo frente a la pantalla, pero sugirió que los funcionarios están abiertos a revisar cómo se utiliza ese tiempo.

Nuevos datos publicados el miércoles muestran que las notas bajas están en aumento y la asistencia está bajando en CPS, siguiendo las líneas raciales y socioeconómicas.

La asistencia del distrito en lo que va de año ha bajado un 1.9% en comparación con el año pasado y los descensos más graves se han producido entre los estudiantes negros con un 4.5%, los latinos con un 1.4%, los estudiantes de educación especial con un 3.6%, y los estudiantes sin hogar seguro con un 6.7%, según muestran los registros del distrito.

Los niños blancos y asiático-americanos están asistiendo a tasas más altas que el año pasado.

Las escuelas secundarias han sufrido un descenso del 4.3% en la asistencia, frente al 0.9% de las escuelas primarias, y la asistencia a las escuelas concertadas ha caído un 6.3%, frente al 1.3% de las escuelas del distrito.

Las calificaciones, por otro lado, se inclinan hacia los extremos. Hay más notas buenas, pero también más notas bajas en lectura y matemáticas en todos los niveles de enseñanza y en todos los grupos raciales. Los estudiantes de primaria, en particular, están reprobando en más del doble de la tasa del año pasado. Quizás lo más preocupante para los funcionarios del distrito es el aumento significativo de las malas calificaciones otorgadas a los estudiantes negros y latinos.

Jackson dijo que la mejor manera de contrarrestar esas luchas es proporcionar a las familias una opción de aprendizaje en persona porque el aprendizaje remoto no está sirviendo bien a estos estudiantes. Los estudios demuestran que los padres negros y latinos son más propensos a ser trabajadores esenciales, lo que hace más difícil equilibrar sus trabajos con ayudar a sus hijos a aprender remotamente. Las disparidades en el acceso a la tecnología han perjudicado principalmente a las comunidades de color.

Los estudiantes “cansados de mirar las pantallas”

Aún así, muchas familias han dicho que no están listos para volver al aprendizaje en persona durante la pandemia, y que las Escuelas Públicas de Chicago está requiriendo demasiado tiempo de pantalla —que está drenando mentalmente a los estudiantes y matando su motivación— y dando innecesariamente notas malas a los estudiantes durante una pandemia.

Dayana Martínez, una estudiante de octavo grado en la escuela primaria Nathan Davis Elementary, dijo el miércoles en una manifestación en el centro de la ciudad encabezada por Raise Your Hand, un grupo de padres, que es “alarmante” que CPS esté reprobando estudiantes cuando ellos están tratando de enfrentar circunstancias fuera de su control.

”Tenemos luchas, pérdidas y preocupaciones en casa y en nuestra vida personal, ya que estamos tratando de comprender lo que está pasando en nuestra comunidad y ciudad”, dijo Martínez. ”Estamos cansados de mirar fijamente a las pantallas por horas al día. Estamos cansados de no tener acceso a alguien con quien hablar, como un consejero, todo mientras tratamos de equilibrar nuestras calificaciones con el miedo de reprobar y sentirnos inseguros de nuestro futuro”.

Leslie Maldonado, también en octavo grado en Nathan Davis Elementary, dijo que se queda más allá de la medianoche la mayoría de veces trabajando en la tarea, luego tiene que despertar temprano para la clase de la mañana siguiente.

”Es muy agotador no dormir lo suficiente, no tener tiempo por la mañana para comer o cuidarme”, dijo Maldonado. “CPS necesita entender que nuestra salud mental importa.

“Los estudiantes no están recibiendo el apoyo que necesitan. Es por eso que muchos de nosotros estamos reprobando las clases y sintiéndonos sin motivación. Necesitamos consejeros escolares en los que podamos confiar y que los estudiantes puedan acceder con los desafíos que enfrentamos”.

En la reunión virtual de la junta el miércoles, Jackson dijo que sus comentarios anteriores diciendo que el distrito ha hecho todo lo posible para mejorar el aprendizaje remoto han sido sacados de contexto.

Dijo que CPS ha invertido $75 millones en el aprendizaje remoto, pero hay recursos limitados y los funcionarios quieren priorizar la reapertura de las escuelas. Jackson reconoció, sin embargo, que “alguna versión del aprendizaje remoto estará con nosotros incluso entrando al próximo año escolar”, y dijo que el distrito tiene “la obligación de continuar mejorando el aprendizaje remoto”.

La asistencia en persona vuelve a caer

El distrito también reveló el miércoles que otros 7,000 estudiantes que originalmente indicaron que regresarían a los salones han optado desde entonces por volver a al aprendizaje remoto, mostraron los datos del distrito, además de los 10,000 que previamente habían optado por aprender remotamente.

En total, 60,700 estudiantes de preescolar a octavo grado y niños en programas de grupos de educación especial ahora deben presentarse dos días a la semana, lo que representa el 30% de los 205,000 estudiantes en esos grados y programas.