Grupos de salud exigen que Lightfoot deniegue el permiso de General Iron

Más de la mitad de los firmantes eran profesionales de la salud, según los organizadores.

SHARE Grupos de salud exigen que Lightfoot deniegue el permiso de General Iron
Protesters march in Logan Square.

Un manifestante el noviembre pasado para exigir a la alcaldesa de Chicago, Lori Lightfoot, que deniegue el permiso final que permitirá a un renombrado General Iron operar en el lado sureste.

Pat Nabong/Sun-Times

La Voz es la sección en español del Sun-Times, presentado por AARP Chicago. 

Read in English

Más de 70 grupos de salud, justicia social, planificación urbana y otros, junto con unos 500 individuos, enviaron una carta a la alcaldesa Lori Lightfoot pidiéndole que deniegue el permiso de funcionamiento de una instalación contaminante de trituración de metales en una zona que sufre la mala calidad del aire en el lado sureste.

La carta, fechada el lunes, fue firmada por una serie de grupos, entre los que se encuentran organizaciones como los Centros de Salud Esperanza y el Instituto de Salud Urbana Sinaí hasta el Consejo de Planificación Metropolitana. Más de la mitad de los firmantes eran profesionales de la salud, según los organizadores.

En la carta se afirma que permitir que General Iron, una fuente de contaminación, se traslade de Lincoln Park, una zona mayoritariamente blanca y adinerada, al lado sureste, de bajos ingresos y de mayoría negra y latina, es contrario a los objetivos declarados por la Administración Lightfoot en materia de equidad de la salud. La carta, dirigida también a la Comisionada de Salud Pública de Chicago, Allison Arwady, intenta presionar a los funcionarios de la ciudad en un asunto que ha suscitado un creciente interés, y también una huelga de hambre de protesta.

“Como trabajadores de la salud pública, la asistencia sanitaria y otros servicios sociales, esperamos que nuestro departamento de salud local cumpla con los compromisos de equidad de salud y justicia racial que ha estado haciendo durante años”, decía la carta.

En una conferencia de prensa relacionada, el martes, el Dr. Steven Rothschild, que firmó la carta y dirige la medicina de familia en el Rush Medical College, calificó el traslado de General Iron de “ejemplo de racismo ambiental”.

Dar luz verde a la empresa para que abra una trituradora de chatarra en la calle 116 Este, junto al Río Calumet, contradice la misión del departamento de salud de la ciudad de mitigar y reducir la contaminación del aire en el lado sureste, dijo Rothschild.

Tal operación “empeoraría la situación de la comunidad y causaría más enfermedades que médicos como yo van a ver”, dijo Rothschild.

En un comunicado, el departamento de salud de la ciudad dijo que “se toma en serio las preocupaciones planteadas por nuestros colegas de la salud pública”, y añadió que “todavía está en el proceso de evaluación de los materiales de solicitud de permiso de la empresa, junto con los muchos comentarios que hemos recibido de los miembros de la comunidad del lado sureste y otras partes interesadas.”

Los firmantes de la carta también dijeron que apoyan a quienes participaron en una reciente huelga de hambre en protesta por el permiso propuesto. Esa campaña terminó la semana pasada.

“Tenemos la intención de seguir avanzando esto”, dijo en la conferencia de prensa Breanna Bertachhi, una de las personas en huelga de hambre.

La ciudad también se enfrenta a dos denuncias de derechos civiles, una en un tribunal federal y la otra está llevando a cabo el Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano de Estados Unidos.

Los reportajes de Brett Chase sobre el medio ambiente y la salud pública son posibles gracias a una subvención de The Chicago Community Trust.

The Latest
Heat-related injuries and deaths have been top of mind for many Chicagoans as the city reached 100-degree temperatures for the second consecutive week.
So-called neonics add a much smaller amount of pesticides to the environment than widespread spraying, but they are absorbed by plants, which makes the entire plant deadly to some species.
The owners were bombarded with calls once news of the Bridgeport institution’s closure spread. “We know we are always busy, but the way they think about the food, and about everything is amazing,” co-owner Josie Rodriguez said.
Banning abortion is religious oppression.
The longtime West Side congressman is locked in a Democratic primary with community activist Kina Collins.