clock menu more-arrow no yes

Filed under:

Se reanudan los juicios con jurados en persona en la carcel del condado

Los posibles miembros del jurado solo serán excusados ​​si pueden presentar “dificultades extremas”.

The Leighton Criminal Courthouse.
La selección del jurado comenzó el lunes en el Tribunal Penal de Leighton por primera vez en un año.
Sun-Times file

Read in English

Los juicios con jurado se reanudaron en el Condado de Cook esta semana, más de un año después de que las cortes cerraran debido a la pandemia de coronavirus.

Con los pensamientos de COVID-19 todavía en la mente de muchas personas, los posibles miembros del jurado entraron en el Palacio de Justicia Penal de Leighton el lunes por la mañana con una mezcla de ansiedad y temor.

El mes pasado, la oficina del juez principal Timothy Evans anunció varias medidas nuevas y cambios leves en el proceso de selección del jurado en un intento por limitar la propagación del virus dentro de los juzgados.

Los posibles miembros del jurado solo serán excusados ​​si pueden presentar “dificultades extremas”, dijo la oficina del juez principal, aunque la edad límite para hacer el servicio de jurado se ha reducido de 70 a 65 años.

“¿Que si quería venir? No. ¿Pero tenía que venir? Sí ”, dijo Suzana Ristov, de 39 años, antes de entrar a la corte.

Cathy Kattner dijo que trajo mascarillas, desinfectantes para las manos y toallitas húmedas a la sala del tribunal “solo para mantenerme segura”.

“Estoy muy nerviosa de estar aquí”, dijo Kattner.

Algunos no se dieron cuenta de que estaban en el primer jurado desde marzo del 2020.

“Me sorprendió escuchar que aún no estaban abiertos. O sea, ha pasado mucho tiempo para que alguien que quiere un juicio con jurado pueda obtener uno”, dijo la potencial miembro del jurado Kathryn Huth.

Otros no sabían qué esperar.

“Siendo el primer día de regreso, no sé si están ansiosos para empezar o si van a tener algunas dificultades para reiniciar”, dijo Terry Fischer, de Streamwood, quien fue convocado.

El lunes, todos los que ingresaban al juzgado debían usar máscaras y tenían que tomarse la temperatura y responder preguntas de salud en la puerta. También había calcomanías en el suelo que pedían un adecuado distanciamiento social.

Cathy Kattner, maestra preescolar en la Escuela Preparatoria de San Benito, dijo que estaba preocupada por el coronavirus después de haber sido convocada al servicio de jurado.
Madeline Kenney/Chicago Sun-Times

Se enviaron seiscientas citaciones, 56 personas se presentaron como posibles miembros del jurado para el caso de robo residencial de 2019, que será el primer caso de seguimiento del jurado escuchado desde marzo pasado, dijo el portavoz del juez principal.

Antes de que comenzara el proceso de selección, el juez Arthur Hill dijo que todos los posibles miembros del jurado debían usar máscaras transparentes proporcionadas por el tribunal.

“Por lo que leí en el periódico, parecía que estaban preparados”, dijo un posible miembro del jurado, Bob Moore de Edgewater, quien recientemente recibió su primera dosis de la vacuna COVID-19. “Parece que están al tanto de todo... Creo que estamos en una parte de la pandemia [en la cual] me siento cómodo mientras estemos distanciados ahí”.

Con los miembros del jurado de pie al otro lado de la sala, Hill a veces tuvo problemas para escucharlos a través de la ventana de plástico y las máscaras y les pidió que alzaran la voz.

Cuando se les preguntó sobre los conflictos de horarios, varios plantearon problemas, incluido Huth, que cumplirá 66 años en mayo.

Huth le dijo a Hill que recibirá su cita para la vacuna COVID-19 el jueves.

“Espero que no me elijan porque entre los dos, escojo la vacuna”, dijo Huth antes de que comenzara la audiencia.