clock menu more-arrow no yes

Filed under:

Proponen créditos para familias con hijos, personas con ITIN

Las versiones federal y estatal del Crédito por Ingreso del Trabajo son créditos reembolsables que brindan a los contribuyentes un cheque.

Martha Crúz posa para un retrato fuera de su casa en Back of Yards, el martes 16 de marzo de 2021.
Anthony Vázquez/Sun-Times

Read in English

Si no fuera por el estatus migratorio, Martha Cruz y su familia de cinco probablemente serían elegibles para un crédito fiscal dirigido a familias trabajadoras que podría convertirse en un reembolso.

Pero Cruz, de 40 años, de Back of the Yards, no calificará para las versiones federales o estatales del Crédito por Ingreso del Trabajo porque ella y su esposo usan un Número de Identificación de Contribuyente Individual (ITIN, por sus siglas en inglés) cada quien cuando hacen sus impuestos. Son inmigrantes y no tienen seguro social.

Un esfuerzo por ampliar la elegibilidad del Crédito por Ingreso del Trabajo de Illinois pronto podría convertirse en realidad a través de dos proyectos de ley pendientes en la Asamblea General de Illinois.

La elegibilidad ampliada propuesta en la versión estatal del crédito incluiría a inmigrantes como Cruz que usan un ITIN para hacer sus impuestos, personas de 18 a 24 sin hijos y personas de 65 años o más sin dependientes que cumplan con los requisitos de ingresos.

Las propuestas también exigen la inclusión de cuidadores sin pago que tienen un dependiente calificado, como un niño menor de 6 años, un anciano o alguien con una discapacidad.

Las versiones federal y estatal del Crédito por Ingreso del Trabajo son créditos reembolsables que brindan a los contribuyentes un cheque. Algunas personas que califican para el crédito ganan tan poco que es posible que no tengan que pagar nada en sus impuestos, lo que resulta en un reembolso de todo el crédito, dijo Daniel Rahill, director gerente de estrategias patrimoniales en Wintrust Wealth Management, quien ha ayudado a las personas a solicitar el crédito mientras trabajaba como voluntario.

“Se puede ver su poder”, dijo Rahill. “Esto es algo realmente bueno para las familias. Las leyes de impuestos deberían usarse, por así decirlo, para el cambio social en ayudar a los menos afortunados, y este es un ejemplo de ello”.

Para el año fiscal 2020, el crédito federal varía entre $538, para quienes no tienen hijos, y $6,660, para quienes tienen tres o más hijos, según el IRS. Además de eso, los residentes de Illinois también califican para el crédito estatal, equivalente al 18% de su crédito federal.

La Ley del Plan de Rescate Estadounidense recientemente firmada redujo la edad de elegibilidad para el crédito federal a 19 años para el año fiscal 2021, dijo Rahill.

El esposo de Cruz gana entre $30,000 y $35,000 al año para ayudar a mantener a su familia, que incluye a tres hijos. El hijo mayor de la pareja tiene 19 años y ya no vive en casa. Cruz cree que un reembolso mayor podría ayudar a su familia a comprar un carro, pagar deudas o ahorrar.

“Quizás en el futuro tengamos la oportunidad de comprar una casa”, dijo Cruz. “Veremos, nuestro deseo es tener nuestra propia casa”.

Martha Crúz posa para un retrato fuera de su casa en Back of Yards, el martes 16 de marzo de 2021.
Anthony Vázquez/Sun-Times

Desde 1975, el Crédito por Ingreso del Trabajo (Earned Income Tax Credit) se ha centrado en las familias trabajadoras y se considera en gran medida un programa contra la pobreza, según el sitio web del IRS.

En Illinois, había 908,000 reclamos de Crédito por Ingreso del Trabajo hasta diciembre, según el IRS.

La alcaldesa Lori Lightfoot y la Contralora de Illinois Susana Mendoza anunciaron recientemente que este año brindarían alivio a las familias que reciben el crédito al no retener dinero de los reembolsos de impuestos para pagar multas de tránsito, multas de estacionamiento o sentencias judiciales.

El senador estatal Elgie Sims, demócrata por Chicago, está liderando la versión del Senado del proyecto de ley. Él ve la expansión como una herramienta para combatir la pobreza y la desigualdad.

El proyecto de ley se encuentra en las primeras etapas del proceso legislativo.

“Espero tener conversaciones sobre toda la propuesta y obtener sus comentarios y escuchar su perspectiva”, dijo Sims sobre los posibles oponentes. “Puedo decirles ahora mismo, no he escuchado nada más que respuestas positivas a la propuesta”.

Cruz, de Back of the Yards, dijo que su esposo contrajo COVID-19 en abril y no pudo trabajar durante aproximadamente un mes. Las horas de su marido se redujeron temporalmente en su trabajo de fabricación de metales. Y debido al estado migratorio, la familia también se ha quedado fuera de las tres rondas de ayuda federal por coronavirus.

“Especialmente en estos tiempos en los que vivimos, creo que muchas familias están pasando por momentos difíciles”, dijo Cruz.

Michelle García, organizadora comunitaria de inmigración y latinx para Access Living, dijo que el año pasado recibió llamadas de personas que navegaban para pagar sus medicamentos y facturas. A veces ha enviado algo de su propia comida a las familias. Access Living, una organización de defensa de las personas con discapacidades, se encuentra entre una coalición de grupos que presionan por los cambios de elegibilidad para el crédito fiscal.

Michelle García trabaja como organizadora de la comunidad de inmigrantes y latinos en Access Living.
Cortesía

García dijo que algunos inmigrantes con discapacidades ya están excluidos de programas como el Seguro Social.

El impulso de expansión exige un crédito mínimo de $600 para los cuidadores, como los que tienen dependientes con discapacidades.

“Ahora, con esta pandemia, realmente nos ha golpeado”, dijo García. “Tener esta elegibilidad para calificar para algo así como un crédito de $600, para ser puesto como dependiente o si usted es un contribuyente con ITIN, tener esa disponibilidad para tener algo a cambio, es de gran ayuda”.

Los reportajes de Elvia Malagón sobre justicia social y desigualdad de ingresos es posible gracias a una subvención del Chicago Community Trust.