clock menu more-arrow no yes

Filed under:

Caifanes realizará en Chicago su primer concierto en ‘la nueva normalidad’

La banda mexicana será la primera que realice un autoconcierto en el área Chicago.

Saúl Hernández, Alfonso André y Diego Herrera de Caifanes
Cortesía Olga Laris

Un año y dos meses. Cuando Caifanes se presente en Chicago los próximos 7 y 8 de mayo, ese será el tiempo exacto en el que no han pisado un escenario, luego de más de tres décadas de no parar, salvo su tiempo de separación y descansos.

En la “nueva normalidad” que representan los tiempos del COVID-19, la industria musical ha sido una de las más golpeadas, dejando a miles de personas sin trabajo o sustento.

La banda mexicana será la primera que realice un autoconcierto en el área de Chicago, en el SeatGeek Stadium —antes Toyota Park— en Bridgeview. En esta ocasión el grupo liderado por Saúl Hernández hará su ritual a modo de autoconcierto, o “drive-in”, algo muy distinto a sus rituales anteriores a la pandemia.

Sobre este evento, de la nueva “normalidad”, el golpe a la industria y el estado del rock, es que charlamos con Alfonso André.

G.O.: Estamos ante una nueva realidad. ¿Qué perspectiva tienen?

A.A.: [La pandemia] llegó y cambió todo de un momento a otro. Nosotros llevamos un año sin trabajar, sin estar arriba del escenario obviamente seguimos haciendo cosas dentro de la música, porque si no, ya nos hubiéramos vuelto locos. El hecho de no pisar el escenario es terrible. Hace poco tuve la oportunidad de hacer un concierto con gente, un proyecto aparte de Caifanes que es un homenaje a David Bowie. Estuvimos en La Paz, Baja California (México) porque ahí estaba el semáforo [epidemiológico] en naranja y se nos permitió hacerlo ya con gente en un teatro, obviamente al 30 por ciento de capacidad y con todas las medidas de seguridad pertinentes. El hecho de sentir otra vez el aplauso de la gente es indescriptible.

G.O.: Y estos dos conciertos que darán en Chicago, serán los primeros en su tipo.

A.A.: Será el primer concierto que vamos a poder hacer como Caifanes después de un año dos meses de no poder trabajar. Estamos con ganas de otra vez sentir eso, de sentir el calor de la gente, la energía, aunque sea en estas circunstancias del autoconcierto que igual, dentro de lo que cabe, está bien. Hay un espacio, se podrán bajar del automóvil, habrá un área donde puedan bailar, brincar con la gente con la que van, llevar su comida, bebidas. Está bastante bien, hay que adaptarse a la nueva realidad; es una buena oportunidad de poder regresar a sentir que es un concierto. Creo que todos lo extrañamos. Los músicos obviamente, el público también.

G.O.: La pregunta obvia, pero necesaria: ¿Por qué Chicago?

A.A.: Estuvimos a punto de hacer conciertos en México [el año pasado] pero se tuvieron que cancelar porque comenzaron a subir los contagios durante las fiestas ya que se ignoraron las medidas de seguridad y regresamos a semáforo rojo. Es responsabilidad de todos que podamos volver a una normalidad. En México, ya está la vacuna pero falta mucha población por vacunarse. En Estados Unidos van más rápido. Es tomárselo en serio y, durante los conciertos, seguir con la conciencia que tenemos que cuidarnos todos, seguir con el cubrebocas, mantener la distancia. Eso es muy importante para tener este tipo de eventos. Parece que en otros países ya se están haciendo conciertos masivos. Si lo hacemos conscientes que somos parte para que esto se solucione, van a mejorar las cosas y pronto. Esperemos que haya entendimiento [por parte del público] pensamos que las condiciones son las idóneas. Es un espacio grande al aire libre con todas las medidas para que nos cuidemos los unos a los otros. Todos tienen que poner de su parte, entre todos vamos a hacer que esto funcione y se puedan hacer cada vez más.

G.O.: Esta situación de la pandemia, replanteó no solo la vida, también las prioridades. En especial este caso la industria de la música es una de las más afectadas.

A.A.: El contacto humano es fundamental, sentir que estás vibrando con la gente. Siempre decimos que mucho del resultado de los conciertos de Caifanes no es lo que está pasando arriba del escenario sino el intercambio de energías que hay entre el público y el escenario. Obviamente eso no sucede en un concierto de streaming, que es como estar en ensayo sin sentir la energía. Para nosotros ha sido durísimo no sólo por el hecho de no tocar que es como no poder respirar, también para la economía y no solamente la nuestra, que nos estamos comiendo los ahorros para el retiro, sino que hablamos de mucha gente que trabaja alrededor. Es mucha la gente que tiene que ver en esta industria, que no tiene trabajo, muchos de ellos viven al día, como son los técnicos que arman y desarman el equipo, que nos atienden durante los conciertos ante cualquier eventualidad, toda esta gente está sufriendo muchísimo por la falta de trabajo. Sí es necesario inventar estas nuevas formas de reactivar la industria porque le está pegando a mucha gente, no solamente somos los que estamos arriba del escenario… A mí [el arte] es lo que me mantuvo cuerdo durante todo este encierro: estar haciendo música, ver en línea arte en todas sus manifestaciones. Este tiempo le puso su verdadero valor. Muchas veces al arte lo ven que lo hacen loquitos, es super necesario, en estos momentos de crisis se ve.

G.O.: Sin embargo, los momentos de crisis también fomentan la parte creativa. En tu caso, ¿cómo lo has adaptado?

A.A.: Encontrando otras maneras de trabajar con amigos en colaboraciones. Me puse a hacer versiones de canciones que me tocaron en mi camino por la música, cuando estaba empezando a apreciar la música y a hacerla. Por lo general, los músicos empiezan haciendo cóvers y se gradúan haciendo música propia; en mi caso, es al revés. En este momento me clavé a hacer ese trabajo de disectar y hacer una versión propia, que es un trabajo de mucha enseñanza, muy aleccionador. A través de estas secciones de canciones aprendes mucho de cómo está compuesta y cantada la composición. Es aprender de otros grandes músicos que estuvieron antes. En mi canal de YouTube hay varios covers que hemos subido.

G.O.: Desde antes de la pandemia, el rock en español ya vivía en crisis. ¿Cuál consideras es la situación actual?

A.A.: Esta situación nos ha pegado a todos en la industria. El rock en español no está de moda como en el “boom” de la década de los 80 y del que nos tocó ser parte con el movimiento de “Rock en tu idioma”, pero siempre hay gente haciendo cosas interesantes... bandas con un nivel de ejecución que ya hubiéramos querido en aquellos años, con otras ideas. La gente está en otra onda, no voy a criticar, pero prefiero el rock. Me parece [un género] más rico musicalmente, letrísticamente. La música actual, toda suena igual, va en detrimento... Pero sigue habiendo cosas padres y propuestas con una voz propia; eso es muy importante dentro del arte y no ser una copia de lo que está de moda. Hay que buscar cosas con más sustancia. Ya no hay carreras largas en la música, no se les da la oportunidad de crecer, de llegar a su cúspide como artista. Es el que sigue, y el que sigue. Eso es muy triste, no hay oportunidad que se desarrolle una carrera.

Los autoconciertos de Caifanes serán el 7 y 8 de mayo a las 7 p.m., en el SeatGeek Stadium, 7000 S. Harlem Ave, en Bridgeview. El precio de los pases para 4 personas en un auto, comienza desde $219.15 en collectivpresents.com.