clock menu more-arrow no yes

Filed under:

Adam Toledo es el Laquan McDonald de la comunidad latina

Los latinos están justo detrás de los afroamericanos entre las víctimas de tiroteos fatales de la policía.

Protesters march through Logan Square neighborhood during a rally last week to protest the killing of 13-year-old Adam Toledo by a Chicago Police officer on March 29th.
Manifestantes marchan por el barrio de Logan Square durante una protesta la semana pasada por el asesinato de Adam Toledo, de 13 años, a manos de un agente de policía de Chicago el 29 de marzo.
Ashlee Rezin García/Sun-Times

Read in English

Aquí estuvimos una vez a raíz de la publicación de un video del 24 de noviembre de 2015 que revelaba el asesinato del muchacho Laquan McDonald, de 17 años, a quien el oficial de la Policía de Chicago Jason Van Dyke, le disparó 16 veces.

Luego, fue la comunidad negra que condenó el racismo que plaga los sistemas policiales y gubernamentales que se supone que nutren a los jóvenes pero que con demasiada frecuencia les roba su potencial.

Después del asesinato de Adam Toledo, de 13 años, es la comunidad latina que reprocha que el racismo y los mismos sistemas arraigados colocaron en el extremo fatal del arma de un oficial de policía a otro joven de color desarmado.

Según los datos analizados por The Washington Post, los latinos están justo detrás de los afroamericanos entre las víctimas de tiroteos fatales de la policía, una tasa de 27 por millón frente a 36 por millón, respectivamente.

“Ya sean 16 tiros o solo uno, otra vida inocente es demasiado”, lamentó el representante de los Estados Unidos Jesús “Chuy” García, demócrata de Illinois, quien vive en La Villita donde el joven latino fue baleado en un callejón en la madrugada del 29 de marzo.

Las comunidades negras y latinas en los lados sur y oeste han luchado durante mucho tiempo con la desinversión, ya que los recursos se concentraron en el centro, sin recursos y apoyos comunitarios adecuados para mantener a los jóvenes en el camino, en la escuela y lejos de las pandillas.

Pero las comunidades latinas, además, pueden enfrentar desafíos de idioma y estatus migratorio para resolver problemas como el alto desempleo, la pobreza, el cuidado infantil, la vivienda asequible y las desigualdades raciales con el COVID-19.

Ambas comunidades, sin embargo, han estado sujetas al racismo el cual una investigación del Departamento de Justicia de los Estados Unidos encontró desenfrenado dentro del Departamento de Policía de Chicago después del asesinato de McDonald, sometiendo a los jóvenes a la vigilancia a través de un lente deshumanizado, dicen los líderes latinos.

“Adam estaba desarmado en sus últimos segundos de vida, contrario a las afirmaciones ahora retractadas por los líderes de la ciudad. Como tantos otros niños latinos y negros enfrentados por la policía, no se le concedió el beneficio de la duda que hemos visto que se les da a los sospechosos blancos”, dijo el congresista.

El representante de los Estados Unidos Jesús “Chuy” García, demócrata de Illinois, residente de La Villita, dijo que el tiroteo de Adam Toledo destaca “décadas de políticas que perpetúan el racismo sistémico, sancionan la brutalidad policial y le fallan a nuestra juventud”.

U.S. Rep. Jesus “Chuy” Garcia, D-Illinois, a Little Village resident, said the Adam Toledo shooting highlights “decades of policies that perpetuate systemic racism, sanction police brutality and fail our youth.”
El representante de los Estados Unidos Jesús “Chuy” García, demócrata de Illinois, y residente de La Villita, dijo que el tiroteo de Adam Toledo destaca “décadas de políticas que perpetúan el racismo sistémico, sancionan la brutalidad policial y le fallan a nuestra juventud”.
Foto de archivo Sun-Times

“Como padre, abuelo y miembro de la comunidad de La Villita. . . Siento pena, rabia y dolor. A pesar de los repetidos llamados a la rendición de cuentas de la policía y a la reforma sistémica, la policía sigue matando a jóvenes latinos y negros. Le fallamos a Adam”, dijo García.

“Necesitamos una mayor supervisión de la policía y responsabilidad policial, así como más fondos para la justicia rehabilitativa, las escuelas, la vivienda, el cuidado de la salud y los trabajos, para que los jóvenes tengan oportunidades de vivir y triunfar ”.

CPD aún está en proceso de cumplir los requisitos del histórico decreto de consentimiento de enero del 2019 que ahora rige reformas de gran alcance sobre la policía en la comunidad y su capacitación, el uso de la fuerza, la supervisión, y los esfuerzos de transparencia y rendición de cuentas.

Los líderes latinos que trabajan con los jóvenes y las familias están cansados ​​de las respuestas reflexivas que relacionan la tragedia con la capacitación de CPD, frente al llamado de la alcaldesa Lori Lightfoot para una nueva política de persecución a pie. Esos líderes dicen que tales respuestas trasladan la carga a los contribuyentes y no abordan el tema racial.

“Este es otro Laquan McDonald. Este niño tenía las manos en alto, ningún arma en ellas, contrario a la distorsión inicial de la verdad”, dijo Maricela García, directora ejecutiva de Gads Hill Center, una organización sin fines de lucro de Pilsen de más de 120 años que ofrece educación temprana y programas extracurriculares,servicios de salud mental y apoyo familiar integral a sus familias inmigrantes.

Maricela García reads to Yennya Segura’s daughter at Gads Hill Center in October 2019. Her organization is working to educate people about the 2020 census.
Maricela García, directora ejecutiva de Gads Hill Center, a la derecha, dijo que el tiroteo policial contra Adam Toledo, de 13 años, “se trata de la deshumanización de las personas de color, la incapacidad de vernos como seres humanos plenos”.
Archivo Manny Ramos/Sun-Times

“Esta tragedia se trata de la deshumanización de las personas de color, la incapacidad de vernos como seres humanos plenos. No podemos seguir volviendo a estrategias que no funcionan como más capacitación, más equipo, sin abordar el racismo institucionalizado”, dijo Maricela García.

“Es hora de dejar de culpar a la víctima. Reconocer que muchos de estos comportamientos son un grito de ayuda. Muchos de nuestros jóvenes se encuentran en circunstancias muy desafiantes que desvían su potencial. En lugar de tratar de resolver la violencia juvenil a través de medios punitivos, debemos comenzar a hacer inversiones en los vecindarios donde viven niños negros y latinos”.

La senadora estatal Cristina H. Pacione-Zayas estuvo de acuerdo. Ella señala que la investigación del Instituto Erikson que muestra que el número de niños menores de 5 años que viven en áreas de alto nivel de homicidios, con exposición a la violencia y el trauma, está aumentando.

Dañino para el desarrollo de los niños en los primeros cinco años críticos, tiene consecuencias duraderas para la salud mental, señaló Pacione-Zayas, ex copresidenta de la Agenda Puertorriqueña desde hace mucho tiempo. Miembro de la junta de la Junta de Educación del Estado de Illinois, fue vicepresidenta asociada de políticas en Erikson antes de ser elegida para representar al distrito 20 del lado noroeste.

“Siempre que veo a los jóvenes, no puedo evitar verlos como el bebé de alguien, lo que puede ayudar a suavizar la forma en que vemos las situaciones. Al ver ese video, pensé en su mamá. Cuando lo llevó en el útero, esta no fue su intención, que terminara de esta manera, no solo violentamente sino públicamente”, lamentó.

La senadora estatal Cristina H. Pacione-Zayas dice que la policía no ve a los jóvenes negros y latinos con las mismas sensibilidades que demuestran con los jóvenes blancos. Cortesía Instituto Erikson

Al igual que McDonald, Adam tenía una discapacidad de aprendizaje y un Plan de Educación Individualizado, señaló Pacione-Zayas, comparando su trato con el del adolescente blanco Kyle Rittenhouse, acusado de matar a dos personas en una protesta por el tiroteo policial de Jacob Blake en Kenosha, Wisconsin.

“Al pensar en desplegar recursos contra la violencia, la Municipalidad debe entender que tiene que ser desde una perspectiva holística. Reconozca el impacto en la salud mental de esa violencia y reasigne fondos para abordar las causas fundamentales. Es ilógico continuar mandando recursos en el departamento de policía cuando no estamos viendo resultados diferentes”.

Para el concejal Michael Rodríguez (22°), la tragedia reafirma la necesidad de quitarle al alcalde el poder sobre el liderazgo y las operaciones del CPD y dárselo a una comisión de supervisión liderada por civiles. Lightfoot se ha opuesto a una ordenanza de compromiso propuesta por la Alianza de Base para la Responsabilidad de la Policía (GAPA) y el Consejo de Responsabilidad Civil de la Policía (CPAC).

“Adam fue asesinado a cinco cuadras de mi oficina y vivía a tres cuadras de mi casa. Tenía las manos en alto, sin nada en las manos. No debería haberle disparado”, dijo Rodríguez.

“Estuve en su velorio el jueves y vi el dolor de esta familia. Ninguna madre merece que su hijo muera a los 13 años. Existe una cultura policial tóxica que no responsabiliza a los suyos, por lo que queda en manos de la comunidad el hacerlo. Es hora de que el Consejo Municipal tome medidas y apruebe esta innovadora ordenanza”.

Ald. Michael Rodriguez (22nd) speaks during a press conference at City Hall in the Loop, Tuesday morning, Feb. 23, 2021, where Chicago Mayor Lori Lightfoot signed the Welcoming City Ordinance. The ordinance offers more protection to undocumented immigrants and prevents the Chicago Police Department from working with Immigration and Customs Enforcement in some cases.
Para el concejal Michael Rodríguez (22°), el tiroteo policial de Adam Toledo reafirma la necesidad de quitarle poder a la alcaldesa y al Ayuntamiento sobre el liderazgo, las políticas y el presupuesto del CPD.
Pat Nabong/Sun-Times

“Necesitamos hacer mejor para identificar a nuestros jóvenes con mayor riesgo de convertirse en víctimas y perpetradores de violencia, y redoblar nuestros esfuerzos de alcance para prevenir esa violencia, apoyos para la salud mental y esfuerzos para mantener a los jóvenes participando en la escuela”.

Eso es parte de la misión de Latino Policy Forum, la única organización latina de política pública y de defensa de Illinois que crea caminos para hacer que la política del gobierno mejore los resultados educativos, la vivienda asequible, las reglas de inmigración y el liderazgo comunitario.

“Nuestros corazones están con la familia de Adam”, dijo Sylvia Fuente, presidenta y directora ejecutiva del Foro.

“Hablando con familiares y amigos sobre esto, lo que sigo pensando es que cualquier padre que haya tenido un hijo adolescente sabe que atraviesa etapas de rebelión. Hay algo mal en nuestra sociedad cuando vemos a un niño pequeño como Adam y le disparamos, en lugar de calmar las cosas.

“Realmente tenemos que tener una conversación más amplia para cambiar la conciencia social, incluso con la policía, para valorar verdaderamente las vidas de los negros y latinos y no siempre verlos como una amenaza. Ya es hora de abordar los problemas más importantes. Necesitamos recursos para envolver a cada niño en la ciudad de Chicago con servicios de apoyo y oportunidades para alcanzar su potencial”.

Sylvia Fuente is president/CEO of Latino Policy Forum, an advocacy group crafting pathways to move government policy toward improving education outcomes, affordable housing, immigration rules and community leadership.
“Hay algo mal en nuestra sociedad cuando vemos a un niño pequeño como Adam y le disparamos, en lugar de calmar las cosas”, dijo Sylvia Fuente, presidenta y directora ejecutiva del Latino Policy Forum.
Cortesía