clock menu more-arrow no yes

Filed under:

Luis Gutiérrez vuelve a Chicago preparado para su nuevo nieto, pero no para retirarse

Gutiérrez dijo que estar de nuevo en Chicago también le dará un acceso más fácil a los amigos del Congreso de Chicago y Milwaukee, cuyo apoyo será necesario para aprobar la Ley de Autodeterminación de Puerto Rico.

Former U.S. Rep. Luis Gutierrez discusses his plans at the Puerto Rican Cultural Center in the Humboldt Park neighborhood Wednesday.
El ex representante Luis Gutiérrez habla de sus planes en el Centro Cultural Puertorriqueño en el barrio de Humboldt Park el miércoles.
Mark Brown/Chicago Sun-Times

Read in English

El ex representante Luis Gutiérrez ha vuelto de Puerto Rico a una nueva casa, un nieto en camino y un nuevo proyecto que lo devuelve a sus raíces políticas.

El proyecto (puede que le sigan otros, insinúa) es hacer campaña para la aprobación de la Ley de Autodeterminación de Puerto Rico, un esfuerzo para frenar la presión de los demócratas del Congreso de convertir al territorio isleño de EE.UU. en el estado número 51, y creando en su lugar un proceso de convención que permita a los puertorriqueños decidir su propio futuro.

“Lo que me introdujo en la política fue la lucha por la independencia de Puerto Rico”, dijo Gutiérrez, un opositor a la estadidad que ha trabajado desde la escuela secundaria para hacer de su patria ancestral una nación soberana.

Su esfuerzo lo reúne con su mentor desde sus primeros días en el movimiento independentista local, José López, el director ejecutivo del Centro Cultural Puertorriqueño de Chicago.

Me reuní con Gutiérrez el miércoles en las oficinas del centro en la calle Division, con vistas del barrio de Humboldt Park, donde los habitantes de Chicago lo conocieron en 1986 durante su estridente primera campaña para concejal del distrito 26.

Recordarán que Gutiérrez dejó el Congreso después de ayudar a Jesús “Chuy” García a asegurar su escaño en 2018, pero tal vez no sepan que en abril del 2019 dejó Chicago después de ayudar a la candidatura fallida de su hija Jessica para concejal del distrito 30.

Gutiérrez había mantenido un hogar en Puerto Rico durante años, pero después de retirarse del Congreso, decidió convertirlo en su residencia permanente. Dijo que cambió su licencia de conducir y su registro de votar, y luego se puso felizmente los colores verde y blanco de su marginado Partido Independentista Puertorriqueño para votar en noviembre.

Pero la semana pasada Gutiérrez se mudó a una modesta casa en Norwood Park con planes de dividir su tiempo entre aquí y la isla.

With his wife Soraida, left, and daughter Jessica by his side, U.S. Rep. Luis Gutiérrez announces he will retire from Congress in 2017.
Con su esposa Soraida (izquierda) y su hija Jessica a su lado, el ex representante Luis Gutiérrez anuncia su retiro del Congreso en 2017.
Scott Olson/Getty Images

“¿Qué distrito es ese?” pregunté, porque nunca he conocido a un político de Chicago para quien eso no fuera una consideración a la hora de comprar una casa, pero Gutiérrez solo levantó las manos para indicar que no tenía ni idea.

Tomaré eso como una señal de que Gutiérrez tiene cosas más importantes que hacer estos días (pero conste que la casa está en el distrito 41).

Lo que es más importante, la nueva casa les da a Gutiérrez y a su esposa un mejor puesto para estar comprometidos con un individuo en particular durante los seis meses que él y su esposa planean pasar aquí cada año.

Se trata de los planes de su hija Jessica: el esperado nacimiento de un nuevo hijo que se llamará Luis David, o Luis II, como lo llama Gutiérrez, que no debe confundirse con el otro nieto de Gutiérrez, Luis Andrés, el hijo de su hija mayor, Omaira, que pronto irá a la universidad.

Luis Gutierrez celebrates on election night in 1986 with his wife Soraida and daughter Omaira
Luis Gutiérrez celebra la noche electoral de 1986 con su esposa Soraida y su hija Omaira.
Archivos del Chicago Sun-Times

Gutiérrez dijo que estar de nuevo en Chicago también le dará un acceso más fácil a los amigos del Congreso de Chicago y Milwaukee, cuyo apoyo será necesario para aprobar la Ley de Autodeterminación de Puerto Rico.

Esa legislación, presentada por las representantes Nydia Velázquez y Alexandria Ocasio-Cortez, ambas demócratas de Nueva York, junto con una legislación similar del senador Bob Menéndez, demócrata de Nueva Jersey, no defiende ningún resultado sobre la futura relación de Puerto Rico con Estados Unidos.

Pero la clara expectativa es que la convención propuesta—compuesta por representantes electos de los partidos de la estadidad y el Estado Libre Asociado de Puerto Rico y los “independentistas”—crearía una nueva oportunidad para aquellos que prefieren alguna forma de soberanía en lugar de la estadidad, que tiene su propio apoyo demócrata en el Congreso. En un referéndum no vinculante del año pasado, el 52% de los votantes puertorriqueños apoyaron la estadidad.

“Realmente creo que no necesitamos bloquear la estadidad porque la estadidad nunca ha conseguido la mayoría del pueblo de Puerto Rico en ninguna contienda electoral legítimamente patrocinada”, dijo Gutiérrez, desestimando el referéndum del año pasado.

El resultado deseado por Gutiérrez: “Me gusta pensar en un tratado de amistad y solidaridad entre el pueblo de Puerto Rico y el pueblo de los Estados Unidos, porque creo que hablar de que estamos totalmente separados en todos los aspectos no es algo realista”.

“La cuestión aquí es la soberanía. El Congreso de los Estados Unidos ya no podrá imponer o actuar sobre el pueblo de Puerto Rico unilateralmente. Se les devolverá la soberanía [a Puerto Rico]”.

Luis Gutierrez celebrates winning a runoff election in 1986 for the 26th Ward City Council seat.
Luis Gutiérrez celebra la victoria en la segunda vuelta de las elecciones de 1986 para el puesto de concejal del distrito 26.
Archivos del Chicago Sun-Times

Entre la defensa de Puerto Rico, Gutiérrez dice que buscará oportunidades empresariales no especificadas, pero dijo que no tiene intención de hacer ningún tipo de cabildeo “jamás”. Insinuó una nueva iniciativa sin ánimo de lucro relacionada con la reforma migratoria, el tema con el que más se le identifica, pero dijo que no está listo para anunciarlo.

El empuje de Gutiérrez por la independencia de Puerto Rico fue considerado en su día como radical y a lo largo de los años alimentó muchas de sus luchas territoriales en Chicago con otros políticos puertorriqueños.

Pero ahora es sólo un abuelo que quiere pasar más tiempo con Luis II, un abuelo que resulta estar siempre cerca del ojo de la tormenta.