clock menu more-arrow no yes

Filed under:

Soldados son acusados de traficar armas a Chicago de Tennessee

La investigación comenzó después de que un hombre murió y otros siete resultaron heridos en un tiroteo en el lado suroeste de Chicago.

A woman was shot to death Jan. 12, 2022, in Englewood. Archivo Sun-Times

Read in English

Una investigación luego de un tiroteo masivo en el lado suroeste de Chicago resultó en que tres soldados del ejército de los Estados Unidos fueran acusados ​​en una corte federal de suministrar “docenas” de armas de fuego en las calles de Chicago.

Los acusados, Demarcus Adams, de 21 años, Jarius Brunson, de 22, y Brandon Miller, también de 22, están todos estacionados en Fort Campbell en Clarksville, Tennessee. Los tres fueron arrestados el martes por cargos de conspiración y delitos relacionados con la presunta compra ilegal y transferencia de docenas de armas de fuego a las calles de Chicago, según la Oficina del Fiscal Federal en Nashville, Tennessee.

La investigación comenzó después de que un hombre murió y otros siete resultaron heridos cuando estallaron los disparos en una “fiesta espontánea” poco después de la medianoche del 26 de marzo en el vecindario de Wrightwood en el lado suroeste.

Se recuperaron varias armas de fuego de la escena y se rastrearon hasta los comerciantes de armas de fuego con licencia en el área de Clarksville, Tennessee. Según los fiscales federales de Tennessee, Adams, Brunson y Miller fueron los “compradores mayoritarios” de las armas.

Los tres le han comprado 91 armas de fuego a distribuidores con licencia federal en Tennessee y Kentucky desde septiembre del 2019, la mayoría en los últimos cinco meses, según la Oficina del Fiscal de Estados Unidos para el Distrito Medio de Tennessee. Una vez que se compraron las armas de fuego, Miller supuestamente se las proporcionó a personas en Chicago, según la Oficina del Fiscal de los Estados Unidos.

Se recuperaron 49 contenedores vacíos de armas de fuego durante una orden federal de allanamiento en la casa de Miller y Adams el 29 de abril. “Muchos” coincidían con armas de fuego recuperadas por el Departamento de Policía de Chicago en tiroteos y homicidios recientes, según los fiscales federales.

Cada soldado fue acusado de transferir un arma de fuego a un residente de otro estado, hacer declaraciones falsas durante la compra del arma, participar en el negocio sin una licencia de armas de fuego, fraude electrónico, lavado de dinero y conspiración para cometer delitos bajo el Título 18.

Si son declarados culpables, podrían enfrentar hasta 20 años de prisión.