clock menu more-arrow no yes

Filed under:

Treinta secundarias votan por eliminar al menos uno de sus policías

Este fue el segundo año consecutivo en que los Consejos Escolares Locales (LSC, por sus siglas en inglés) votaron sobre sus programas de policía escolar.

La Coalición Students Strike Back protesta para mantener a los oficiales de policía fuera de las escuelas, afuera de la reunión de la Junta de Educación de CPS el miércoles 26 de agosto del 2020.
James Foster/Para el Sun-Times

Read in English

Más de 30 secundarias de Chicago han votado para redirigir el dinero designado a policías uniformados a otros apoyos alternativos de salud mental y conducta.

Las medidas trasladan alrededor de $2 millones de la policía a los programas de justicia restaurativa, según un grupo involucrado en la planificación del distrito, con un total de 31 escuelas secundarias que eligieron remover al menos a uno de los dos oficiales que normalmente se encuentran dentro de sus edificios.

“Al cambiar la conversación hacia enfoques más holísticos de seguridad, creemos que los nuevos planes permitirán a las escuelas utilizar estrategias que sean más proactivas y de apoyo para mantener a nuestros estudiantes seguros”, dijo Jadine Chou, jefa de seguridad y protección de CPS, en una declaración.

Este fue el segundo año consecutivo en que los Consejos Escolares Locales (LSC, por sus siglas en inglés) votaron sobre sus programas de policía escolar, pero esta vez tenían otras opciones.

El año pasado, cuando 17 de 72 escuelas optaron por destituir a sus policías, esos recursos se volvieron a destinar a las operaciones centrales del distrito y no a otros programas para esas escuelas. Los miembros de los LSC en toda la ciudad dijeron que estaban frustrados de que el distrito les pidiera que eligieran entre oficiales de policía o nada.

La alcaldesa Lori Lightfoot y los funcionarios de las Escuelas Públicas de Chicago también fueron criticados por llevar la decisión a los LSC en primer lugar, en lugar de tomar una postura el verano pasado cuando las protestas por la justicia racial arrasaron el país.

La decisión fue tomada por las escuelas este año, pero el distrito se asoció con grupos comunitarios durante los últimos meses para ayudar a cada escuela a desarrollar su propio plan de seguridad alternativo para que el LSC eligiera.

Eso llevó a 24 escuelas a destituir a uno de sus oficiales y a siete escuelas a sacar a ambos en votaciones durante el último mes, a favor de nuevos puestos como decano de justicia restaurativa o coordinador de cultura. Otras 20 escuelas mantuvieron a ambos policías y dos votaciones aún están pendientes.

Después de esos votos LSC, al menos un oficial seguirá siendo asignado a casi 50 escuelas secundarias de CPS, la mayoría. Pero el número de policías en CPS ha caído de 146 a 74 en un lapso de dos años.

Muchos estudiantes de color han dicho durante mucho tiempo que se han sentido discrimandos por los oficiales de policía de las escuelas, dejándolos atemorizados e incómodos en lo que debería ser un entorno de aprendizaje seguro.

Juleny Santa Cruz, gerente de programas para jóvenes con el grupo Mikva Challenge, dijo que “la voz de los jóvenes fue una de las principales fuerzas impulsoras en este proceso y ha creado el precedente para una mayor toma de decisiones dirigida por los estudiantes en CPS.

“Este es un paso importante para centrar a toda la comunidad escolar, especialmente cuando la pandemia amplificó las luchas que las escuelas y los estudiantes ya enfrentaban”.