Tal como Chicago, el Condado de Cook requerirá mascarillas en lugares públicos

Algunos residentes de Chicago reaccionan al mandato.

SHARE Tal como Chicago, el Condado de Cook requerirá mascarillas en lugares públicos
MASKMANDATE_082121_11.JPG

Se ha ordenado a las empresas que coloquen anuncios del mandato.

Pat Nabong/Sun-Times

El mejor lugar para cobertura bilingüe de noticias y cultura latina en Chicago. | The place for bilingual coverage of Latino news and culture in Chicago.

Read in English

Tal como en Chicago, los funcionarios de salud del Condado de Cook anunciaron que todas las personas deberán usar una máscara en los interiores residenciales y lugares públicos, como restaurantes, cines, tiendas, gimnasios y transporte público. 

Se ha ordenado a las empresas que coloquen anuncios.

“No tenemos más remedio que exigir que las personas usen máscaras en el interior para ayudar a contener esta propagación del virus”, dijo en un comunicado la Dra. Rachel Rubin, codirectora y oficial médica principal del Departamento de Salud Pública del Condado de Cook.

Los mandatos de la ciudad y el condado, que se aplican a cualquier persona de 2 años o más, independientemente del estado de vacunación, se producen en medio de un aumento en la variante Delta y después de dos meses de relativa libertad tras el levantamiento de la mayoría de las restricciones de COVID-19 a nivel local.

“Es algo menor para evitar algo mucho más grande”, dijo Don Brogdon, de 61 años, cuando salía de una tienda de Mariano el viernes en Roscoe Village.

Hablando a través de una máscara adornada con unos perros, Mary Rhodes, de 78 años, dijo que recuperar el mandato fue lógico.

“La alcaldesa está haciendo lo correcto y espero que las empresas lo hagan cumplir”, dijo Rhodes, un recaudador de fondos jubilado del North Center cuyo hijo, un terapeuta en Chicago, recientemente tuvo un caso de COVID-19.

“Y es lo correcto para los niños”, dijo Rhodes, y señaló que tenía la edad suficiente para recordar la polio y cómo algunos niños tenían que ser sometidos a “pulmones de hierro”.

Alaina Davis, de 40 años, administradora de datos de un gran sistema hospitalario, dijo que odia las máscaras pero aprecia la necesidad de usar una.

“Estoy cansada de eso. Para mí recibir una inyección y estar completamente vacunado y pasar por los efectos secundarios y aún tener que usar una máscara, es un infierno, es realmente un infierno y es decepcionante ”, dijo Davis, quien vive en Maywood y estaba saliendo de un salón en Humboldt Park después de arreglarse el pelo.

“Pero pienso en los niños y los ancianos cuando se trata de usar una máscara”, dijo. “No quieres ver a nadie luchando por su vida con un ventilador”.

Eduardo Arocho, de 50 años, que ofrece recorridos a pie por el parque Humboldt, cree que el mandato de la máscara nunca debió haberse eliminado.

Se señaló a sí mismo como prueba de que funcionan. “No me he muerto... así que, hasta ahora todo bien”, dijo Arocho.

Edwin Torres, de 34 años, y su esposa, Emily Guerrero, de 30, no están de acuerdo con las máscaras, pero ambos las usarán.

“Creo que es algo bueno porque no se sabe quién está vacunado y quién no, por lo que sería mejor para nosotros volver a un mandato de máscara hasta que lo tengamos bajo control”, Torres, contratista general de Humboldt Park, dijo mientras paseaba a sus perros.

Para Guerrero, “Es demasiado tarde, la ciudad se abrió e hicimos demasiado para volver al mandato de las máscaras. Siento que no tiene sentido; lo que sea que vaya a pasar ya pasó”, dijo, refiriéndose a la propagación infecciosa.

Madelyn Amos, de 23 años, aplaudió el mandato de la máscara.

“Tuve COVID y fue horrible. Entonces, si puedo proteger a alguien de no tener esa experiencia, haría lo que sea necesario, además tengo tres amigos que han tenido casos fuertes”, dijo.

Peter Hong, de 51 años, un pastor de Logan Square que se dirigía al interior de Planet Fitness en Logan Square para levantar pesas, dijo que está “100% a favor” del mandato.

“Creo que es importante para nosotros velar por el bien común o nuestra necesidad colectiva como sociedad”, dijo.

Cornell Shepard, que trabaja como guardia de seguridad en un centro de convenciones y vive en Bronzeville, no cree que el COVID-19 sea tan peligroso como está siendo retratado y no cree en las máscaras, pero de todos modos usará una.

“Creo que es solo un simple resfriado”, dijo Shepard, que no está vacunado, mientras llenaba su auto en una gasolinera en 47th Street y Michigan Avenue.

“Los jóvenes no la necesitamos. Pero no tengo ningún problema en llevar una máscara, cumpliré el mandato. Pero no me gusta”.

The Latest
The critically acclaimed Chicago eatery helmed by Beverly Kim and Johhny Clark will be closing by the end of the month, but will re-emerge with a new concept at an undetermined future date.
Checkout lane at grocery store came to a halt as everyone waited for one customer to cover another’s shortfall.
Since returning from injury, Bedard has averaged 1.25 hits and 0.88 blocked shots per game, up from 0.64 hits and 0.33 blocked shots per game previously.
NFL
Kelce ends a career in which he became not only one of the great centers of his era who played a key role in the franchise’s lone Super Bowl championship but a beloved Philly personality and popular podcast host.
GM Ryan Poles believed they were close to a contract extension last week, but if they don’t have it done by Tuesday at 3 p.m., the Bears will have to use the franchise tag.