clock menu more-arrow no yes

Filed under:

Luego de huelgas en las plantas de Nabisco, programan juntas de negociación con el sindicato

Las quejas de los trabajadores han incluido propuestas de la compañía para reducir los beneficios de salud para los nuevos empleados.

Workers on strike at the Nabisco plant, 7300 S. Kedzie Ave., have cited bargaining issues that include health coverage and work schedules.
Un piquete de huelga fuera de la planta de Nabisco.
Tyler LaRiviere/Sun-Times

Read in English

Representantes de la empresa y el sindicato han programado sesiones de negociación en respuesta a la huelga de Nabisco, una señal de progreso en un amargo paro laboral que comenzó el mes pasado.

La huelga afectó las operaciones en seis ubicaciones de Estados Unidos, incluida la panadería en el 7300 S. Kedzie Ave.

Los equipos de negociación se reunirían el lunes y martes, dijeron ambas partes. Serán las primeras sesiones en persona desde julio, dijo Laurie Guzzinati, vocera de Mondelez International, propietaria de Nabisco. Las conversaciones siguen una nueva propuesta que hizo circular la empresa.

“Tenemos la esperanza de que haya algún movimiento”, dijo April Flowers-Lewis, delegada sindical que ha estado involucrada en piquetes en la planta en el lado suroeste. Aproximadamente 325 miembros del Local 1 del Sindicato Internacional de Trabajadores de Panadería, Confitería, Tabaco y Molineros de Grano trabajan en el sitio.

Flowers-Lewis dijo que la huelga detuvo la producción en la planta, cuyos productos incluyen Chips Ahoy, Wheat Thins, galletas de mantequilla de nuez y galletas de desayuno belVita. Ella dijo que el plan de la compañía para utilizar gerentes como trabajadores en la línea de producción fracasó.

Guzzinati lo negó, diciendo que la planta terminó recientemente una serie de Nutter Butters y belVitas. Reiteró el compromiso de la compañía de un “plan de contingencia sólido” para mantener sus productos dirigidos a los estantes de los supermercados. La huelga también involucra un centro de distribución de ventas en Addison con unos 20 trabajadores.

La huelga comenzó en Chicago el 19 de agosto, días después de que el sindicato de panaderos comenzara a hacer huelga en Portland, Oregon. Las quejas de los trabajadores han incluido propuestas de la compañía para reducir los beneficios de salud para los nuevos empleados y un horario alternativo de jornadas de 12 horas para ciertas líneas de producción.

El 31 de agosto, Mondelez publicó en un sitio web los detalles de una oferta que técnicamente expiró el martes, pero que se esperaba que formara una base para la discusión. La oferta modificó la propuesta de horario de trabajo y propuso un bono de $5,000 por empleado, aumentos salariales anuales por cada año de un contrato de cuatro años y aumentos al 401 (k) de la compañía.

La huelga involucra a unas 1,000 personas en todo el país, dijo el sindicato.

Flowers-Lewis dijo que las galletas Oreo de Nabisco todavía se encuentran en las tiendas porque los consumidores están prestando atención al boicot sindical de la popular galleta.

Guzzinati dijo, sin embargo, que la compañía no ha visto ningún impacto en las ventas de Oreo.