clock menu more-arrow no yes

Filed under:

Un policía es acusado de empujar una linterna en los glúteos de un joven detenido

El abogado de Roman señaló que no hubo penetración.

Chicago Police Lt. Wilfredo Roman walks out of Cook County Jail, Thursday afternoon, Sept. 2, 2021.
El teniente de la policía de Chicago, Wilfredo Roman, sale de la Cárcel del Condado de Cook el jueves.
Ashlee Rezin/Sun-Times

Read in English

Un teniente de la Policía de Chicago presuntamente colocó una linterna en los glúteos de un sospechoso de un robo de auto esposado y luego le gritó al joven de 17 años: “Eso es lo que te pasa por robar un auto”, dijeron los fiscales el jueves en una audiencia de fianza para el oficial.

El teniente Wilfredo Roman, de 44 años, y otros oficiales acababan de detener a un sospechoso de 17 años cuando el incidente, que fue grabado por las cámaras corporales de la policía, tuvo lugar la noche del 9 de febrero.

El adolescente supuestamente robó a un hombre a punta de pistola y luego huyó del auto y se escapó después de que la policía lo persiguiera. El adolescente se rindió en un callejón en la cuadra 2000 al norte de Leclaire Avenue en el vecindario de Belmont Cragin luego de intentar brincar una cerca sobre la que acababa de arrojar un arma, dijeron los fiscales.

El adolescente se quejaba de que sus esposas estaban demasiado apretadas y de que solo había estado “corriendo” cuando Roman le gritó que “se callara” y se le acercó por detrás y le “metió una linterna” en el trasero, dijo la fiscal estatal adjunta del Condado de Cook, Mary McDonnell, durante la audiencia.

El adolescente reaccionó “gritando”, dijo. Roman luego se alejó, y gritó en dirección del adolescente “¡Eso es lo que te pasa por robar un auto!” dijo McDonnell.

Roman está acusado de agresión agravada en la vía pública y mala conducta oficial, ambos delitos graves.

El abogado de Roman, James McKay, dijo que no podía creer que la acción llevara a su cliente a la corte y señaló que no hubo penetración y que la linterna nunca estaba sobre la piel, sino sobre la ropa del adolescente.

“El movimiento del teniente Roman es de una fracción de segundo, en la parte más carnosa, sobre la ropa, sin absolutamente ninguna lesión”, dijo. “Esto es una nalgada, o un azote, por el amor de Dios. Han habido monjas que me trataron mucho peor cuando yo era niño”.

El adolescente no resultó herido y no solicitó atención médica, dijo McKay.

“Su señoría, la linterna en cuestión es más pequeña que mi lapicero”, dijo.

El juez Arthur Willis se mostró en desacuerdo con la repetición de McKay de la supuesta participación del adolescente en un robo de auto.

“El hecho de que el individuo pueda haberse involucrado en un delito grave no significa que deba ser tratado de manera diferente a cualquier otra persona que pueda entrar en contacto con la policía”, dijo. “Ese no es un argumento que este tribunal encuentre muy persuasivo”.

Los cargos de menores contra el joven de 17 años y otro adolescente acusado en el robo de auto están pendientes.

Willis permitió que Roman saliera libre con una fianza I-bond de $5,000, lo que significa que si no se presenta a su próxima cita en la corte, Roman tendrá que pagar esos $5,000.

Roman, que vive en el lado noroeste, se entregó a los miembros de la Oficina de Asuntos Internos del departamento el miércoles por la noche en la estación de policía del Distrito Central en el 1718 S. State St., dijo el jueves el Departamento de Policía de Chicago en un comunicado.

Después de enterarse del incidente en julio, cuatro meses después de que ocurriera, el departamento despojó rápidamente a Roman de sus poderes policiales, según el comunicado.