clock menu more-arrow no yes

Filed under:

El regreso épico de Los Bukis a Chicago

Crónica de lo acontecido en el primer concierto del grupo mexicano en el Soldier Field.

Los Bukis llenaron el Soldier Field de Chicago por dos noches consecutivas.
Cortesía

Como el título de la canción más reciente de Marco Antonio Solís, “El Buki mayor”, lo sucedido el 4 de septiembre en el Soldier Field de Chicago, “se veía venir”.

Sí, fue algo histórico e inolvidable. No solo por la música, los recuerdos y la nostalgia, también por ser el primer grupo mexicano —dicen que también latino— en lograr un lleno así en dicho recinto.

Es cierto que Los Bukis no es el primer grupo mexicano en presentarse en el Soldier Field.

Antes y reciente, según registros, Jaguares —es decir, Caifanes— se presentó el 6 de agosto del 2000 luego de un partido de fútbol, pero no reunió ni cerca de la misma cantidad de público, según cuentan.

Se han presentado otros, como Bronco, en los intermedios de partidos de fútbol, pero nada se compara con lo que lograron Los Bukis.

Veinticinco años después de su separación, el grupo mexicano liderado por el cantautor Marco Antonio Solís se reencontró con sus integrantes originales para cantar “Tu cárcel” en el concierto por streaming titulado “Bohemia en pandemia” de Solís, realizado 9 de mayo.

Fue una sorpresa ver a Los Bukis con su alineación de la década de los 80: Marco Antonio Solís (guitarra y voz), Joel Solís (guitarra), José Javier Solís (percusiones y pandero) —Marco y José Javier son hermanos, Joel es su primo, originarios de Ario de Rosales, Michoacán— Eusebio “Chivo” Cortez es originario de la Capital (bajo); Pedro Sánchez es originario de Uruapan, Michoacán (batería); y los hermanos Guadarrama, originarios de Zacatecas, Roberto y José (teclados).

Ese reencuentro originó memes, comentarios y la expectativa de una gira, misma que se anunció a mediados de junio pasado, titulada “Una historia cantada”. Inició el 27 de agosto en el Sofi Stadium de Los Angeles, California, y donde al día siguiente dieron el segundo concierto de la gira, misma que arrancó con entradas agotadas en esa ciudad, la segunda con más mexicanos o de origen mexicano en el mundo (la primera es la “capital” o la Ciudad de México).

Chicago, la tercera ciudad con más mexicanos en el mundo, donde integran más del 80 por ciento de la comunidad latina, fue la segunda parada de la gira.

Esa noche del 4 de septiembre marcaba el regreso de Los Bukis a la ciudad en la que se presentaron por primera vez en Estados Unidos y que es parte de la historia contada y cantada del grupo.

Así lo reveló el propio Marco Antonio. “Aquí fue la primera vez que canté (en EE.UU). En el Alamedas Casino, me parece (fue) el 16 de diciembre de 1977, por la Milwaukee y Pulaski; y desde entonces hemos venido”, me compartió “El Buki Mayor”, en declaraciones en ese entonces para Hoy, momentos previos a subir al escenario en su concierto de 2019.

El viaje por el tiempo y la distancia y la nostalgia comenzó con los acordes de “Mi fantasía” y de ahí, en esa noche del reencuentro para los fanáticos que llegaron a verlos en su juventud o para quienes este concierto fue nuestra primera vez de verlos reunidos, fue, simplemente, mágico e inolvidable. Según el equipo de Los Bukis, se dieron cita esa primera noche más de 50 mil personas.

Corear las canciones, verlos felices, cantar con ellos las canciones de su discografía, éxitos eternos, que evocan momentos, sentimientos, quereres, adioses, que forman parte de la historia de muchos, de la historia de México, de los mexicanos en EE.UU., fue fenomenal.

Esto no era Lollapalloza. Era Bukipalooza. Este no era un evento al aire libre que reuniría a una multitud de turistas o anglosajones. Este evento reuniría, en su mayoría, a mexicanos.

El tráfico, a vuelta de rueda. Estacionarse en los lugares cerca del Soldier Field era otro gasto. No serían los $20 o $30 que usualmente se paga por estacionarse para un concierto en el Allstate Arena o en el United Center: Aquí eran $50.

Ni toma de temperatura, ni pedirte la prueba de la vacuna, pero eso sí, si tu bolsa de mano pasaba de cierto tamaño, no pasaba. Tenías que regresarte a dejarla en el auto o darle la despedida y dejarla en un bote de basura.

Aún no se han anunciado fechas en México. Solo “El México del Norte”, es decir, los mexicanos en Estados Unidos, tienen por el momento el privilegio por la logística, por la vacuna y por el cuidado que se supone debemos tener. Y claro, porque aquí la nostalgia se paga en dólares.

“Una historia cantada” tuvo su segunda presentación “sold out” en Chicago el 5 de septiembre. Continuará el 15 de septiembre en Dallas, Texas; el 18 en Houston, Texas; el 25 en San Antonio, Texas y el 1 y 2 de octubre en Oakland, California.