clock menu more-arrow no yes

Filed under:

Pritzker envía miles de trabajadores de la salud para ayudar a los hospitales inundados de pacientes no vacunados

El gobernador J.B. Pritzker anunció el miércoles que va a enviar a más de 2,000 trabajadores de salud contratados a hospitales de todo Illinois.

Nurse Alma Abad cares for a 59-year-old woman with COVID-19 in the Intensive Care Unit at Roseland Community Hospital on the Far South Side last week. Gov. J.B. Pritzker announced Wednesday he is sending more than 2,000 contract health care workers to hospitals across Illinois.
La enfermera Alma Abad atiende a una mujer de 59 años con COVID-19 en la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital Comunitario de Roseland, en el extremo sur, la semana pasada. | Ashlee Rezin/Archivos Sun-Times

Read in English

Más de 2,000 trabajadores de salud contratados están siendo desplegados a los hospitales de todo Illinois, ya que el sistema, que se encuentra en una situación crítica de falta de personal, está siendo desbordado por una cascada de pacientes no vacunados de COVID-19 como nunca antes se había visto en la pandemia.

El gobernador J.B. Pritzker anunció el miércoles que ya se han destinado 919 trabajadores suplementarios a los hospitales “gravemente afectados por COVID”, ya que la variante Omicron está llevando el sistema de salud al límite. Se espera que otros 552 trabajadores lleguen a finales de la próxima semana.

El estado también está formando “equipos de reacción a COVID” para dar respuestas rápidas a las instalaciones que se acercan a un punto de ruptura, dijo Pritzker durante una conferencia de prensa en el centro. Ya hay unos 237 activos y otros 340 en camino.

“Con un número sin precedentes de pacientes hospitalizados, debemos hacer todo lo posible para que nuestros trabajadores e instituciones de salud sigan funcionando y estén disponibles para todos los que necesiten asistencia médica”, dijo Pritzker.

Cada día hay más habitantes de Illinois que dan positivo en las pruebas de COVID-19—un promedio de 32,501 al día durante la semana pasada—y “desgraciadamente, ahora mismo, los hospitales están llevando la carga”, dijo la Dra. Ngozi Ezike, Directora de Salud Pública de Illinois.

El estado reportó 7,219 pacientes hospitalizados por COVID-19 hasta el martes por la noche, lo que supone un descenso de más de cien de la noche anterior, pero sigue siendo la segunda cifra más alta de ingresos simultáneos jamás registrada en Illinois, y más de mil por encima del pico anterior del estado.

“Esta es la cifra más alta, y no por poco. Nuestros totales anteriores se han rebasado”, dijo Ezike.

Las unidades de cuidados intensivos (ICUs, por sus siglas en inglés) estaban llenas en un 91% en todo el estado el martes, y peor en algunas regiones: El 92% en el condado suburbano de Cook, el 93% en Chicago, el 95% en los condados de Will y Kankakee y el 96% en la región metropolitana del este del estado.

Health care workers put on new personal protective equipment as patients rest nearby in the hallway, as no rooms were open in the Emergency Department at Roseland Community Hospital on the Far South Side last week.
Los trabajadores de salud se ponen nuevos equipos de protección personal mientras los pacientes descansan cerca en el pasillo, ya que la semana pasada no había habitaciones abiertas en el Servicio de Urgencias del Roseland Community Hospital, en el extremo sur. | Ashlee Rezin/Archivos Sun-Times

Es una cuestión de personal, no de espacio. El agotamiento después de casi dos años de pandemia ha dejado al personal de salud debilitado, mientras que muchos de los que aún se afanan a seguir en la primera línea se han visto marginados por la variante más infecciosa de Omicron, según las autoridades.

Más del 80% de los nuevos pacientes hospitalarios por COVID-19 proceden de aproximadamente el 22% de la población elegible del estado que no ha sido vacunada, dijeron las autoridades. De los 8 millones de residentes de Illinois totalmente vacunados, el 0.08% de ellos ha acabado en un hospital con el virus.

El pico de hospitalizaciones también está dando lugar a más muertes, un patrón que se ha reproducido cinco veces hasta la fecha desde marzo de 2020. El estado informó el miércoles de 144 muertes por COVID, el peor total diario en más de un año. El virus se está cobrando un promedio de 93 vidas al día, una tasa que se ha más que cuadruplicado desde el Día de Acción de Gracias.

Los recuentos de casos se han estabilizado en los últimos días, pero Ezike advirtió que “es demasiado pronto para saber” si Illinois está ya del otro lado de un peligroso pico de Omicron.

“Lo más importante que se puede hacer en este momento es vacunarse, reforzarse y usar una máscara para detener la propagación”, dijo Pritzker.

Además, para ayudar a hacer frente a la crisis hospitalaria, el estado está agilizando las solicitudes de asistencia federal de los distintos de hospitales para conseguir más personal de salud. El gobierno de Pritzker también está flexibilizando las regulaciones sobre los trabajadores de la salud de fuera del estado para permitirles atender a todos los pacientes, no sólo a los que tienen COVID, y permitir que los médicos que se formaron en otras naciones ayuden a los médicos con licencia en el estado.

La oficina de Pritzker no pudo ponerle inmediatamente un precio a los 2,048 trabajadores de la salud que fueron llamados, pero con una escasez a nivel nacional, “estamos pagando, por desgracia, costos muy, muy altos”, dijo Ezike.

El estado tiene contratos con agencias de personal que han sido llamadas a la acción anteriormente en la pandemia, como el verano pasado, cuando las ICUs estuvieron saturadas durante más de una semana en el sur de Illinois.

Las vacunas son gratuitas en las farmacias de todo el país. Para obtener ayuda en la búsqueda de una vacuna, visite vacunas.gov/.