clock menu more-arrow no yes

Filed under:

Reporte revela que nadie fue debidamente disciplinado por implosión fallida en La Villita

La Municipalidad le dijo al inspector general que el funcionario de salud debió haber tomado medidas, pero culpó del incidente a Hilco Redevelopment Partners.

Dust cloud from a smokestack implosion blankets Little Village on April 11, 2020.
El 11 de abril de 2020, una nube de polvo cubrió el vecindario de La Villita después de la implosión de una antigua chimenea de la planta de Crawford. | Tyler LaRiviere/Archivos Sun-Times

Read in English

Un funcionario del Departamento de Salud Pública de Chicago recibirá un leve castigo por escrito por no haber tomado medidas para evitar la implosión fallida en la antigua planta de energía que dejó a La Villita cubierta de polvo en 2020, según un reporte publicado el viernes.

Una investigación realizada por la Oficina del Inspector General de la Municipalidad descubrió que se le advirtió a un comisionado adjunto del departamento sobre posibles problemas con la demolición de Crawford, pero no actuó. Como resultado, toda la comunidad quedó cubierta de polvo después de que una chimenea de casi 400 pies de altura se derrumbara al suelo. El polvo podría haberse contenido mejor con una planificación adecuada, agregó el reporte.

“La abdicación de responsabilidad del comisionado asistente y la negligencia burocrática deliberada permitieron que el contratista de demolición procediera con medidas mínimas no supervisadas de mitigación de polvo”, dice el reporte.

El funcionario debe ser disciplinado, incluyendo ser despedido, escribió el inspector general. La recomendación se mencionó brevemente en un reporte anterior el otoño pasado.

El departamento de salud municipal, dirigido por la Dra. Allison Arwady, le dijo al inspector general que el funcionario solo recibirá una reprimenda por escrito y no estuvo de acuerdo con que el empleado haya sido negligente o incompetente al supervisar la planificación, según el reporte. El departamento tiene una división ambiental que fue responsable de asegurarse de que la implosión no representara una amenaza para la salud pública. El funcionario no fue nombrado en el reporte.

Los funcionarios del departamento no respondieron de inmediato a una solicitud de comentarios.

El inspector general también recomendó que dos funcionarios del departamento de edificios fueran disciplinados, pero ninguno recibió ningún castigo.

Según el reporte, la Municipalidad le dijo al inspector general que el funcionario de salud debió haber tomado medidas, pero culpó del incidente a Hilco Redevelopment Partners, propietario de la planta de Crawford que la estaba demoliendo para dar paso a un almacén de un millón de pies cuadrados que ahora está terminado y alquilado al minorista Target.

Ambos departamentos dijeron que la responsabilidad por la debacle “recae en la empresa de reurbanización y sus agentes, señalando que en las demoliciones privadas, los propietarios y sus agentes tienen la obligación de actuar con buena fe”, según el reporte.

Preocupados por las posibles amenazas ambientales y de salud, los organizadores comunitarios habían pedido a la Municipalidad que pospusiera la demolición, que ocurrió el sábado de un fin de semana de Pascua en las primeras semanas de la pandemia de COVID-19. Los organizadores también les pidieron que publicaran el reporte completo de la investigación, lo cual la administración de la alcaldesa Lori Lightfoot se ha negado a hacer.

“Es espantoso”, dijo Kim Wasserman, directora ejecutiva de la Organización de Justicia Ambiental de La Villita.

Los reportajes de Brett Chase sobre el medio ambiente y la salud pública son posibles gracias a una subvención del Chicago Community Trust.