Quitan estatua de Jesús y María de la Iglesia San Adalberto en Pilsen

La estatua es una réplica en mármol de la Piedad de Miguel Ángel, que representa el cuerpo de Jesús en el regazo de su madre, María, después de la crucifixión.

SHARE Quitan estatua de Jesús y María de la Iglesia San Adalberto en Pilsen
Police officers stand guard as a statue removed from St. Adalbert Catholic Church is secured on a flatbed truck.

Agentes de policía hacen guardia mientras se retira una estatua el martes de la Iglesia Católica St. Adalbert.

Ashlee Rezin/Sun-Times

El mejor lugar para cobertura bilingüe de noticias y cultura latina en Chicago. | The place for bilingual coverage of Latino news and culture in Chicago.

Read in English

Tras meses de retrasos y protestas, la Iglesia Católica de St. Paul y la Archidiócesis de Chicago llevaron a cabo finalmente el martes un plan para retirar una querida estatua de una iglesia cerrada en Pilsen.

La estatua, una réplica en mármol de la Piedad de Miguel Ángel, que representa el cuerpo de Jesús en el regazo de su madre, María, después de la crucifixión, fue trasladada de la Iglesia Católica de San Adalberto, 1650 al oeste de la Calle 17th, a St. Paul’s, 2127 al oeste de la Calle 22nd, la cual absorbió la congregación de San Adalberto después de su cierre.

Alrededor de las 7 a.m., la policía acordonó el callejón que conduce a la entrada este de la iglesia, donde se encontraba la estatua, y alrededor de las 10 a.m. los trabajadores retiraron la estatua y la cargaron en un camión de plataforma para trasladarla.

La parroquia lleva intentando trasladar la estatua desde finales de agosto; sin embargo, el plan para hacerlo se ha estancado debido a problemas con los permisos. Y ha enfrentado la feroz oposición de antiguos feligreses, otros católicos preocupados y conservacionistas, varios de los cuales fueron detenidos en el proceso del retiro de la estatua.

Protesters watch as the statue is removed from St. Adalbert Catholic Church.

Los manifestantes observan mientras quitan la estatua de la Iglesia Católica St. Adalbert.

Ashlee Rezin/Sun-Times

“Es muy triste que se haya llegado a esto”, dijo Judy Vázquez, líder de un grupo de antiguos feligreses que protestaron el traslado.

Vázquez y el grupo han estado luchando para que la estatua se traslade a una iglesia que sirva a la comunidad de habla polaca.

“Es muy triste que no se hayan escuchado nuestras voces, y siento mucha emoción por las mujeres polacas que están a mi lado”.

Former parishioners stood in the street to prevent a truck loaded with a statue from St. Adalbert church from driving away.

Ex feligreses parados en la calle para impedir que un camión cargado con una estatua de la Iglesia St. Adalbert se alejara.

Ashlee Rezin/Sun-Times

Aunque hoy se conoce como un barrio latino, Pilsen fue un refugio para los inmigrantes polacos a principios del siglo XX, que construyeron e inauguraron la iglesia en 1914 antes de transferir su propiedad a la archidiócesis.

A Bronislawa Stekala se le llenaron los ojos de lágrimas al ver cómo quitaban la estatua.

“No es justo”, dijo la inmigrante polaca. “El dinero no lo es todo”, dijo, reflejando el temor común de que la iglesia se venda al mejor postor ahora que la estatua ha sido retirada.

Mientras sacaban la estatua por el callejón, Vázquez trató de ponerse en medio para bloquearla, pero la policía se lo impidió.

“El cardenal cree que nos vamos a olvidar de esto. Vamos a demostrarle que estamos en serio”, gritó.

El grupo corrió hasta la calle 17th, donde la estatua estaba siendo cargada en el camión.

Se pararon frente a ella, enlazaron los brazos y comenzaron a rezar el rosario en polaco y español. Algunos habían escrito en sus brazos el número de teléfono de un abogado en caso de ser detenidos.

“Esto es un crimen”, dijo Stanley Roidzewski, de 68 años, un inmigrante polaco que dijo haberse casado en la iglesia hace décadas y haber bautizado ahí a su única hija.

Preservar la estatua y la iglesia, dijo, es preservar el legado de los inmigrantes polacos en Estados Unidos.

“Es nuestra Piedad”, dijo Stacy Kaczynski, de 73 años, que vino desde el lado norte para protestar por el traslado. Ella y los demás esperaban reunirse con el Cardenal Blaise Blase Cupich para discutir soluciones alternativas para la estatua antes de su traslado.

“Llevamos tres años y medio rogándoles y no quieren escuchar”.

“Me duele mucho ver cómo quitan la estatua”, dijo Marcelina Serano, de 68 años, una inmigrante de México que dijo que conoció la estatua cuando se mudó a Pilsen hace 40 años.

“La hemos tenido durante muchos años, aquí mismo”.

Después de que la policía diera órdenes de dispersión al grupo, algunos se alejaron pero cinco se quedaron y fueron finalmente detenidos, entre ellos Vázquez.

Susan Delgado, residente desde hace mucho tiempo en la calle 17, vio cómo se desarrollaba la escena desde la puerta de su casa.

“Esta no era mi iglesia, pero conozco a muchos de los feligreses y los he visto aquí casi todos los días”, dijo, señalando a los manifestantes.

“Es muy triste de ver”.

Michael Loria es reportero del Chicago Sun-Times a través de Report for America, un programa de periodismo sin ánimo de lucro que pretende reforzar la cobertura del periódico sobre las comunidades del South Side y el West Side.

The Latest
Many people are flocking to social media for healthcare guidance from online quacks and laypersons, research shows. A recent University of Chicago study on TikTok videos regarding sinus infections is a case in point.
The focus in Chicago has centered on consent decree compliance levels and deadlines, but that will never give a true look at the improvements that have been made across CPD. The work we are doing is not about getting out of the consent decree as fast as we can
A science reporter shares a rare moment of awe surrounded by strangers gathered to experience the natural phenomenon that occurs every 221 years.
Noon Whistle Pub’s timely offering is made with the real insects.
The children, all of whom suffered minor injuries were taken to area hospitals after the wreck, which happened at 8:35 a.m. in Will County.