Editorial: No más pésames y oraciones. Sin restricciones de las armas, seguirán los tiroteos masivos.

Una legislación propuesta aún no ha sido aprobada por el Senado, donde seguramente no se aprobará debido a la oposición del Partido Republicano.

SHARE Editorial: No más pésames y oraciones. Sin restricciones de las armas, seguirán los tiroteos masivos.
Joseph Avila, left, prays while holding flowers honoring the victims killed in Tuesday’s shooting at Robb Elementary School in Uvalde, Texas, Wednesday, May 25, 2022. Desperation turned to heart-wrenching sorrow for families of grade schoolers killed after an 18-year-old gunman barricaded himself in their Texas classroom and began shooting, killing at least 19 fourth-graders and their two teachers.

Joseph Avila reza mientras sostiene flores en honor a las víctimas del tiroteo del martes en la Escuela Primaria Robb en Uvalde, Texas.

AP

La Voz es la sección en español del Sun-Times, presentado por AARP Chicago. 

Read in English

A los líderes electos que todo lo que tienen que ofrecer son pensamientos y oraciones por las familias de los 19 niños y dos maestros que fueron masacrados en una escuela primaria de Texas esta semana, mejor cállense.

Intente un poco de autorreflexión y humildad si no puede quedarse callado o prometer hacer más para mantener seguros a sus votantes. Esto los incluye a ustedes, gobernador de Texas, Greg Abbott, y senador Ted Cruz, republicano por Texas.

Abbott, en una reacción abrupta para desviar la culpabilidad, citó la violencia en Chicago el miércoles cuando hablaba sobre el tiroteo masivo en la escuela primaria Robb. Las leyes de armas más estrictas no funcionan, dijo precipitadamente el gobernador republicano. Abrir fuego “horriblemente, incomprensiblemente” es cómo Abbott describió anteriormente las acciones del perpetrador adolescente.

No señor gobernador, la masacre del martes fue muy comprensible. El pistolero pudo comprar legalmente dos rifles estilo AR y 375 rondas de municiones al cumplir 18 años, días antes de que decidiera acabar con un salón de cuarto grado que esperaba con ansias las vacaciones de verano.

Recuerde, fue usted, gobernador, quien, respaldado por miembros de la Asociación Nacional del Rifle (NRA, por sus siglas en inglés), firmó siete leyes que ampliaron los derechos de portación de armas en su estado el verano pasado.

Abbott no tiene derecho a fingir sorpresa o conmoción por el último tiroteo en la escuela que ha dejado a tantos estadounidenses desconsolados, preguntándose cuándo los legisladores hambrientos de poder finalmente tomarán medidas concretas para detener el derramamiento de sangre.

El oponente del gobernador, el representante demócrata Beto O’Rourke, lo dijo cuando lo interrumpió en la conferencia de prensa de Abbott el miércoles y dijo que el tiroteo fue algo “totalmente predecible cuando eliges no hacer nada”.

Mientras tanto, después del tiroteo, Cruz tuiteó que él y su esposa estaban “orando fervientemente” por las víctimas y sus seres queridos; luego, menos de 24 horas después, acusó a los demócratas y a los medios de politizar la masacre al tratar de “restringir los derechos constitucionales de los ciudadanos que siguen la ley”.

Claro. No les quites las armas. No importan los gritos de los padres afligidos en la ciudad predominantemente hispana de Uvalde, y en todas las partes afectadas por tiroteos masivos que simplemente no ocurrirían sin la fácil disponibilidad de armas de fuego de alto poder.

Hace casi 10 años, un hombre armado mató a 20 niños y seis adultos en la Escuela Primaria Sandy Hook en Newtown, Connecticut. Ni los los cuerpos acribillados a balazos de niños de 6 y 7 años fueron lo suficientemente horribles [para los políticos] como para forzar un cambio sustancial en las leyes federales sobre las armas.

Por eso, cuando Salvador Ramos publicó en Facebook que “iba a disparar a una escuela primaria” una década después de Sandy Hook, pudo conseguir fácilmente un arma y hacerlo.

Jailah Nicole Silguero, de 10 años, no quería ir a la escuela el martes porque sentía que algo malo iba a pasar, les dijo su madre a los periodistas. La niña y su prima, Jayce Carmelo Luevanos, murieron en el ataque.

Una niña, Amerie Jo Garza, trató de llamar al 911 cuando le dispararon. Acababa de recibir un certificado del Cuadro de Honor minutos antes.

¿Qué dice de nuestro país cuando un niño predice que algo terriblemente malo sucederá en la escuela y luego sucede? ¿Cuando una niña pide ayuda frenéticamente con su teléfono celular, en vez de usarlo para jugar un juego?

Algunos de los peores consejos provienen de personas como el fiscal general de Texas, Ken Paxton, quien ha renovado sus llamados a armar a los maestros para combatir los tiroteos en las escuelas.

La realidad es que la mayoría de los maestros no quieren armas. Quieren más restricciones de armas. Una encuesta de Gallop de 2018 encontró que el 73% de los maestros se oponen a estar armados.

Los defensores de los derechos de las armas que quieren que los maestros porten armas en la escuela y se enfrenten a los pistoleros deberían verse a sí mismos. ¿Qué saben ellos de valentía, cuando no tienen las agallas para enfrentarse a la NRA?

Abbott, Cruz y Donald Trump tienen anticipado hablar en la convención de la NRA en Houston este fin de semana. No esperen que muestren algo de decencia y cancelen su aparición, o que la NRA elimine el evento por respeto a las víctimas en Uvalde.

La ex estrella de los Bulls y el actual entrenador del equipo de San Francisco, los Golden State Warriors, Steve Kerr, canalizó la indignación que muchos estadounidenses sienten ahora.

Kerr, cuyo padre, un profesor universitario, fue asesinado por hombres armados en Beirut en 1984, mencionó una ley propuesta que reforzaría los controles de antecedentes de armas durante una rueda de prensa antes del Juego 4 de las Finales de la Conferencia Oeste de la NBA.

La legislación fue aprobada por la Cámara de Representantes, pero aún no ha sido aprobada por el Senado, donde seguramente no se aprobará debido a la oposición del Partido Republicano.

“Somos rehenes de 50 senadores en Washington que se niegan incluso a someterlo a votación, a pesar de lo que queremos nosotros, el pueblo estadounidense”, dijo Kerr. “No votarán porque quieren aferrarse a su propio poder. Es patético.”

Se les debe quitar ese poder. La única forma de hacerlo es expulsar a todos los políticos que se nieguen a enfrentarse al lobby (cabildeo) de las armas. Si no pueden, es una admisión de que les importan más las armas que las vidas inocentes.

The Latest
Heat-related injuries and deaths have been top of mind for many Chicagoans as the city reached 100-degree temperatures for the second consecutive week.
So-called neonics add a much smaller amount of pesticides to the environment than widespread spraying, but they are absorbed by plants, which makes the entire plant deadly to some species.
The owners were bombarded with calls once news of the Bridgeport institution’s closure spread. “We know we are always busy, but the way they think about the food, and about everything is amazing,” co-owner Josie Rodriguez said.
Banning abortion is religious oppression.
The longtime West Side congressman is locked in a Democratic primary with community activist Kina Collins.