Docenas de niños inmigrantes son matriculados en CPS

Hasta 50 niños inmigrantes alojados temporalmente en el Parque Piotrowski se matricularon en la Academia Zapata y en otras escuelas de La Villita, y alrededor de una docena de jóvenes podrían matricularse en la Secundaria Little Village Lawndale High School.

SHARE Docenas de niños inmigrantes son matriculados en CPS
Emiliano Zapata Elementary Academy, 2728 S Kostner Ave., photographed in October 2016.

El concejal Michael Rodríguez (22º) ha apoyado la matriculación de niños migrantes en la Academia Zapata y en la Secundaria Little Village Lawndale.

Sun-Times Media

El mejor lugar para cobertura bilingüe de noticias y cultura latina en Chicago. | The place for bilingual coverage of Latino news and culture in Chicago.

Read in English

Después de pasar meses sin ir a la escuela, atravesando selvas y viajando en tren, Yasmari León, de 12 años, volvió por fin a clase el lunes como una de los nuevos alumnos de una escuela primaria en La Villita.

La venezolana es una de los inmigrantes que han llegado a Chicago en autobús y que ahora se alojan en un albergue temporal. Pero terminará el curso escolar junto a otros alumnos de CPS.

Su padre, Jackson León, tenía claro el significado de su matriculación.

“Me siento muy feliz”, dijo el hombre de 33 años. “Aquí puede volver a estudiar, aprender inglés y conocer otra forma de vida”.

La escuela, la Academia Zapata, cerca de la calles 27th y Kostner, está a una milla al norte del Piotrowsk Park, donde han estado alojados durante los pasados 10 días desde que el concejal del Distrito 22, Michael Rodríguez, convirtiera la casa de campo en un refugio temporal.

Rodríguez ha apoyado su inscripción en las escuelas del barrio del lado oeste.

“Aunque sólo sean dos semanas, son dos semanas”, le dijo al Sun-Times en un evento cerca de la escuela la semana pasada. “Los niños deberían estar en la escuela”.

Rodríguez dijo que no sabía cuántos estudiantes se inscribirán, pero estimó que de los 200 inmigrantes en la casa de campo, de 40 a 50 niños se unirían a Zapata, así como otras escuelas primarias en la zona, y hasta una docena de estudiantes pronto podría unirse a la Secundaria Little Village Lawndale.

“A pesar de que se trata de una crisis, una crisis provocada por el hombre, causada por las políticas xenófobas y racistas de los gobernadores del sur, también deberíamos considerarla como una oportunidad para aportar nueva energía y un espíritu inmigrante revitalizado a nuestra comunidad”, afirmó.

“Esto refuerza lo que somos. Somos acogedores, somos inmigrantes, y las personas que llegan se convierten en parte de nuestra sociedad. Se convierten en contribuyentes, inquilinos y, con el tiempo, propietarios. Llenan nuestros salones. Hacen un trabajo esencial. Son como nosotros”, dijo Rodríguez.

La bienvenida que han recibido contrasta con el rechazo que han sufrido los inmigrantes en algunas partes de la ciudad.

“Como comunidad inmigrante, estamos naturalmente posicionados con los recursos y los vecinos que son muy acogedores de los inmigrantes”, dijo.

Por mucho que el vecindario tenga que ofrecer a los inmigrantes, Rodríguez dijo que su llegada podría ser bueno para el futuro del vecindario.

“Espero que se queden y se conviertan en parte integral de nuestra comunidad, como hicieron los inmigrantes mexicanos hace décadas, y los inmigrantes polacos y de Europa del Este una generación antes que ellos”, dijo el concejal.

CPS no respondió a preguntas sobre cuántos niños inmigrantes se habían matriculado en las escuelas de CPS o dónde, pero La Villita es uno de varios barrios donde las escuelas de CPS han matriculado a inmigrantes recientes. Otros incluyen Pilsen y McKinley Park.

CPS dijo que la medida estaba en consonancia con la “larga historia de CPS de dar la bienvenida a los recién llegados de todo el mundo.”

“CPS tiene como objetivo proporcionar a cada estudiante una educación holística y de alta calidad que incluye servir a nuestros diversos estudiantes multiculturales”, decía el comunicado. “Estamos bien equipados y comprometidos a servir a cada nuevo estudiante, incluyendo aquellos estudiantes que han llegado en los pasados meses con sus familias”.

La declaración añadió que los estudiantes que se alojan en refugios temporales pueden inscribirse inmediatamente en CPS, “incluso si él o ella carece de salud, inmunización o registros escolares, prueba de tutela, prueba de residencia, o cualquier otra documentación normalmente requerida para la inscripción escolar.”

Yasmari y los otros nuevos estudiantes de Zapata sólo estarán en clases un corto tiempo antes de que termine el año escolar, pero su padre dijo que es mejor que la escuela en Venezuela.

“Realmente no iba a la escuela”, dice León, un carpintero de profesión. “El gobierno no le paga a los profesores suficiente dinero para enseñar, así que eran unas dos horas a la semana, nada más”.

También es un regreso bienvenido a una rutina. Desde que salieron de Venezuela en enero, los han robado varias veces en el camino y en un campamento en la frontera de Texas temían por sus vidas a causa de los cárteles.

“Aquí no nos van a matar”, dice León, “después de salir de (Venezuela) hace tanto tiempo”.

Si todo va bien con su cita de asilo en junio, León espera que potencialmente puedan permanecer en el barrio, donde hay muchos habitantes que hablan español, el estadio de los White Sox no está lejos y donde parece que hay espacio para respirar.

“Mira qué limpio está y qué verde”, dice señalando la hierba del parque. “Es un cambio total”.

Michael Loria es reportero del Chicago Sun-Times a través de Report for America, un programa de periodismo sin fines de lucro que pretende reforzar la cobertura del periódico sobre las comunidades de los lados sur y oeste.

The Latest
The wireless carrier would get more than 4 million new customers and control of U.S. Cellular’s wireless operations.
Like films about WeCrash and Fyre Festival, stylish HBO doc tells classic story of a big idea falling hard.
Officers were on patrol in the 300 block of South Cicero Avenue just after 11:10 p.m. Monday when they came across a man attacking another man, police said. At least two officers fired shots, striking both the attacker and the victim, police said.
It happens all over Chicago. Some folks offer a perfunctory “everyone supports housing” statement before angrily demonstrating that they are, in fact, not meaningfully supportive of new housing.
The lack of a defined, public strategy isn’t a criticism of city officials. The goal is to show that Chicago can embrace protest and the exercise of free speech rights.