clock menu more-arrow no yes

Filed under:

CPS compra miles de computadoras portátiles en anticipación de más brotes

Sin embargo, el distrito sigue diciendo que es poco probable que se regrese al aprendizaje remoto en todo el sistema.

Staff members of Morgan Park High School prepare laptops to be distributed to students at Morgan Park High School in Morgan Park Saturday morning, Sept. 5, 2020.
Los miembros del personal de Morgan Park High School preparan computadoras portátiles para distribuirlas a los estudiantes de secundario en el otoño de 2020.
Pat Nabong/Sun-Times

Read in English

A medida que la pandemia vuelve a surgir en gran parte debido a la nueva variante omicron de COVID-19, los funcionarios de las Escuelas Públicas de Chicago (CPS) están comprando 100,000 nuevas computadoras portátiles en preparación para que más estudiantes regresen al aprendizaje remoto en el año nuevo.

El distrito, el tercero más grande del país, ha recibido la aprobación de la Junta de Educación para gastar más en la tecnología ahora que cuando todos los estudiantes estaban aprendiendo remotamente el año escolar pasado.

Los funcionarios dijeron que la medida dará a las escuelas más acceso a los dispositivos con el objetivo de tener un dispositivo por estudiante y reemplazar las computadoras portátiles dañadas durante un aumento en los casos de COVID —y se podría anticipar un movimiento a las clases en línea para algunas clases en enero. Sin embargo, el distrito sigue diciendo que es poco probable que se regrese al aprendizaje remoto en todo el sistema.

La brecha digital, como se le ha denominado, fue uno de los problemas educativos más evidentes en todo el país, y ciertamente en Chicago, cuando surgió la pandemia el año pasado. Más de 100,000 estudiantes de CPS, aproximadamente un tercio de los del distrito, no tenían acceso a una computadora ni a Internet de calidad cuando las escuelas cerraron en marzo de 2020, dijeron los funcionarios meses después.

CPS firmó un contrato de $120 millones por tres años en agosto de 2020 para la compra de computadoras portátiles y Chromebooks. El trato fue por $35 millones el año escolar pasado, $50 millones este año y otros $35 millones el próximo año escolar.

Hasta julio pasado, CPS compró 100,110 computadoras portátiles y tabletas por un total combinado de $31,846,853 para agregar al suministro existente del distrito y ayudar a cerrar esa brecha, según los registros del distrito.

Los funcionarios dijeron durante mucho tiempo que los dispositivos comprados el año pasado satisfacían adecuadamente las necesidades del distrito. Pero la semana pasada, los líderes del distrito pidieron a la junta escolar que gastara más en computadoras.

CPS modificó su contrato a $296 millones durante los tres años, más del doble del valor anterior del acuerdo. El total del año pasado se duplicó a $70 millones, el de este año se triplicó a $150 millones y el del próximo año aumentó a $76 millones.

Y esta semana, los funcionarios de CPS dijeron que compraron otros 100,000 dispositivos a través de ese contrato por aproximadamente $39 millones. Cuando se le preguntó por qué el distrito necesitaba más computadoras portátiles después de las 100,000 que se obtuvieron el año pasado, la portavoz de CPS Sylvia Barragán dijo que el nuevo lote ampliaría las capacidades tecnológicas de las escuelas con 100,000 dispositivos adicionales y cargadores “en preparación para que más salones cambien al aprendizaje remoto si es necesario en medio de un posible aumento de COVID-19 en enero”. Barragán no dijo cuánto costaría este pedido en particular.

Los estudiantes se han quejado desde el año pasado de que algunos de los dispositivos existentes de CPS eran lentos casi hasta el punto de ser inutilizables. Incluso después de la compra de computadoras portátiles en 2020, no todos los estudiantes tenían un dispositivo proporcionado por su escuela; muchas familias continuaron usando sus propias computadoras en casa. Los dispositivos perdidos o no devueltos también han contribuido a la necesidad de más computadoras portátiles, aunque los funcionarios no dijeron cuántos cayeron en esa categoría.

Barragán también reiteró el martes la postura del director ejecutivo de CPS, Pedro Martínez, de que el distrito no cerraría excepto en el caso de un cierre municipal. Pero el aumento de casos de virus durante las festividades y el aumento esperado después del año nuevo llevaron a los funcionarios a creer que serían necesarias más computadoras.

A los directores se les informó sobre el plan de comprar nuevas computadoras portátiles en una reunión a principios de mes. El distrito les dijo a los líderes escolares que se prepararan para un escenario “apocalíptico” en el que miles de niños tendrían que ponerse en cuarentena en enero, convirtiendo a cientos de salones al aprendizaje virtual, dijo una persona en la reunión.

Más de 1,300 estudiantes y 790 adultos reportaron resultados positivos la semana pasada, casi triplicando los totales de la semana anterior. El número de estudiantes en cuarentena rondaba los 10,000. Los reportes de casos se han desplomado durante las vacaciones de invierno mientras los estudiantes y el personal regresan a casa.