clock menu more-arrow no yes

Filed under:

Concluye investigación sobre tiroteo policial de un hombre que brincaba los vagones del tren

Ariel Román, que iba desarmado, recibió dos disparos en la Línea Roja de River North el 28 de febrero.

CPD officers Melvina Bogard and Bernard Butler could be seen struggling to arrest Ariel Roman while the three were on the Grand Red Line station platform in February 2020. After Roman wrestled free from Butler, Bogard shot him twice.

Read in English

La Oficina Civil de Responsabilidad Policial (COPA, por sus siglas en inglés) anunció el martes que concluyó su investigación sobre el tiroteo “extremadamente perturbador” de un oficial de la Policía de Chicago contra un hombre desarmado, que ocurrió en la estación de trenes de la CTA ubicada, en el distrito de River North.

COPA, la agencia que investiga el uso de la fuerza por parte de los oficiales del Departamento de Policía de Chicago (CPD, por sus siglas en inglés), dijo que había enviado sus hallazgos y recomendaciones al Superintendente de la Policía, David Brown. Si COPA cree que uno o ambos oficiales involucrados deben ser sancionados Brown tiene 30 días para decidir si presenta o no cargos administrativos contra ellos.

La COPA no dijo cuáles fueron sus hallazgos y recomendaciones, aunque es probable que la agencia pidiera castigos severos para ambos oficiales. Apenas unos días después de ocurrido el tiroteo, COPA sugirió que el departamento suspendiera a ambos agentes, una medida que cumplió el entonces superintendente interino de CPD, Charlie Beck.

Poco después de las 4 p.m., el 28 de febrero, los oficiales Melvina Bogard y Bernard Butler, quienes están en CPD desde hace menos de tres años (y luego del incidente fueron asignados a la unidad de tránsito), intentaron arrestar a Ariel Román después de que lo vieran caminando entre los vagones del tren de la Línea Roja, en dirección norte.

Román se bajó del tren en la estación Grand. Los dos oficiales lo siguieron. Bogard y Butler intentaron arrestarlo al pie de las escaleras que conducían a la plataforma principal de la estación, pero Román luchó con Butler y finalmente pudo levantarse. Las imágenes de video mostraron dos pistolas paralizantes desplegadas en el piso de la estación.

Cuando Roman recuperó el equilibrio, Butler le dijo repetidamente a Bogard que disparara. Ella le disparó una ronda a Román mientras él se encontraba a sólo unos metros de ella en la base de las escaleras. Después del primer disparo, Román subió corriendo las escaleras mecánicas y Bogard volvió a disparar.

En otro videoclip, capturado por una cámara de seguridad de la CTA, se puede ver a decenas de pasajeros corriendo hacia las salidas de la estación ante el sonido de los disparos. Antes del inicio de la pandemia de COVID-19, la estación Grand era una de las más concurridas del sistema ferroviario de la CTA y el tiroteo ocurrió poco antes del inicio del horario de mayor tránsito, el viernes por la noche.

Román recibió un disparo en la cadera y otro en el trasero, según sus abogados. Fue detenido después del tiroteo y enfrentó, por un breve lapso, cargos por resistencia al arresto y uso de narcóticos.

A pedido de Beck, la oficina del Fiscal del Estado del Condado de Cook retiró esos cargos y abrió una revisión del tiroteo con el FBI. No está claro si alguno de los agentes enfrentará cargos penales, y una portavoz de la Oficina del Fiscal dijo el martes que “el asunto está en revisión”.

Un transeúnte captó gran parte del tiroteo en un video, grabado con su teléfono celular. Las imágenes se publicaron en Twitter y se difundieron rápidamente en redes sociales, antes de que el CPD emitiera su primera declaración sobre el tiroteo. En abril, COPA reveló más videoclips del tiroteo.

Horas después del tiroteo, la alcaldesa Lori Lightfoot dijo en un tuit que “con la fuerte advertencia de que una perspectiva no representa la totalidad del incidente, el video es extremadamente perturbador y las acciones de estos oficiales son profundamente preocupantes”.

El tiroteo se produjo en medio de varios incidentes criminales de alto perfil en CTA. Unas horas antes de que Bogard abriera fuego, Lightfoot y Beck se unieron al entonces presidente de la CTA, Dorval Carter, para anunciar un nuevo plan de seguridad para el sistema de transporte público.

Desde entonces, Román ha presentado una demanda contra los oficiales y la Municipalidad que están pendientes de resolución. Uno de sus abogados, Andrew M. Stroth, dijo que el tiroteo dejó a Román con heridas permanentes.

“El señor Román estaba desarmado y no representaba una amenaza, y casi lo matan ”, dijo Stroth.