clock menu more-arrow no yes

Filed under:

Maestros de CPS pudieron haber visto dentro de los hogares de sus estudiantes, sin su conocimiento

El problema se encontraba en los Chromebooks de Google entregados por CPS y no en otros dispositivos como iPads, que no tienen el programa GoGuardian, ni en las computadoras privadas de las familias.

Sun-Times file photo

Read in English

El aprendizaje remoto ha llevado la escuela a casa a miles de estudiantes de Chicago durante la pandemia, convirtiendo salas o dormitorios en aulas improvisadas.

Pero a muchas familias les preocupa que el acceso de sus hijos a clases a través de la tecnología les signifique renunciar a la privacidad de su hogar.

Resulta que, de hecho, esa situación podría haber estado ocurriendo durante las primeras semanas del año escolar.

Una herramienta de aprendizaje electrónico utilizada por las Escuelas Públicas de Chicago (CPS, por sus siglas en inglés) esencialmente les dio a los maestros acceso a decenas de miles de cámaras de computadora y micrófonos de los estudiantes, lo que les permitió mirar dentro de sus hogares sin su permiso o conocimiento, antes de que el problema se solucionara a fines del mes pasado.

CPS ha utilizado la herramienta tecnológica “GoGuardian” para ayudar a los maestros a mantener a sus estudiantes en el camino correcto durante las lecciones, al otorgarles acceso remoto a un conjunto limitado de funciones en la computadora del estudiante.

La aplicación permite a los profesores ver lo que los estudiantes tienen abiertos en las pantallas de sus computadoras, así como el poder de abrir sitios web en la computadora portátil de un estudiante, cambiar de pestaña, bloquear sitios y ver el historial de navegación.

Muchos padres y maestros han reconocido que este acceso ha sido beneficioso para ayudar a garantizar que los estudiantes, especialmente los más pequeños, puedan aprender más durante el horario de clases.

Pero hasta los cambios recientes, un maestro también podía iniciar de forma remota una sesión de video de Google Meet con un alumno, lo que generaba una vista previa de la reunión que se mostraba automáticamente en el Chromebook del alumno.

Esa vista previa mostraba un video en vivo dentro de la casa de un estudiante tomado a través de su cámara web. Eso significaba que un maestro que miraba la pantalla de un estudiante usando GoGuardian podía ver ese video incluso antes de que el estudiante hubiera aceptado comenzar la reunión o que supiera que esa clase estaba teniendo lugar.

Aunque la portavoz de CPS, Emily Bolton, dijo que GoGuardian no le dio directamente a nadie control remoto o acceso a una cámara o micrófono, reconoció que la función de vista previa esencialmente permitía eso. Desde entonces, CPS ha cambiado la configuración predeterminada para que las cámaras y los micrófonos se enciendan automáticamente.

“El distrito toma en serio las preocupaciones sobre la privacidad de los estudiantes y actuó rápidamente al enterarse de las preocupaciones de los padres sobre la funcionalidad predeterminada original de GoGuardian. Con la actualización, los estudiantes deben activar manualmente sus configuraciones de audio y video para que su maestro los vea y escuche”, dijo Bolton.

Agregó que el distrito escolar ha desarrollado un programa obligatorio de capacitación en seguridad y privacidad de la información para todo el personal, y dijo que el problema solo se aplica a los Chromebooks de Google entregados por CPS y no a otros dispositivos como iPads, que no tienen GoGuardian. La aplicación tampoco está en las computadoras privadas de las familias.

Los registros de CPS muestran que el distrito hasta fines de agosto había comprado 52,544 Chromebooks por $15.6 millones como parte de los esfuerzos para distribuir cerca de 130,000 dispositivos a sus estudiantes.

Un portavoz de GoGuardian, con sede en Los Ángeles, criticó el uso de Google Meet, y ​​señaló que era la configuración predeterminada de Google Meet la que activaba automáticamente las cámaras web antes del inicio de una reunión.

“Los maestros y los estudiantes están utilizando Google Meet y otros servicios de videoconferencia que no están diseñados necesariamente teniendo en cuenta la seguridad de los estudiantes de K-12, especialmente durante la pandemia”, dijo el portavoz. “Una vez que GoGuardian se enteró de este problema con Google Meet, creó una solución personalizada para deshabilitar automáticamente que Google Meet habilite una cámara web cuando un estudiante se une a una nueva sesión de Google Meet”.

Pero Cassie Creswell, quien como directora del grupo de defensa legislativa del grupo ‘Familias de Illinois por las Escuelas Públicas’ se ha centrado en los problemas de privacidad digital que ha tenido CPS desde hace varios años, dijo que el problema presenta una serie de preocupaciones subyacentes.

Creswell dijo que el aprendizaje remoto ha causado problemas, como obligar a los niños pequeños a ejecutar programas informáticos complejos que no necesariamente entienden. Eso ha creado la necesidad de herramientas para resolver esos problemas, pero también ha abierto la puerta al uso indebido, dijo.

“Tener un programa actual con esas capacidades y no tener absolutamente explícito que eso es una posibilidad y un problema, y ​​que el distrito le explique cuáles son las reglas, es muy preocupante tanto como padres como defensores de la privacidad”, dijo Creswell.

Explicó que a su hija, una estudiante de CPS, se le pidió registrarse en casi una docena de nuevas aplicaciones al comienzo del año escolar y la familia se pregunta dónde se almacenan sus datos.

“Hay grandes preguntas sobre qué aplicaciones están en uso, qué recopilan esas aplicaciones y qué les sucede”, dijo Creswell. “Siento que es imposible resolverlo todo como padre.

“Esto es como el Viejo Oeste y es muy perturbador. Ya era así antes de la pandemia, y ahora es aún más loco, especialmente porque ahora tienes menos opciones para rechazar estas cosas porque así es como obtienes tu educación pública gratuita y adecuada”.

Los maestros dijeron que aunque GoGuardian puede ser útil para asegurarse de que los niños realmente estén haciendo el trabajo escolar, la mayoría no desea vigilar las pantallas de sus estudiantes.

Una maestra de una escuela del área central dijo que un estudiante le preguntó si los administradores “pueden ver si estoy viendo Netflix”. Pero dijo que solo verificaría a los estudiantes si está claro que no están trabajando, como completar una tarea de clase en vivo.

“Les dije a mis alumnos que no los estoy espiando. No queremos saber lo que están haciendo. Solo deben hacer su trabajo”.