clock menu more-arrow no yes

Filed under:

Estudiantes de CPS podrían regresar a clases el 1 de febrero

La decisión se produce en medio de una creciente incertidumbre mientras las infecciones del COVID-19 han alcanzado un nivel elevado.

Pat Nabong/Sun-Times

Read in English

En la medida más concreta hasta el momento para reiniciar la educación tradicional después de lo que fue una interrupción de casi un año, sin precedentes, los funcionarios de las Escuelas Públicas de Chicago planean reanudar las clases en persona para estudiantes de preescolar y algunos estudiantes de educación especial en enero y todos los estudiantes de la escuela primaria a principios de febrero, anunció el distrito el martes.

La decisión se produce en medio de una creciente incertidumbre a medida que la propagación de las infecciones por COVID-19 en la ciudad alcanza un número histórico y el sistema escolar enfrenta un fuerte escrutinio por parte de maestros y padres ansiosos. Los funcionarios transmitieron sus planes a los directores en una conferencia telefónica el martes que fue reportada por el Chicago Sun-Times. CPS hizo públicos sus planes en la tarde.

El retorno gradual que inicialmente se esperaba para noviembre, el distrito dijo que planea traer de regreso a los estudiantes de preescolar y a los niños en programas de educación especial el 11 de enero para la instrucción diaria, y a todos los demás estudiantes de kindergarten a octavo grado el 1 de febrero para las clases a tiempo parcial, y aprendizaje remoto a tiempo parcial. El personal de prekínder volverá a trabajar el 4 de enero, y los maestros de la escuela primaria regresarán el 25 de enero.

Los estudiantes de secundaria continuarán con el aprendizaje remoto y el distrito considerará si los traerá de regreso más tarde en la primavera.

“Aunque el aprendizaje remoto ha permitido que muchos de nuestros estudiantes continúen sus estudios durante los pasados ocho meses, la realidad es que nuestros estudiantes negros y latinos, nuestros estudiantes más jóvenes y los estudiantes con mayores necesidades no han recibido un servicio equitativo”, dijo la alcaldesa Lori Lightfoot en una declaración. “La decisión de comenzar el aprendizaje en persona este enero restablecerá su acceso a una instrucción de alta calidad y es el resultado de equilibrar nuestro compromiso con la equidad con nuestra situación actual de salud pública”.

Las familias tendrán la opción de continuar con el aprendizaje remoto. CPS planea enviar un formulario el 23 de noviembre y la fecha límite para que los estudiantes le informen al distrito si asistirán a clases en persona será el 7 de diciembre.

Los administradores escolares averiguarán la semana siguiente cuántos de sus estudiantes han decidido regresar a la escuela. Los padres que eligen el aprendizaje en persona pueden cambiar su decisión al aprendizaje a distancia en cualquier momento, mientras que los padres que eligen el aprendizaje a distancia no podrán optar por la instrucción en persona hasta más adelante para que las escuelas puedan planificar de manera eficaz.

A partir de esta semana, alrededor de 5,600 de un grupo de 16,700 estudiantes de preescolar y educación especial elegibles, alrededor del 34% habían optado por el aprendizaje en persona a través de un formulario anterior enviado el mes pasado, menos de lo que esperaban los funcionarios, dijo CPS. Mientras tanto, alrededor de 1,900 de los 6,800 empleados de prekínder y de cluster, el 28%, solicitaron adaptaciones o ausencias.

Aunque Lightfoot y la directora ejecutiva de CPS, Janice Jackson, esperaban reabrir las escuelas antes, y la Comisionada de Salud de la Municipalidad, la Dra. Allison Arwady, dijo tan reciente como la semana pasada que seguía confiando en que los estudiantes y el personal pueden mantenerse seguros en las escuelas.

La positividad promedio de la prueba de siete días de Chicago se situó en 16% el martes, la más alta desde mediados de mayo, cuando la primera etapa de la pandemia obligó al cierre de escuelas sin precedentes y a la orden de quedarse en casa. El promedio diario de casos aumentó a 2,296, un 31% más que la semana pasada.

CPS y Arwady ofrecieron explicaciones contrastantes de por qué la primera fecha de regreso no es antes.

La alcaldesa y los funcionarios de CPS enfatizaron en su anuncio que el rápido aumento en los casos de COVID-19 no jugó ningún papel en su decisión, y que CPS está esperando hasta enero porque eso “permitirá que los estudiantes se pongan en cuarentena después de las vacaciones y porque comenzarán las clases durante las interrupciones durante las vacaciones no sería propicio para las necesidades de los niños pequeños que necesitarán adaptarse a una rutina nueva y constante”.

Arwady, mientras tanto, dijo que la ciudad está “en medio de este segundo aumento en este momento, y no hay duda de que las tendencias que vemos son muy preocupantes”. Estableciendo un umbral de reapertura por primera vez en meses, Arwady dijo que los estudiantes podrían regresar una vez que los casos en la ciudad se dupliquen cada 18 días. En este momento, se duplican cada 12 días, lo que indica una propagación rápida.

“Queremos estar en un lugar más estable con la propagación antes de traer a los estudiantes y al personal de regreso a la escuela”, dijo. “Una vez que veamos más estabilidad, incluso si las tasas de casos siguen siendo relativamente altas, estoy segura de que el aprendizaje en persona puede funcionar y realizarse de manera segura”.

Aunque las clases de CPS no se llevan a cabo en persona, una base de datos del distrito muestra que hubo 87 casos confirmados entre adultos, lo que forzó interrupciones parciales en las más de 500 escuelas del distrito la semana pasada, la más reciente. Las secretarias de la escuela y los coordinadores de tecnología se han reportado para trabajar en persona durante todo el año escolar.

El Sindicato de Maestros de Chicago se ha opuesto firmemente a reabrir las escuelas mientras se propagan las infecciones y el martes criticó el “peor liderazgo posible” de la alcaldesa “en el peor momento posible”.

“El anuncio de hoy parece estar basado en la agenda política de la alcaldesa, porque seguro que no se basa en la ciencia”, dijo el presidente de la CTU, Jesse Sharkey, en un comunicado. “Elegir unilateralmente una fecha arbitraria en el futuro y esperar que todo salga bien es una receta para un desastre”.

El sindicato, descontento con el estado de las negociaciones sobre una posible reapertura, pidió a principios de este mes que un mediador interviniera en conversaciones con el distrito escolar, al que la CTU acusó de seguir adelante con sus planes sin pedir la opinión de los maestros. CPS solo acordó la mediación sobre los problemas afectados por el regreso a la escuela, pero no sobre su decisión real de cuándo y cómo reabrir.

“No se toman decisiones sobre los hijos de otras personas a puerta cerrada”, dijo la vicepresidenta de CTU, Stacy Davis Gates. “Se necesita la participación de las partes interesadas, la aportación de la familia para darles confianza a los padres, y un plan uniforme y colaborativo para que funcione”.

Un árbitro independiente dictaminó a principios de octubre que CPS no ha demostrado que sus escuelas sean seguras para los trabajadores y ordenó al distrito que permita a sus secretarios y coordinadores de tecnología trabajar de forma remota siempre que sea posible. Los funcionarios de CPS se han negado a seguir esa decisión y esos trabajadores han seguido reportándose a los edificios escolares.