clock menu more-arrow no yes

Filed under:

Los suburbios se preparan para una nueva normalidad a medida que el plan de reapertura de Pritzker entra en la siguiente fase

“No tenemos la autoridad legal para hacer cumplir nada de esto”, dijo un alcalde suburbano.

AP Photos

Read in English

La mayor parte del estado de Illinois tiene programado pasar este viernes a la tan esperada próxima fase del plan “Restaurar Illinois”, del gobernador J.B. Pritzker, en lo que se considera un paso crucial para restaurar la vida que los habitantes de Illinois alguna vez conocieron.

Pero eso no significa que todo necesariamente volverá a la normalidad en los suburbios. El plan de Pritzker todavía restringe las reuniones a 10 personas o menos. Se requiere el uso de tapabocas y máscaras faciales en público. Las tiendas pueden abrir, pero con capacidad limitada. Las peluquerías, salones y gimnasios deben seguir reglas.

Y aunque algunos suburbios pueden establecer sus propias restricciones, la aplicación de la ley es otra cuestión.

“No tenemos la autoridad legal para hacer cumplir todo esto”, dijo el jueves el alcalde de Orland Park, Keith Pekau.

Pritzker dijo que todas las regiones del estado son elegibles para pasar este viernes a la Fase 3 del plan “Restaurar Illinois”, aunque Chicago planea iniciar su propia reapertura parcial durante la próxima semana.

“Nuestro objetivo es, y siempre ha sido, mantener a las personas a salvo del coronavirus mientras restauramos lo mejor posible nuestras actividades normales”, dijo Pritzker. “Por eso es importante que sigamos siendo cuidadosos”.

El gobernador publicó pautas el fin de semana pasado para ayudar a las tiendas minoristas, fabricas, peluquerías, salones de belleza, centros de salud, gimnasios y otras empresas a prepararse para los cambios 10 semanas después de que la orden de quedarse en casa de Pritzker entrara en vigencia el 21 de marzo.

El plan de Pritzker permite que los restaurantes y bares se abran solo para comer al aire libre, limitado a mesas de máximo seis personas.

Las actividades deportivas juveniles se limitan a aquellos ejercicios, prácticas y lecciones que no impliquen contacto entre los niños y les permitan mantener 6 pies de distancia social. Las clases de educación física se limitan a entrenamientos individuales y clases al aire libre con un máximo de 10 participantes, sin contacto entre los asistentes.

Los servicios de cuidado personal, como peluquerías, salones de uñas, spas, salones de masajes, centros de depilación y salones de tatuajes, solo se pueden realizar si el cliente y el empleado usan tapabocas. Y los masajes y tratamientos corporales están limitados a 30 minutos o menos.

El administrador asistente de Tinley Park Village, Pat Carr, dijo que no tienen la intención de desviarse del plan de Pritzker. Por el contrario, dijo: “Estamos trabajando diligentemente con todos los negocios que desean abrir. Los estamos asistiendo con permisos para hacer sus comidas al aire libre y estamos aquí para ayudar a estas empresas a intentar volver a funcionar”.

El portavoz de Oak Park, David Powers, también dijo en un correo electrónico que esa comunidad seguirá las pautas estatales.

El sitio web de la ciudad de Evanston dijo que había planes para abrir canchas de tenis y un muelle de barcos la semana pasada, aunque se espera que las canchas de tenis abran a la mitad de su capacidad.

Orland Park comenzó a redactar su propio “Plan de regreso a la normalidad” a finales de abril, mucho antes de que Pritzker anunciara su plan “Restaurar Illinois”. Una versión actualizada de ese plan no recomienda que haya grupos en restaurantes de más de cuatro personas, a menos que se incluyan niños. Incluso recomienda restricciones para los campos de golf, hasta diciendo que “las banderillas no deben quitarse”.

Pero Pekau dijo que el plan equivale a una lista de recomendaciones destinadas a educar e informar a los residentes. Dijo que su villa no ha aplicado ninguna restricción de coronavirus. Sus abogados no creen que tenga esa autoridad, dijo. Más bien, argumentó que espera que los miles de negocios en Orland Park se concentren en hacer que sus clientes se sientan cómodos. “El mismo mercado resolverá esto”, confió Pekau.