CPS investiga a escuelas charter de Chicago que recibieron préstamos PPP de COVID-19

Treinta operadores de 56 escuelas obtuvieron dinero federal a pesar de que no perdieron los fondos que regularmente reciben de los contribuyentes de Illinois.

SHARE CPS investiga a escuelas charter de Chicago que recibieron préstamos PPP de COVID-19
WATCHDOGS_07XX20_6.0.jpg

Tyler LaRiviere / Sun-Times

La Voz es la sección en español del Sun-Times, presentado por AARP Chicago. 

Read in English

Escuelas charter que son financiadas con fondos públicos en Chicago y en otras partes de Illinois, recibieron entre $31.2 y $74.7 millones en préstamos federales destinados a impulsar a los negocios pequeños y organizaciones sin fines de lucro durante la pandemia de coronavirus, según un análisis del Chicago Sun-Times.

Treinta operadores de 56 escuelas obtuvieron dinero federal a pesar de que, a diferencia de muchos otros empleadores que solicitaron préstamos del Programa de Protección de Cheques de Pago (PPP, por sus siglas en inglés), no perdieron los fondos que regularmente reciben de los contribuyentes de Illinois.

Eso llevó a los funcionarios de las Escuelas Públicas de Chicago (CPS) a iniciar una investigación para saber por qué esas escuelas autónomas, administradas de forma privada, obtuvieron fondos federales.

“Le hemos pedido a nuestro inspector general que revise la legitimidad de las solicitudes presentadas por los operadores de escuelas charter”, dijo la portavoz de CPS Emily Bolton. “CPS no aprobó ninguna solicitud de préstamo del Plan de Protección de Cheques de Pago presentadas por los operadores esas escuelas”.

Según Bolton, CPS ha mantenido durante todo el año escolar 2019-2020, sin interrupciones, las entregas de fondos públicos completos que las escuelas charter reciben bajo la ley estatal para ofrecer a muchas familias una opción escolar más amplia.

CPS parece ser el primer sistema de escuelas públicas en tratar de evitar que las escuelas charter tomen parte del dinero que el Congreso asignó a los negocios pequeños para ayudar a mantener a sus empleados en nómina en medio del desplome de la economía, debido a las órdenes de quedarse en casa relacionadas con la pandemia .

La queja de CPS se produce días después de que el Departamento del Tesorero de Estados Unidos finalmente publicara la lista de quienes obtuvieron los préstamos perdonables distribuidos de forma rápida en el marco del programa de 660 mil millones de dólares.

Algunas cadenas comerciales nacionales y compañías financiadas con fondos públicos que recibieron gran parte del dinero inicial terminaron devolviendo el dinero después de que sus préstamos se hicieran públicos.

Los datos del Departamento del Tesorero en los que se basó el análisis de Sun-Times no revelaron las cantidades exactos de los préstamos, que se dieron solo en rangos. Y la información se limitó a las empresas que obtuvieron préstamos de entre $150,000 y $10 millones, entre ellos la empresa dueña del Sun-Times.

Entre $133 millones y $321.5 millones fueron a escuelas tipo K-12 en Illinois.

El PPP, diseñado principalmente para dar un impulso a las empresas con menos de 500 trabajadores en función de la cantidad de empleados que tenían, también permitió la aplicación de organizaciones afiliadas a organizaciones religiosas.

De acuerdo con las reglas del programa: “Antes de presentar una solicitud de aplicación, todos los prestatarios deben revisar cuidadosamente la certificación requerida de que la incertidumbre económica actual hace que esta solicitud de préstamo sea necesaria para respaldar las operaciones en curso del solicitante”.

En Illinois, las escuelas católicas acumularon 119 préstamos PPP por un total de entre $51.4 millones y $123.8 millones, más que cualquier otra categoría de escuelas.

En términos más generales, las iglesias y otras organizaciones religiosas en Illinois recaudaron al menos otros $140 millones.

St. Joseph, una escuela católica del área de Chicago, obtuvo entre $150,000 y $350,000 del programa federal destinado a evitar despidos. Eso fue a pesar de que la Arquidiócesis de Chicago había anunciado meses antes que esa escuela cerraría permanentemente el 30 de junio.

La Arquidiócesis, que emplea a 15,000 trabajadores, dijo que enseñó a sus parroquias y escuelas cómo presentar una solicitud, alegando una “caída en las colectas que respaldan nuestras parroquias y escuelas” combinada con una caída promedio del 15 por ciento en el pago de la matrícula y la incapacidad para organizar eventos de recaudación de fondos .

“Incluso en los mejores tiempos, la matrícula a menudo paga solo una parte del costo de educar a un estudiante”, dijo la portavoz de la Arquidiócesis, Yasmin Quiroz. “Muchas parroquias apoyan financieramente a su escuela”.

Quiroz dijo que el préstamo de St. Joseph fue compartido entre la escuela y la Iglesia.

Las escuelas privadas laicas en Illinois, algunas con matrículas de hasta $61,000 al año, obtuvieron entre $19 y $48 millones del programa.

Las escuelas públicas tienen acceso a un grupo separado de $13.5 mil millones bajo la Ley de Ayuda, Alivio y Seguridad Económica durante el Coronavirus, conocida como Ley CARES, que el Congreso aprobó a fines de marzo. La asignación a CPS fue de $205 millones de los $569.5 millones destinados a Illinois, destinando algo de esos fondos para las escuelas charter.

La Secretaria de Educación de Estados Unidos, Betsy DeVos, ha exigido que los distritos escolares públicos compartan esa financiación con las escuelas privadas. Varios estados demandaron a DeVos esta semana, acusándola de usar la Ley CARES para desviar fondos públicos a escuelas privadas.

Andrew Broy, presidente de la organización llamada Red de Escuelas Charter de Illinois, dijo que los operadores de escuelas charter se enfrentaron a problemas presupuestarios como resultado del gasto adicional en computadoras e internet para el aprendizaje remoto.

La organización charter obtuvo su propio préstamo de $150,000 a $350,000. Tiene 14 empleados y, según su última presentación pública, en diciembre de 2017, le pagaba a Broy $350,000 al año.

La cadena charter LEARN, que opera siete escuelas en Chicago y dos más en otras regiones de Illinois, obtuvo uno de los préstamos más grandes, entre $5 millones y $10 millones. Cuenta con 485 empleados.

Perspectives Charter Schools, operador de cinco escuelas en Chicago, obtuvo al menos $2 millones, al igual que KIPP Chicago Schools, que tiene ocho escuelas en la ciudad.

NOTA DEL EDITOR: Esta historia se ha ido actualizando para corregir la cantidad de escuelas charter que obtuvieron dinero de PPP y la cantidad de los préstamos que obtuvieron.

The Latest
The proposal calls for turning them into a shared archive center, but the properties’ owner, the federal government, wants the early 20th century high-rises wrecked.
Here’s the recipe for one of Abby’s proven favorites
Christopher Morel hit a home run, and Brandon Hughes struck out five Pirates in the Cubs’ 7-0 win Tuesday.