clock menu more-arrow no yes

Filed under:

La mayoría de los estudiantes de CPS asistirán a la escuela 2 días por semana; para los estudiantes mayores todo será remoto

Tal como está el plan presentado, aproximadamente la mitad de los estudiantes de CPS estarán en las escuelas un día a la semana. La mayoría de los maestros y el personal estarán en las escuelas al menos cuatro días a la semana.

Ashlee Rezin Garcia/Sun-Times

Read in English

La mayoría de los estudiantes de las Escuelas Públicas de Chicago (CPS, por sus siglas en inglés) regresarán a las aulas dos días a la semana en otoño, según un plan tentativo que todavía espera tener aprendizaje remoto a medio tiempo, después de que los esfuerzos para frenar la propagación del coronavirus forzaran el cierre de las escuelas en una interrupción del proceso educativo sin precedentes.

El retorno parcial para la mayoría de los 300,000 estudiantes en las escuelas públicas implicará que muchos de los mismos desafíos se mantendrán para las familias y el personal que están preocupados por su salud, por los estudiantes de educación especial y por los padres trabajadores que deberán seguir buscando un lugar confiable donde cuiden a sus hijos los días en que no estén en la escuela.

Los funcionarios de la Municipalidad dicen que están implementando protocolos estrictos de salud en sus más de 500 escuelas, un requisito que la mayoría de los padres y maestros solicitaron para apoyar el plan, como revisiones diarias de temperatura, la exigencia del uso de mascarilla para todos y limpieza de rutina con la ayuda de 400 nuevos conserjes.

También exigen el distanciamiento social “en la mayor medida posible”, manteniendo a estudiantes de tercer y cuarto año de secundaria con aprendizaje remoto a tiempo completo para disminuir el contacto. Las familias con estudiantes de todas las edades podrán optar por la no asistencia a la escuela sin tener que justificar ningún motivo.

Aun así, la principal funcionaria de salud pública de la ciudad advirtió que los casos de COVID-19 en las escuelas serán “inevitables” y que el Departamento de Salud Pública de Chicago no dudará, dado el caso, en recomendar nuevos cierres de escuelas.

La alcaldesa Lori Lightfoot y los funcionarios de CPS llamaron a este plan un “marco preliminar”, que puede cambiar en función de cómo evolucione la furiosa pandemia desde ahora hasta principios de septiembre, cuando las escuelas abrirán sus puertas. Agregó que es “solo el comienzo de esta conversación”, ya que el distrito escolar ha programado cinco reuniones comunitarias a fines de este mes para recibir comentarios de padres, estudiantes y personal.

“Quiero aprovechar esta oportunidad para dejarle en claro a todos los padres, por adelantado. que habrá opciones para ustedes”, dijo la alcaldesa en una conferencia de prensa, anunciando el plan. “Pase lo que pase, y cualquiera que sea la forma que tome este desafío, quiero que todos sepan que habrá educación este otoño. La escuela funcionará este otoño”.

Lightfoot dijo que la Municipalidad está buscando opciones para el cuidado de niños similares al plan anunciado por el alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, que proporcionará servicios gratuitos para padres de 100,000 estudiantes en esa metrópolis. Nueva York y Chicago, que tienen el primer y el tercer distrito escolar público más grande del país, por ahora han contenido sus brotes de COVID-19 y se encuentran entre las únicas ciudades importantes que planean que los estudiantes asistan a la escuela.

Los Ángeles, San Diego y Houston, que han visto un aumento en los contagios del virus, han desafiado los deseos del Presidente Donald Trump y de la Secretaria de Educación de Estados Unidos, Betsy Devos, anunciando que mantendrán cerrados los planteles escolares por ahora.

Lightfoot dijo que no le preocupa el desafío legal o que estalle otra huelga de uno de sus mayores rivales políticos, el Sindicato de Maestros de Chicago (CTU), que han pedido que el aprendizaje remoto en su totalidad al comenzar clases en otoño. La alcaldesa dijo que cree que cualquier diferencia se resolverá entre ahora y el comienzo de clases.

Ambas partes reconocen que el aprendizaje remoto completo no proporciona la misma calidad de educación que la escuela normal, sin importar la planificación que se lleve a cabo, pero el sindicato ha dicho que sigue siendo la opción más segura.

El liderazgo de CTU ha sugerido que los maestros podrían negarse a ir a trabajar si no tienen garantías de salud y seguridad, lo que aumenta la posibilidad de otro paro potencial meses después de la huelga de maestros, que duró 11 días, el otoño pasado. El viernes, el sindicato inmediatamente criticó el plan alegando que “simplemente es muy peligroso que estudiantes, educadores y sus familias asistan a la escuela en persona”.

“Esto inevitablemente colocará a estudiantes y educadores en riesgo de exposición. En un distrito escolar donde 8 de cada 10 estudiantes provienen de comunidades negras y latinas que han sido las más afectadas por la pandemia, la decisión de devolver a los niños y educadores al aula tiene el potencial de agravar aún más la pandemia en nuestra ciudad”, dijo el sindicato en un comunicado.

“Flexible y confiable”

Janice Jackson, directora ejecutiva de CPS, dijo que el distrito trató de hacer un plan que sea “flexible y confiable para brindar instrucción de alta calidad, ya sea que los estudiantes estén aprendiendo en su casa o en la escuela”.

“Este modelo permite a muchos de nuestros estudiantes obtener los beneficios que solo pueden lograr a través de la instrucción en persona frente a un maestro altamente calificado”, dijo Jackson. “No hay que reemplazar a su querido maestro y ni que aprenden con sus amigos”.

Tal como está el plan presentado, aproximadamente la mitad de los estudiantes de CPS estarán en las escuelas un día a la semana. La mayoría de los maestros y el personal estarán en las escuelas al menos cuatro días a la semana.

La mitad de los estudiantes de kinder a décimo grado asistirán a la escuela los lunes y martes, y la otra mitad asistirá los jueves y viernes. Los miércoles contarán con lecciones virtuales, mientras que las escuelas se desinfectarán después de la asistencia de cada grupo. Los niños recibirán tareas para completar de forma independiente durante los otros dos días que estén en casa.

Es probable que el aprendizaje remoto, incluso la mitad de la semana, siga siendo un desafío. Cuatro de cada 10 estudiantes de CPS participaron en el aprendizaje virtual dos días a la semana o menos la primavera pasada, según los datos del distrito escolar.

Aunque CPS ha dicho que casi todos los estudiantes ahora tienen algún tipo de computadora en casa, una conexión confiable de internet ha sido más difícil de encontrar. La Municipalidad, a través de donantes privados, se ha comprometido a conectar a las familias con internet de banda ancha gratuita. Pero no está claro cuántos estudiantes aún no tienen servicio en casa.

En la escuela, los estudiantes se dividirán en grupos de 15, y cada “grupo” permanecerá en un aula asignada, con asientos asignados y escritorios colocados al menos a seis pies de distancia “donde sea posible”, dijo el distrito. La formación de grupos más pequeños, por debajo del tamaño habitual de una clase, que en promedio tiene 30 alumnos, permitirán un aislamiento y un rastreo de contactos más fáciles si un estudiante contrae coronavirus, dijeron las autoridades.

El plan no hace mención a los tiempos dedicados para el lunch o el recreo, solo dice que cada grupo usará un baño designado, pero Jackson dijo que los estudiantes podrán ir a un comedor o gimnasio en algún momento del día. Lightfoot y Jackson reconocieron que mantener los cubrebocas de los estudiantes de primaria más jóvenes durante seis horas al día será todo un desafío, pero argumentaron que los niños aprenden rápidamente a adaptarse.

Los estudiantes de más edad, que son juniors y seniors de secundaria, continuarán aprendiendo a distancia a tiempo completo, lo que mantiene a otras 50,000 personas fuera de los planteles, para permitir un distanciamiento social más fácil.

Aquellos estudiantes que participan en programas de grupos de educación especial estarán en la escuela a tiempo completo. Otros niños matriculados en educación especial y cursos de inglés tendrán prioridad para el aprendizaje en persona si una escuela individual tiene el espacio y el personal, dijo el distrito. Los programas preescolares de medio día y día completo también funcionarán a tiempo completo. Los autobuses recorrerán sus rutas regulares, dijeron las autoridades, con algunos ajustes para permitir el distanciamiento social.

“Las escuelas tendrán una gran cantidad de flexibilidad para asegurarse de que el plan elegido tenga sentido para cada comunidad escolar particular”, dijo Lightfoot.

Las familias, tengan o no afecciones médicas existentes, pueden optar que sus hijos no participen en el aprendizaje en persona, dijeron las autoridades. El personal con problemas médicos o que requiera un cuidado especial tendrá que solicitar un permiso de ausencia u otra adaptación mediante un proceso administrativo que estará disponible a finales de este mes.

El Sindicato de Maestros criticó a CPS por no contratar maestros adicionales y personal de apoyo para sustituir a los empleados que tengan afecciones médicas.

Jackson dijo que CPS acomodará a aquellos con problemas, pero que no le preocupan que cientos o miles de los 31,000 empleados escolares del distrito se reporten enfermos.

“La expectativa es de que todos los demás vengan a trabajar”, dijo.

1.2 millones de máscaras y 42,000 dispensadores de desinfectante para manos

La Municipalidad dice que ha comprado 1.2 millones de cubrebocas de tela reutilizables para estudiantes y el personal, además de 40,000 contenedores con toallitas desinfectantes para las escuelas. El distrito también se compromete a poner 42,000 dispensadores de desinfectante para las manos en las aulas y áreas de alto tráfico, y entregar 22,000 termómetros sin contacto para tomar la temperatura.

Para respaldar el aumento de los horarios de desinfección, CPS dice que también está contratando a 400 personas de mantenimiento que serán empleados por el distrito, no por el proveedor privado contratado para los servicios de limpieza habituales.

Jackson dijo que el distrito está utilizando $75 millones de los fondos de emergencia de respuesta al coronavirus, aprobados por la Junta de Educación, para cubrir los gastos adicionales. Se usarán otros $205 millones en ayuda federal de emergencia para el coronavirus, y Jackson dijo que se espera recibir recursos adicionales del Congreso en las próximas semanas.

Alison Arwady, Comisionada de Salud Pública de la Ciudad y pediatra con licencia, dijo que apoya el plan híbrido que incluye el aprendizaje a tiempo parcial en la escuela porque “nuestro brote local sigue teniendo un amplio control en Chicago”.

“Creemos que es un buen equilibrio entre mitigar el riesgo y realmente satisfacer las necesidades de los estudiantes”, dijo la Comisionada de Salud. “Los niños necesitan interacción para un desarrollo saludable. Los niños más pequeños, en particular, simplemente no aprenden tan bien a través de pantallas”.

En caso de que un estudiante o miembro del personal resulte positivo para COVID-19, esa escuela podría no necesariamente cerrar por completo, dijo Arwady. Ella y los funcionarios de CPS dejarán abierta la posibilidad de que solo los grupos de 15 estudiantes y cualquier persona que tengan contacto cercano con quien resultó positivo, entren en cuarentena, “en lugar de toda una comunidad escolar”. Arwady dijo que una escuela podría cerrar si varios grupos registran un caso positivo, lo que sería un indicador de que el virus se está propagando por el edificio.

Los padres quieren escuelas más limpias

Las autoridades dijeron que 50,000 padres respondieron a una encuesta del distrito sobre la reapertura. La “abrumadora” mayoría de las familias quieren escuelas más limpias, expectativas claras de aprendizaje y clases más pequeñas. Los padres prefirieron un regreso de medio tiempo a las escuelas con un horario híbrido para que menos personas estén en el edificio al mismo tiempo, dijeron las autoridades.

Schaunda Hall, madre de una estudiante de la escuela primaria Cather, en East Garfield Park en el lado oeste, dijo en la conferencia de prensa de la alcaldesa que la perspectiva de los padres es importante a tener en cuenta a medida que CPS inicie la enseñanza en otoño.

“Cuando pienso en metas y sueños para el próximo año escolar para mi pequeño, pienso en educación y en seguridad”, dijo Hall. “Tenemos que ser honestos. El COVID-19 es real. Es serio y está provocando muertes.

“El plan para reabrir las escuelas debe ser flexible. Debe estar centrado en la igualdad. Debe priorizar tanto las necesidades académicas como las sociales y emocionales de los estudiantes. Necesitamos poner la seguridad primero”.

Estrella Cedeño, de 36 años, madre de cinco hijos y residente de West Rogers Park, tiene tres pequeños que asisten a la escuela. Ella dijo en una entrevista que es demasiado pronto para que los estudiantes vuelvan a la escuela y planea mantener a sus hijos en casa, aún si el formato de dos días a la semana avanza.

“¿Cómo saben que [los niños] no están en contacto con alguien con COVID cuando no están en la escuela?”, preguntó.

Cedeño, quien contrajo COVID-19 después de entrar en contacto con un médico de la sala de emergencias que tenía el virus, lo llamó “el peor dolor que he sentido en mi vida”.

“Incluso si dura un día, no estoy lista para eso”, dijo, sobre el regreso a la escuela. “Sinceramente, me gustaría que se mantenga el aprendizaje a distancia durante al menos el primer semestre, hasta que los números bajen un poco”.

La hija mayor de Cedeño comenzará la universidad comunitaria de forma remota en otoño.

“Si no es seguro para los jóvenes mayores, entonces ¿por qué es seguro para los niños pequeños que no pueden seguir las instrucciones tan bien?” se preguntó Cedeño.

Los padres, los estudiantes y el personal tienen hasta el 31 de julio para llenar una encuesta y enviar más comentarios al sitio: cps.edu/reopening2020survey.

Se realizarán cinco reuniones virtuales para obtener más información, una cada día de la semana a partir del 27 de julio, en diferentes momentos de la mañana y al final de la tarde.