EDITORIAL: La Convención intenta unir a Estados Unidos contra un presidente que infunde miedo y que tiene como objetivo separarnos

Queremos un país en el que la mayoría de la gente se preocupa por otras personas.

SHARE EDITORIAL: La Convención intenta unir a Estados Unidos contra un presidente que infunde miedo y que tiene como objetivo separarnos
AFP_1WK73T.0.jpg

Getty

El mejor lugar para cobertura bilingüe de noticias y cultura latina en Chicago. | The place for bilingual coverage of Latino news and culture in Chicago.

Read in English

Hemos estado viendo las primeras noches de la Convención Nacional Demócrata, un asunto estrictamente digital debido a la pandemia, y estamos recordando el país que amamos, el que creíamos conocer y el que queremos de regreso.

Ha sido un estudio en contradicciones, desde una oración de parte de un ministro latino en Florida, que le pidió a Dios que nos bendiga a “todos, republicanos, independientes y demócratas”, hasta otro discurso desastroso del Presidente Trump, quien advirtió sobre los extremistas de la “izquierda radical” que según él intentan “abolir los suburbios”.

Queremos un país en el que la mayoría de la gente se preocupa por otras personas. Donde muchos de nosotros entendemos que estamos juntos en esto, por mucho que nos critiquemos. Donde la mayoría de nosotros entiende que nuestra diversidad es nuestra fuerza, por más que eso desafíe nuestra cómoda complacencia.

“Ayúdanos, oh Señor, a estar siempre atentos a los más vulnerables entre nosotros”, dijo el Reverendo Dr. Gabriel Salguero en su oración de apertura en la Convención.

Así es. Casi lo habíamos olvidado. Honestamente, siempre nos preocupamos, como país, por “los más vulnerables entre nosotros”. Palabras que algún momento sonaban superficiales. Hoy se sienten como una exigencia.

Mientras tanto, el lunes, Trump se paró en la pista de un aeropuerto en Oshkosh, Wisconsin, y advirtió sobre el infierno si Joe Biden, el amable Joe de centro-izquierda, es elegido Presidente, lo que Trump dijo que sucederá sólo si las elecciones están “amañadas”.

“Van a quitarle su Segunda Enmienda. Van a hacer de Estados Unidos un santuario para delincuentes extranjeros”, dijo. “También quieren abolir los suburbios al permitir que los burócratas de la extrema izquierda de Washington fuercen la construcción de proyectos de vivienda para personas de bajos ingresos en todos los vecindarios de Estados Unidos”.

En tres frases, Trump impactó con la trifecta de un espantapájaros: disque los demócratas tomarán sus armas, dejarán que los inmigrantes los maten mientras duermen y estacionarán a pandilleros negros en cada esquina de los suburbios.

Pero volvamos a la Convención Demócrata. De vuelta al Estados Unidos en el que todavía creemos a pesar de los últimos 3 años y medio.

El representante James E. Clyburn, de Carolina del Sur, habló sobre la unidad estadounidense, en la que dijo que todavía cree a pesar de las airadas protestas por la justicia racial que llenan nuestras calles, o tal vez a causa de ellas.

“Al igual que el resto del país, estamos saliendo de las sombras de nuestro pasado y comenzando a sentar las bases para un futuro más justo”, dijo. “No será fácil. Solo podemos tener éxito si avanzamos juntos. Por lo tanto, necesitaremos un presidente que vea la unidad de las personas como un requisito para su trabajo”.

El gobernador Andrew Cuomo de Nueva York, a su manera, también habló sobre la unidad, del tipo que desafía las diferencias partidistas. La lección de COVID-19, dijo, es que nos levantamos o caemos juntos.

“Los estadounidenses aprendieron una lección fundamental: cuán vulnerables somos cuando estamos divididos”, dijo Cuomo. “Y cuántas vidas se pueden perder cuando nuestro gobierno es incompetente”.

El senador Doug Jones, de Alabama, deploró a “algunos políticos” que “intentan enfrentarnos entre nosotros”. E invocó los nombres de dos íconos de los derechos civiles para recordarnos (Oh Señor, cómo necesitamos recordar) de todo lo mejor que tiene nuestra nación.

“Fue aquí en Alabama donde Rosa Parks ayudó a encender un movimiento, al negarse a ceder su asiento en el autobús”, dijo Jones. “Y fue aquí, en Alabama, donde John Lewis marchó a través de un puente hacia la libertad”.

Jack Schlossberg, de pie junto a su madre, Caroline, invocó las palabras de John F. Kennedy, el abuelo al que nunca conoció, para recordarnos que somos mucho mejores como nación cuando un presidente pregunta qué puedes hacer por tu país y no lo que tu país puede hacer por ti.

En el famoso discurso de JFK al aceptar la nominación presidencial de su partido, dijo Schlossberg, pidió “coraje, unidad, patriotismo”, valores “tan importantes hoy como lo fueron en 1960”.

Mientras tanto, de vuelta en la pista de Oshkosh, Trump hizo todo lo posible para poner en duda la salud cognitiva de Biden, sin basarse en nada, invocando a los más brutos, los autócratas que más admira, para aclarar su punto.

Dijo Trump sobre Biden, “Mire, una cosa he aprendido de Putin, el presidente Xi de China, Kim Jong Un, Erdogan de Turquía. Son ajedrecistas de talla mundial. No podemos tener a un tipo al que le ‘dispararon’ y en sus mejores años no fue muy bueno”.

Las convenciones políticas ya no son tan divertidas como antes. La elección del partido para presidente se conoce de antemano y hay pocas intrigas. Resulta que una convención virtual ofrece aún menos emoción. Es como un teletón.

Pero seguiremos viéndolo esta semana, de todos modos. Apreciamos el tono mesurado, la falta de grandilocuencia, la atención puesta en la decencia básica y el esfuerzo respetuoso por comunicarse.

Nos invadió una sensación de cosas que creíamos haber perdido.

Y también vigilaremos a Trump todo el tiempo que sea necesario.

Envíe sus comentarios a: letters@suntimes.com.

The Latest
The Hawks weren’t able to translate possession time into much tangible offense during a 3-1 loss Tuesday in Vegas.
A hazardous weather outlook, bringing gusty winds and showers, was in effect in Cook County on Tuesday evening, as well as much of northern Illinois and parts of northwest Indiana through midnight.
Sitting at Nos. 1 and 9, Bears general manager Ryan Poles has a huge opportunity next week.
Ben Brown and Javier Assad have performed well, while veteran right-hander Kyle Hendricks has struggled to begin the season.