Por qué en Chicago no se puede vacunar inmediatamente a todos los maestros

CPS espera establecer cuatro sitios de vacunación para los maestros, pero no hasta mediados de febrero.

SHARE Por qué en Chicago no se puede vacunar inmediatamente a todos los maestros
CV_ARWADY_012221_07.jpg

Una mujer recibe una dosis de la vacuna del COVID-19 de Pfizer-BioNTech el jueves.

Ashlee Rezin Garcia/Sun-Times

La Voz es la sección en español del Sun-Times, presentado por AARP Chicago. 

Read in English

Los maestros de Chicago han argumentado que deberían ser vacunados contra el COVID-19 antes de que los funcionarios de las Escuelas Públicas de Chicago (CPS) les exijan que regresen a sus clases la próxima semana.

Los educadores de la ciudad han visto que algunos distritos suburbanos más pequeños implementaron esa estrategia y han observado que las escuelas privadas adineradas obtienen vacunas para administrarlas de inmediato a su personal.

La Junta de Educación de Chicago preguntó en su reunión mensual el miércoles por qué la Municipalidad no puede hacer lo mismo.

Miembro de la junta Amy Rome preguntó qué se estaba haciendo para priorizar a los maestros para las vacunas, y la miembro Elizabeth Todd-Breland dijo que “es difícil ver que los educadores en otras partes del estado se vacunen o se les haya preguntado sobre una vacuna hace varias semanas”.

“¿Es un problema federal, es un problema de una empresa farmacéutica, es un problema estatal?” Todd-Breland preguntó.

La Dra. Marielle Fricchione, del Departamento de Salud de la Municipalidad, dijo que Chicago es tan grande que, junto a Nueva York, Filadelfia, Houston y el condado de Los Ángeles, recibe vacunas directamente del gobierno federal, mientras que los suburbios y otras ciudades han recibido dosis a través del estado.

“Desafortunadamente, esa fórmula que usaron no tomó en cuenta tanto el alto porcentaje de trabajadores de la salud que tenemos en nuestra jurisdicción, como también la densidad de población y el impacto desproporcionado que tenemos”, dijo Fricchione a la junta.

La mala asignación del gobierno federal ha significado que la Municipalidad no recibió las dosis suficientes para la fase 1A de las vacunas, que cubría a los trabajadores de la salud y a los residentes de las instalaciones de atención a largo plazo, dijo. Cuando avanzó a 1B, la fase que incluye maestros y trabajadores esenciales, no había suficientes habitantes de Chicago en la fase 1A que hubieran recibido sus vacunas, lo que provocó un efecto dominó para el resto del lanzamiento. Y la alcaldesa Lori Lightfoot dijo el martes que no iba a adelantar a los maestros sobre los residentes vulnerables u otros empleados esenciales que han estado trabajando en la comunidad durante meses.

Los suburbios que han avanzado más en la vacunación de maestros tienen muchos menos trabajadores de atención médica, otros trabajadores esenciales y distritos mucho más pequeños. CPS es el segundo empleador más grande en Chicago, después del gobierno federal con 35,000 trabajadores.

“Y esa es la razón por la que otras áreas del estado que están recibiendo su vacuna a través de un envío separado pueden pasar por las fases más rápidamente que nosotros”, dijo Fricchione. “Desearía que ese no fuera el caso. Pero esas son las cartas que nos han dado, en parte debido a las decisiones tomadas por la última administración federal”.

CV_TEACHERS_01621_6.jpg

Marielle Fricchione, directora médica de la oficina COVID-19 del Departamento de Salud Pública de Chicago.

Pat Nabong/Sun-Times

Todos contra todos

Los educadores, que se volvieron elegibles para la vacunación esta semana, se han sentido frustrados y confundidos por el lanzamiento. Algunos maestros de CPS han recibido vacunas a través de su proveedor privado, pero a otros que hicieron citas con la Municipalidad se les canceló la suya durante el fin de semana después de usar un código que fue distribuido por los directores y en grupos de Facebook, pero que en realidad fue designado para trabajadores de atención médica domiciliaria. CPS espera establecer cuatro sitios de vacunación para maestros, pero no hasta mediados de febrero.

En sus comentarios a la junta un par de horas antes, el presidente del Sindicato de Maestros de Chicago, Jesse Sharkey, dijo que aún estaba decepcionado con la postura de CPS de que la reapertura no se puede retrasar hasta que más maestros tengan la oportunidad de vacunarse. Lamentó lo que describió como una falta de una estrategia integral por parte de la Municipalidad para arreglar esos problemas y poco diálogo sobre por qué las demandas del sindicato sobre las vacunas para maestros no se pueden cumplir.

“Entendemos que hay escasez de vacunas”, dijo el líder sindical. “Reconocemos que hay otras personas además de los profesores que deberían tener más prioridad en este sentido. Pero parece que Walgreens, CVS y Jewel tienen suministros privados que prometieron y están comenzando a distribuir a pequeños grupos de escuelas en el lado norte. Usted nos dice que tenemos que regresar sin una vacuna a pesar de que vemos a personas que enseñan remotamente en Evanston y Skokie ya vacunados”.

Sharkey dijo que cree que regresar de manera segura a la escuela en persona es un objetivo compartido entre el sindicato y la alcaldesa, pero espera que “ambos podamos reconocer que esto empezó con el pie equivocado”.

“Yo diría que la junta nunca tuvo la intención de llegar a un acuerdo sobre si reabrir y cuándo hacerlo”, dijo Sharkey, señalando que la oficina del alcaldesa y el liderazgo superior de CPS han estado en muy pocas o ninguna sesión de negociación desde el otoño.

The Latest
The Chicago Department of Public Health and Blue Cross Blue Shield of Illinois are teaming up to open family vaccination clinics on the South Side throughout the summer.
OB/GYN accreditation rules require training in abortions for medical residents, who might use the same skills for treating miscarriages and other complications, doctors say.
Williams was two points from advancing while serving for the match at 5-4 in the third set but couldn’t get closer.
The mayor contends the amount of “respite baked into” the police contract makes Catanzara’s “narrative” about cops being worked “like mules” false.
The children who died were 4, 6 and 11. The child’s mother was badly burned and inhaled smoke, likely while trying to find her children in their bedrooms, fire officials say