clock menu more-arrow no yes

Filed under:

La nueva directora ejecutiva de los YMCA de Chicago planea hacer los centros más accesibles

Una baja en la membresía a lo largo de los años provocó drásticas pérdidas financieras y obligó a tres ubicaciones a cerrar permanentemente en 2020.

New YMCA CEO Dorri McWhorter at the Crown Family YMCA Center, 1030 W. Van Buren St., photographed on Monday, Sept. 13, 2021.
La nueva encargada de los YMCA de Chicago, Dorri McWhorter.
Anthony Vázquez/Sun-Times

Read in English

Muchos de los que conocen a Dorri McWhorter dicen que tiene una “energía increíble”. Es risueña, se expresa mucho y no tiene miedo de decir lo que piensa.

Todo eso queda especialmente claro cuando se le pregunta a la directora ejecutiva del YMCA de Metro Chicago sobre la renovación de la organización de 163 años.

“Realmente quiero que seamos reconocidos como el mayor proveedor de servicios humanos y que estamos comprometidos con las comunidades de manera tan profunda”, dijo McWhorter, de 48 años. “No sé si la gente realmente reconoce cuánto trabajo hacemos. “

McWhorter ha sido CEO desde el 2 de agosto; anteriormente fue directora ejecutiva de la YWCA de Metropolitan Chicago durante ocho años. Ella es la primera mujer y la primera ejecutiva afroamericana de alto rango del YMCA de Chicago.

Sus primeras semanas en su nuevo trabajo incluyeron desafíos. Una baja en la membresía a lo largo de los años provocó drásticas pérdidas financieras y obligó a tres ubicaciones a cerrar permanentemente en 2020.

En su primera semana, McWhorter luchó por mantener abiertas varias otras ubicaciones a pesar de sus limitaciones financieras. Lo logró, en parte, mediante el uso de 5.3 millones donados a Metro YMCA por MacKenzie Scott, la ex esposa del fundador de Amazon, Jeff Bezos.

McWhorter dijo que ahora está analizando “en cuántas comunidades hemos desinvertido en las últimas décadas”.

McWhorter culpa a un modelo de negocio impulsado por la membresía.

Las tarifas de membresía varían según la ubicación, la edad y el tamaño de su hogar. Por ejemplo, los miembros de South Side YMCA, en 6330 S. Stony Island Ave., pagan $24 al mes desde los 11 hasta los 18 años, pero luego pagan $27 al mes desde los 19 hasta los 26 años. Cuando alguien cumple 27, la tarifa aumenta a $51 al mes.

“Desafortunadamente, ese modelo en particular no siempre nos permite participar en comunidades que no pueden pagar esas tarifas”, dijo McWhorter.

Pero al enfocarse en la membresía perdida, y con ella, la pérdida de ingresos, McWhorter dijo que el YMCA perdió su visión.

“Nos vimos atrapados en el ‘qué’ y nos olvidamos del ‘por qué’”, dijo.

La única forma de recuperar ese “por qué”, dijo McWhorter, es ponernos a trabajar en la comunidad. Utiliza los viernes como “días de inmersión”, y pasa tiempo en los centros YMCA de la ciudad. Más importante aún, McWhorter planea colaborar con organizaciones comunitarias.

Mientras tanto, con la construcción del Centro Presidencial Obama cerca de un YMCA, McWhorter y el Dr. Byron Brazier se han estado reuniendo para discutir planes para minimizar el desplazamiento y la gentrificación que algunos temen que el proyecto pueda causar.

“¿Cómo se apoya a una comunidad... si no tiene comodidades, o si no tiene una estructura de apoyo, o si no hay lugar para que ellos compren o asistan o para caminar o cosas de ese tipo?” dijo Brazier.

Una forma es buscar un lote vacío propiedad de la Municipalidad entre la iglesia y el YMCA en Stony Island Avenue, dijo. El desarrollo en Woodlawn debe complementar lo que ya existe en la comunidad y el centro presidencial.

“Tenemos la oportunidad y la responsabilidad de ver cómo apoyamos mejor a quienes, como partes interesadas de Woodlawn, viven ahí”, dijo Brazier.

“La gente suele hablar de la alberca o el gimnasio, pero lo que creo que la gente subestima es cuántas personas no tienen la oportunidad de participar en actividades debido al miedo, al costo, a la violencia en su comunidad”, dijo McWhorter.

“Para nosotros, crear un espacio seguro en entornos para que ellos continúen participando y se conecten con los demás es algo más importante de lo que la mayoría de la gente cree”.