Una agente de policía le disparó a su marido, también un agente, mientras peleaban por un arma en disputa doméstica

Mientras la pareja luchaba por el arma, Germán Villaseñor, de 44 años, recibió un disparo en el pecho. Fue declarado muerto en el hospital.

SHARE Una agente de policía le disparó a su marido, también un agente, mientras peleaban por un arma en disputa doméstica
A Chicago police SUV

Un oficial de policía de Chicago fue disparado fatalmente el martes en su casa en el bloque 8500 al oeste de la calle Winona, dicen las autoridades. | Archivo Sun-Times

El mejor lugar para cobertura bilingüe de noticias y cultura latina en Chicago. | The place for bilingual coverage of Latino news and culture in Chicago.

Read in English

Una agente de la Policía de Chicago disparó y mató a su marido, también un oficial, mientras la pareja luchaba por una pistola con la que ella había amenazado suicidarse durante una discusión en su casa del lado noroeste, dijeron los fiscales del Condado de Cook el viernes.

Cuando Jacqueline Villaseñor, de 39 años, sacó una pistola de 9 mm y amenazó con dispararse, su marido, un agente de policía de Chicago, trató de quitarle el arma, dijeron los fiscales a la jueza Susana Ortiz.

Mientras la pareja seguía luchando por el arma, Germán Villaseñor, de 44 años, recibió un disparo en el pecho; la bala le atravesó el corazón y le salió por la espalda antes de alojarse en una pared, dijeron los fiscales.

El hijo de la pareja, de 16 años, oyó el disparo y se dirigió al dormitorio de sus padres en el piso superior, en el bloque 8500 al oeste de la calle Winona. El chico vio a su padre acostado y a su madre tratando de hacerle resucitación cardiopulmonar, dijeron los fiscales.

Jacqueline Villaseñor le dijo a su hijo que buscara la bolsa médica de su coche y llamara al 911, lo cual hizo, según los fiscales.

Un oficial fuera de servicio, que escuchó la llamada de radio del tiroteo, fue el primero en llegar a la escena, dijeron los fiscales. Jacqueline Villaseñor le contó a ese oficial de la discusión, que fue por una infidelidad anterior que tuvo, y la lucha por el arma, dijeron los fiscales.

Ese oficial notó que el aliento de Jacqueline Villaseñor olía a alcohol, dijeron los fiscales. Ella supuestamente no quiso someterse a una prueba de alcohol ordenada por CPD para determinar su nivel de intoxicación.

Debido a que Jacqueline Villaseñor amenazó con suicidarse, los paramédicos también llamaron a una ambulancia para llevarla a un hospital, pero ella no quiso ir, dijeron los fiscales.

Jacqueline Villasenor arrest photo

Jacqueline Villaseñor | Departamento de Policía de Chicago

Germán Villaseñor fue trasladado al Lutheran General Hospital, donde fue declarado muerto. Tanto Germán como Jacqueline Villaseñor dieron positivo en la prueba de residuos de pólvora en sus manos, pero su hijo no, dijeron los fiscales.

“Su marido trató de salvar su vida al alcanzar esa pistola y fue asesinado como resultado de eso”, dijo el fiscal estatal adjunto James Murphy.

Además de su hijo, Jacqueline Villaseñor tiene una hija adulta, le dijo su abogado Tim Grace a la jueza.

La jueza primero ordenó que Jacqueline Villaseñor fuera retenida con una fianza de $100,000 por homicidio involuntario, pero luego la redujo a $50,000 cuando Grace dijo que sólo tenía suficiente dinero para pagar la fianza por esa cantidad.

Ortíz le dijo a Jacqueline Villaseñor que no podía consumir ningún tipo de intoxicante mientras estuviera bajo fianza y que tenía que entregar a la policía cualquier licencia de armas de fuego y munición que aún tuviera en su poder.

“Sí, jueza”, respondió Jacqueline Villaseñor en voz baja.

Todas las armas de fuego fueron retiradas de la casa por la Policía de Chicago después del tiroteo, dijo Grace.

Si Jacqueline Villaseñor es declarada culpable, podría ser condenada a libertad condicional o a entre 3 y 14 años de prisión.

Se espera que vuelva al tribunal el 23 de noviembre.

The Latest
A man, 45, was dead on the scene, police said.
Watching the wave of student protests on college campuses nationwide, a retired journalist recalls his own activism and writes: When these students reflect on this moment, I trust they will appreciate, like I have, our country’s commitment to reasonable free speech, peaceable assembly and democracy.
Despite the harm he’s causing her, she keeps letting him back into the house, putting herself and her child in danger.
Donald Trump can’t seem to land on a decipherable or even singular position when it comes to reproductive rights, an issue that is poised to play big in the 2024 presidential election.